Villar en el momento de su llegada a RFEF.

Villar en el momento de su llegada a RFEF. Reuters

España Operación Soulé

El lenguaje mafioso de Villar: “Cuando se ejerce autoridad me cago en el dinero”

Las escuchas del 'caso Soule' desvelan el modo en el que el presidente y su clan imponían su ley en el fútbol español.

Alejandro Requeijo Carlota Guindal

“Cuando se ejerce la autoridad me cago en el dinero”, de este modo tan categórico zanjó el presidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), Ángel María Villar, una discusión acerca de dónde se debía jugar un torneo de fútbol: “No me toques los cojones, la autoridad está por encima de lo que nos cueste”. Expresiones como estas recorren buena parte del auto del juez de la Audiencia Nacional, Santiago Pedraz, que ha enviado a prisión al máximo dirigente del fútbol español desde hace 29 años y a su hijo por saquear las cuentas de la Federación.

Los principales investigados del caso fueron escuchados durante meses por los investigadores de la Guardia Civil, una medida que, de algún modo, temían los sospechosos. “Te pido que no hablemos eso por teléfono, no hablemos de esto por teléfono, no, no, no, no, no”, le dijo en una comunicación el pasado mayo el hijo de Villar, Gorka, a la secretaria general de la Federación cuando le reclamó que su padre no le había firmado un contrato.

"Le importa tres cojones la Federación"

El vicepresidente económico de la Federación, Juan Padrón, también encarcelado, figura en las conversaciones, incluso cuestionando los modos de Villar: “Sólo va a lo de él, le importa tres cojones la Federación”. En otra de las escuchas, el propio Padrón describe las razones que han provocado esta operación contra la cúpula del fútbol español: “Están esquilmando, intentando todos sin excepción mamarse todos el dinero de fútbol”.

Padrón, máximo dirigente del fútbol en Tenerife, se arrogaba el poder que le otorgaba su posición de hombre de confianza de Villar: "Aquí el presidente mío (de Canarias), el presidente de Entrenadores, el de árbitros y el del Fútbol Sala, hacen lo que yo diga y en las demás territoriales igual, porque si no los quito". Padrón hacía estas declaraciones en alusión a las elecciones que, según decía, las habían ganado "ellos", los responsables territoriales. 

Otro de los que aparece en el auto de Pedraz por haber sido grabado es el exseleccionador nacional Javier Clemente, exjugador y entrenador del Athletic Club de Bilbao, mismo equipo del que procede Villar. La aparición de Clemente se enmarca en la organización de un España-Colombia en Murcia en pago por el apoyo que prestó la Federación de esta comunidad autónoma a Villar en las elecciones. “Son votos comprados, decir amén por llevarse unos dineros”, explicó Clemente.

En otra conversación Villar se muestra molesto con el presidente de la Federación de Ceuta: “O estás con el grupo o no estás con el grupo, no quiero que estés ya en el grupo o estás con todo o no estás con todo”. Finalmente el dirigente ceutí se plegó a los deseos de Villar, un hecho ante el que el mandatario se jactó con otro interlocutor: “ha servido lo que le he dicho”. “Lo ha entendido de puta madre”, le contestaron al otro lado del teléfono.   

"Muchos millones para Madrid"

Según el juez, estas comunicaciones ponen de manifiesto que desde la RFEF no se favorece económicamente por igual a todas las federaciones que la integran, sino que se mejora a aquellas cuyos dirigentes han sido afines a la política de su presidente, quien en caso necesario recuerda dichos favores para asegurarse nuevos apoyos, evidenciándose que una de las más beneficiadas habría sido la Federación de Fútbol de Madrid (FFM).

"A la Federación de Fútbol de Madrid sí le he dado ¡eh! muchos millones ¡eh!...". La frase, a modo de advertencia, se la espetó Villar al responsable de la Federación Madrileña de Fútbol Sala, quien había recibido la visita de una candidatura alternativa de cara a las elecciones. Esto generó nerviosismo en Villar. En una de sus conversaciones privadas dijo que le iba a "apretar las tuercas", según recoge el auto del juez. El presidente de la Federación se ofreció a visitarle y el dirigente del fútbol sala madrileño aceptó, aunque le reprochó que no le había dado "ni un puto duro".

"Yo he cumplido con mi palabra"

Otra de las personas que se repiten en las conversaciones es el presidente de la federación cántabra de fútbol, José Ángel Peláez, quien protagoniza varias conversaciones con los principales investigados. En un momento del auto, el juez llega a decir que esta persona parece conocer algunas de las actividades ilícitas que anidaron bajo el mandato de Villar. Quedaría patente este conocimiento en un correo electrónico remitido al exsecretario de la RFEF, Jorge Pérez, actual rival de Villar.  

El correo textualmente decía lo siguiente: "Jorge, yo he cumplido con mi palabra, y no he presentado toda la documentación que he encontrado en la sede de la Federación, donde se hablan de cosas y hemos muy graves que afectan a varios miembros dirigentes de la RFEF, comisiones por campos de fútbol, dádivas muy importantes, comisiones irregulares por ventas de terrenos, tampoco he sacado a la luz los miles de euros que en regalos recibía otro dirigente de la RFEF, pero siento que el esfuerzo que tengo que realizar para no decir la verdad absoluta no se ve correspondido por algunos dirigentes".

Otra frase pronunciada por Peláez al hijo de Villar, lleva al juez a concluir que Gorka ejercía como "gestor en la sombra": "La putada es que tú lo tienes que hacer desde una sombra, yo no entiendo, por qué no se puede, por ejemplo, el darte una contratación directamente al despacho para que las cosas sean de manera oficial". En otro momento de la conversación le añade que él tiene que "dirigir todo este cotarro, todos estos cambios y estás perdiendo mucho tiempo, eh”.