Benzema celebra junto a sus compañeros un gol al Viktoria Pilsen

Benzema celebra junto a sus compañeros un gol al Viktoria Pilsen EFE

Fútbol REAL MADRID

Solari libera a Benzema y el gol del Madrid

El Real Madrid volvió a ser el Madrid en Champions. Después de la fatídica mala racha, el equipo ha pasado página por culpa de un hombre: Santiago Solari. Con el argentino, no conoce otra cosa que no sea la victoria y así fue contra el Viktoria Pilsen. Se logró el triunfo, pero además de forma aplastante.

Tercer partido de Solari en el banquillo y el Madrid goleó en Pilsen. Ya son once goles con el argentino. La sequía que el equipo acusó durante las últimas semanas con Lopetegui a los mandos ha desaparecido. Cinco goles en Champions que confirman la notable mejoría del equipo en este aspecto.

Era prácticamente incomprensible que el Real Madrid se pasara cuatro partidos consecutivos sin marcar un solo gol. La plantilla parecía golpeada por una maldición y es que la pegada desapareció de sopetón lo que se transformó en una racha de cinco partidos seguidos sin ganar. Con jugadores como Benzema, Bale o Asensio, era difícil de explicar por qué no se marcaba. Lopetegui era incapaz de encontrar una solución.

Karim Benzema celebra su gol ante el Viktoria Pilsen

Karim Benzema celebra su gol ante el Viktoria Pilsen REUTERS

Con Solari todo cambió de cara al gol

Al final ha resultado ser culpa del bajón físico que acusó el vestuario, pero sobre todo del estado anímico en el que se encontraba. La plantilla estaba abatida. Cada resultado negativo era un mazazo aún mayor al anterior y ni Lopetegui ni nadie podía ser capaz de sacar al Madrid de aquel pozo. Hasta que el club cortó de raíz y destituyó a Lopetegui para poner a Solari, de forma interina, en el cargo. Y todo cambió.

La llegada de Solari, o el cambio de cromos en el banquillo, ha supuesto un alivio para el equipo. La excusa para dar el tan necesitado cambio. El técnico argentino ha sacado al Madrid de la situación crítica en la que se encontraba y es que ha borrado de un plumazo el bloqueo mental que se tenía de cara a puerta. Quien más lo ha notado ha sido, sin duda, Karim Benzema.

Benzema estuvo ocho partidos sin marcar hasta que lo hizo contra el Viktoria Pilsen. El francés se adelantó a lo que estaba por venir con Solari y rompió su particular sequía. Fue el primer paso antes de dar una mejoría notable de la mano del nuevo entrenador. Marcó primero en Melilla. Solari vio en ese partido una ocasión ideal para reivindicar a varios de sus futbolistas y Karim lo hizo. Ante el Valladolid fueron Vinicius y Ramos los que sacaron las castañas del fuego, aunque no hay que pasar por alto el partidazo del delantero francés, quien forzó el penalti que supuso el 2-0. Ante el Viktoria este miércoles llegó su definitiva confirmación.

Benzema se desata en Pilsen

Doblete y asistencia de Benzema en Pilsen para además firmar varios registros históricos en su carrera, como convertirse en el quinto máximo goleador de la Champions League (a un solo tanto del cuarto). Con Solari va a una media de gol por partido y recuerda a su mejor versión vista en las primeras semanas con Julen. Como al inicio de temporada, Benzema se ha liberado y vuelve a brillar de cara a portería.

Uno de los mejores síntomas de la recuperación vía Solari es la vuelta del mejor Benzema. El Madrid necesitaba gol urgentemente y por fin está aquí. Ahora, por delante, se presentan dos grandes retos para el extécnico del Castilla. Primero, que Benzema contagie a sus compañeros, en especial a Bale, quien también marcó en Pilsen (a pase del propio Benzema). En segundo lugar, alargar el buen momento de Karim y que esto no sea un espejismo, como así pareció serlo con Julen.