Zinedine Zidane Foto: Pedro Rodríguez/El Bernabéu

Zinedine Zidane Foto: Pedro Rodríguez/El Bernabéu

Fútbol

La presión y los motivos que provocaron la dimisión de Zidane

El desgaste de la última temporada que ha sufrido Zidane ha ayudado al francés a tomar la decisión de abandonar el banquillo del Real Madrid. Además, cree que debe llegar un nuevo entrenador para que el club blanco siga ganando y levantando títulos. Las dificultades vividas en enero por la imagen en La Liga y la Copa, claves. 

Noticias relacionadas

La última temporada ha sido la más difícil de Zinedine Zidane al frente del Real Madrid. El propio francés ha reconocido en la rueda de prensa de su despedida que su noche más triste fue cuando quedó "eliminado por el Leganés en la Copa". La imagen del equipo en La Liga tampoco ha sido buena y desde septiembre ha ido a contracorriente. Un desgaste que ha provocado, junto a la necesaria revolución y la posible salida de Cristiano Ronaldo, que el entrenador haya dado por finiquitada su etapa en el banquillo merengue. 

En la reunión mantenida con Florentino Pérez y José Ángel, el galo hizo hincapié en la tremenda presión que ha sufrido durante estos dos años y medio como entrenador del Real Madrid. El día a día los últimos meses se ha convertido en una continua prueba para la resistencia mental de Zidane. Además, con la tercera Champions consecutiva cree que es el momento idóneo para poner el punto y final. 

LA CLAVE DE LA CUESTA DE ENERO

Zidane aseguró al presidente y al director general que lo mejor para el Real Madrid era su marcha, ya que considera su proyecto agotado y que para que el equipo siga ganando es necesario que llegue un técnico con un método nuevo. La conversación se produjo este miércoles y cogió completamente por sorpresa a los máximos dirigentes de la entidad. La decisión de Zizou era definitiva y no había forma de convencer al galo de que siguiera un año más. 

Zidane en el partido ante el PSG

Zidane en el partido ante el PSG

Las dudas del entrenador comenzaron en enero, tal y como informó en aquel momento EL BERNABÉU. Con el equipo hundido en La Liga y eliminado de la Copa, Zidane veía el final de su etapa en el banquillo merengue muy cerca. El técnico realizó un esfuerzo para hacer un esprint final con el objetivo de ganar la Champions. Finalmente lo consiguió y en Kiev vio que era el momento de echarse un lado.

Se va sin haber caído eliminado en la máxima competición continental, con nueve títulos y con el agradecimiento eterno del madridismo y del club. La exigencia de ser entrenador del Madrid terminó con una época dorada del que ya hoy es una nueva leyenda como técnico merengue. No es un adiós, es un hasta luego porque tanto Florentino Pérez como Zidane han dejado abierta la puerta para un futuro