Letras

Muere la escritora Mercedes Salisachs

Se va a los 97 años una de las autoras más importantes y longevas de nuestras letras, que ostentaba el Premio Planeta, el Ciudad de Barcelona y la Gran Cruz de Alfonso X el Sabio

9 mayo, 2014 02:00

Mercedes Salisachs. Foto: Antonio Heredia.

La escritora Mercedes Salisachs (Barcelona, 1916), ganadora del Premio Planeta en 1975 por el libro La gangrena, murió anoche a los 97 años de edad. Era la autora reconocida más longeva en activo. Hace un año publicó su última novela, El caudal de las noches vacías (Martínez Roca).



Salisachs falleció anoche en la clínica Teknon de Barcelona. Hace cinco años le diagnosticaron esclerosis lateral amiotrófica (ELA), la misma enfermedad degenerativa que padece Stephen Hawking desde los 21 años. Pero su vocación literaria y su fuerza de voluntad se impusieron a su delicado estado de salud: "Seguiré escribiendo mientras pueda", afirmó en su última entrevista en El Cultural, en 2011.



Además del Premio Planeta, otros premios han jalonado la carrera de la escritora, como el Ciudad de Barcelona, que ganó en 1956 con la obra Una mujer llega al pueblo y el Fernando Lara, que obtuvo en 2004 con el libro El último laberinto. Casi 50 años separan ambos galardones, lo que demuestra que la literatura de Salisachs se mantuvo al máximo nivel durante toda su extensa carrera. Aunque ella siempre fue muy exigente con sus obras: "Mis primeras novelas eran malísimas, yo misma me sorprendía de que me las publicara alguien, pero milagrosamente la editorial Juventud apostó por mí".



Por aquella época escribió Derribos, "una especie de biografía para dejar testimonio de un mundo que ya no existe. Allí narraba mi infancia y la manera de vivir de una familia como la mía". Su familia pertenecía a la alta burguesía de Barcelona, pero fue una mujer atípica para su época, empezando por sus estudios de peritaje mercantil: "Eso fue por empeño de mi padre y siempre le estaré agradecida por ello. Decía que las mujeres teníamos que valernos por nosotras mismas".



"La primera novela de la que estuve más o menos satisfecha fue Primera mañana, última mañana. Me costó seis años de muchísimo esfuerzo y se publicó en 1955, cuando ya habían nacido mis cinco hijos", explicaba en la entrevista. Por entonces firmaba con el seudónimo María Ecín.



Salisachs también tenía la Gran Cruz de Alfonso X el Sabio (1999) y el premio Ateneo de Sevilla, que ganó en 1983 con El volumen de la ausencia. Algunas de sus últimas obras son Goodbye, España, Adagio Confidencial, Desde la dimensión intermedia, La conversación y Los clamores del silencio.