López y Granollers, durante el partido de dobles.

López y Granollers, durante el partido de dobles. Yoan Valat Efe

Tenis COPA DAVIS

Cinco claves de la derrota de España ante Francia en la Davis

En Lille, un adiós. Con el pase de Francia a la final de la Copa Davis, certificado el sábado tras ganar el punto de dobles y colocar el 3-0 en la serie, España se despidió para siempre del formato tradicional de la competición, a la espera de la revolución que llegará en 2019 cuando se haga realidad la transformación impulsada por el grupo inversor Kosmos, que preside Gerard Piqué.

La Armada, que soñó con volver a levantar la Ensaladera, se marchó abruptamente, por la puerta de atrás y con pocos signos de pelea. Tras la derrota, analizamos algunas de las claves que condicionaron la despedida de la selección en la última temporada de la Davis de toda la vida.

MUY DIFÍCIL HASTA CON NADAL

El número uno del mundo no pudo participar en las semifinales contra Francia tras lesionarse en el tendón rotuliano de la rodilla derecha en el pasado Abierto de los Estados Unidos. Aún así, España se habría enfrentando a un desafío mayúsculo en la eliminatoria contra Francia, incluso con Nadal en el equipo. Ni jugando los tres puntos, una arriesgada opción que no estaba descartada (el campeón de 17 grandes podría haber formado pareja en el dobles con Carreño), La Armada tenía garantizado el pase a la final.

LA LESIÓN DE VERDASCO

El madrileño estaba en la lista de Sergi Bruguera para viajar a Lille, pero se vio obligado a renunciar, según fuentes federativas como consecuencia de un bloqueo en la rodilla durante su encuentro frente a Juan Martín del Potro en la tercera ronda del Abierto de los Estados Unidos. Tras la ausencia de Nadal, la baja de Verdasco fue otro duro golpe para las aspiraciones del equipo español. El madrileño, de regreso al top-30 (29) tras su actuación en el último Grand Slam de la temporada, es ahora mismo el jugador en mejor estado de forma después del número uno mundial.

Y LA DE CARREÑO

El gijonés tuvo tres bolas de set en la primera manga de su partido ante Benoit Paire en el encuentro inaugural de la serie. No convertirlas fue un golpe moral que le costó un 0-9 de parcial, pero la respuesta a la falta de lucha que demostró Carreño nace de otra parte. El número 21 del mundo tuvo que retirarse en la segunda ronda del Abierto de los Estados Unidos como consecuencia de una lesión en el aductor de la pierna izquierda y se recuperó a tiempo para jugar por España, pero recayó en el segundo parcial ante Paire y eso le condicionó durante gran parte del duelo.

OTRA VEZ EL QUINTO SET

En la primera eliminatoria de 2018, que España jugó ante Gran Bretaña en Marbella, Roberto Bautista cedió el segundo punto de la serie ante el desconocido Cameron Norrie en cinco mangas, viendo cómo su rival le remontaba dos parciales para terminar firmando un triunfo de los que no se olvidan. En Lille, Bautista volvió a verse forzado a disputar un quinto set y cayó de nuevo, esta vez con un determinante Lucas Pouille que dejó a España al borde del abismo, con un 2-0 a favor de los franceses que el sábado se transformó en el billete a la final.

UNA PAREJA NUEVA

La apuesta por Marcel Granollers y Feliciano López para el punto de dobles supuso el estreno de la pareja número 28 en Copa Davis desde la retirada de Emilio Sánchez Vicario y Sergio Casal. Aunque catalán y toledano habían jugado juntos en el circuito, con un balance de seis triunfos y 10 derrotas, nunca habían unido fuerzas para defender los colores de España en la competición por países más importante del mundo. Esa circunstancia, unida al inmaculado partido de Julien Benneteau y Nicolas Mahut, inclinaron rápidamente la balanza hacia Les Bleus en el encuentro que cerró la serie el sábado.