Nadal, saludando al público tras un partido de Copa Davis.

Nadal, saludando al público tras un partido de Copa Davis. Rajat Gupta Efe

Tenis Copa Davis

Ferrero y Bruguera, candidatos para la capitanía de la Davis

Son las dos principales opciones que maneja la federación para relevar a Conchita Martínez al frente del equipo masculino.

Noticias relacionadas

Por este orden, Juan Carlos Ferrero y Sergi Bruguera son los dos principales candidatos para sentarse en el banquillo de la Copa Davis después de que la Real Federación Española de Tenis tomase el jueves por la tarde la decisión de prescindir unilateralmente de Conchita Martínez, a la que todavía le quedaban unos meses en el cargo y que recibió la noticia con decepción por la forma en la que se produjo su final al frente de los dos equipos nacionales (también era seleccionadora de Copa Federación) después de más de tres años en el puesto.

Según pudo saber este periódico mediante distintas fuentes, la elección de Ferrero o Bruguera está supeditada a las relaciones profesionales que ambos mantienen actualmente, el primero como asesor de Alexander Zverev (amplió hace unos días su acuerdo con el alemán para estar a su lado durante la próxima gira asiática por Chengdu, Pekín y Shanghái) y el segundo como entrenador de Richard Gasquet, posición que comparte con Thierry Champion desde la pretemporada de 2013. 

El valenciano, ex número uno del mundo y ganador de Roland Garros en 2003, lleva tiempo posicionándose públicamente al puesto, pero su nueva etapa con Zverev (que comenzó en la gira de verano después de cerrar el acuerdo durante el Mutua Madrid Open) coincide en el momento de colocarse al frente de La Armada y complica todo el proceso. A falta de ver lo que ocurre en 2018, una temporada que el actual número cuatro mundial todavía no ha planificado, Ferrero tiene en su mano la opción de dejar al alemán y aceptar la propuesta de pilotar a España, aunque sería un movimiento arriesgado porque el futuro de Zverev debería ser el presente del circuito a medio plazo. 

En consecuencia, los contactos con Bruguera se iniciaron durante el verano y se intensificaron en el pasado Abierto de los Estados Unidos, donde estuvieron varios de los miembros de la federación (Miguel Díaz, presidente, Javier Soler, director deportivo o Tomás Carbonell, uno de los vicepresidentes). Los ejecutivos aceleraron las gestiones con el catalán, siendo conscientes de las dificultades de Ferrero, que desde la etapa de Álex Corretja en el equipo (2013) ya era una alternativa de peso. Bruguera, ex número tres mundial y doble campeón de Roland Garros (1993 y 1994), tiene muchos puntos a su favor: vivió en primera persona las discrepancias internas en el equipo en 1990 (con Manuel Orantes en guerra con Emilio Sánchez Vicario y Pato Álvarez), jugó 10 eliminatorias (balance de 12 victorias y 11 derrotas) y tiene una excelente relación con varios de los entornos de los mejores jugadores de La Armada.

Desde el pasado Roland Garros, la federación había tomado la decisión de prescindir de Conchita, que sin embargo ha permanecido como capitana todo este tiempo aunque los directivos tenían claro que no seguiría como seleccionadora de ninguno de los dos equipos. La ex número dos mundial, entrenadora de Garbiñe Muguruza en Wimbledon (acudió a Londres después de la ausencia de Sam Sumyk por paternidad), no fue a Nueva York para estar en el Abierto de los Estados Unidos porque la federación nunca se planteó enviarla aludiendo a la lejanía de las siguientes eliminatorias (en febrero de 2018). En el entorno de Martínez, sin embargo, están convencidos de que la maniobra nace de otra parte: gastar dinero en una capitana con fecha de caducidad carece de sentido. 

Entre otros objetivos, la junta directiva que decidió no renovar el contrato de Conchita se planteó que el sustituto de la aragonesa tenga una mayor vinculación con jugadores de la base, que haga un seguimiento de los tenistas durante los entrenamientos previos a los torneos, y no solo en la competición, y que cuente con la capacidad de gestionar con un mensaje claro al grupo, algo que muchos consideran que le faltaba a la aragonesa a la hora de convencer a los jugadores y dentro del vestuario.

Así, y siguiendo la línea rotatoria que ha llevado a pasar por la silla a grandes exjugadores (Albert Costa, Àlex Corretja o Carlos Moyà), el equipo de Copa Davis está cerca de pasar a ser controlado por Ferrero o Bruguera mientras que en el de Copa Federación el abanico es bastante más amplio: Virginia Ruano (campeona de 10 grandes en dobles), Anabel Medina (doble campeona de Roland Garros y medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Pekín 2008), Arantxa Parra, María José Martínez y Xavier Budó (exentrenador de Carla Suárez) son algunas de las vías abiertas para dirigir al grupo femenino.