Javier Hernanz, piragüista español

Javier Hernanz, piragüista español

Otros Deportes PIRAGÜISMO

Hernanz, el piragüista al que le devolvieron la medalla: "La honestidad escasea"

El piragüista español Javier Hernanz, ganador del bronce en K-1 5.000 metros del Mundial celebrado en Montemor-o-Velho (Portugal), suma por fin su metal, tras haber sido reconocido por la Federación Internacional de Piragüismo (ICF), a los otros cinco conseguidos en esta competición por sus compañeros de equipo, la generación de oro del piragüismo español.

En una entrevista con EFE, Hernanz ha confesado su alegría y gratitud por la renuncia del noruego Eivind Vold en la que reconocía que, tras haberse saltado la sexta boya en el último giro, el legítimo ganador del bronce era el palista español. Hernanz reconoce que, "aunque nunca es plato de buen gusto no poder subir al podio", esta es "la mejor manera de recuperar una medalla", dando ejemplo de los valores de "juego limpio y honradez".

Aseguro sentirse bien porque "aunque nunca es plato de buen gusto no poder subirse a un podio y celebrarlo con tu gente y todos los seguidores que fueron a la competición, sí que es cierto que es la mejor manera posible de recuperar una medalla".

Javier Hernanz, durante la final de K1 5.000 del Mundial de piragüismo

Javier Hernanz, durante la final de K1 5.000 del Mundial de piragüismo

"Se trata de que los deportistas enseñemos a los niños y que demos ejemplo, y no hay mejor ejemplo que el "fair play", y en este caso, el de la honradez con la que Vold devolvió esa medalla, diciendo que no le pertenecía y que me correspondía a mí", señaló el piragüista.

Reconoció que la honestidad "es algo que escasea porque estamos muy vinculados a los poderes y los dirigentes, que al final lo único que premian es el resultado". "Y hay que darse cuenta de que en el deporte no sólo hay que centrarse en los resultados, sino también en el transcurso, en el proceso", señaló

"Este caso es muy importante para que la gente se dé cuenta de que el deporte no es solamente resultado. El deporte es salud, convivencia, compañerismo... Este tipo de ejemplos son los que deberían tener repercusión, y la están teniendo, de lo cual nos alegramos mucho", expresó Hernanz.

Repercusión del piragüismo

Sobre la repercusión del piragüismo, aseguró que "hay que tener en cuenta que compartimos disciplina olímpica con otras treinta modalidades, con lo cual es difícil que tengan cabida todas". "Pero sí que es cierto que el piragüismo está teniendo la mejor generación de su historia, estamos consiguiendo muchísimos resultados, y hace falta un gesto de la magnitud de la devolución de una medalla para que los medios de comunicación os hagáis eco", apuntó.

Hernanz siguió con su crítica a los medios asegurando que "la repercusión suele ser siempre por actos no deportivos, noticias con morbo que atrapan el interés de la gente". Eso sí, añadió que "en este caso toda la noticia ha sido sobre la honestidad y la honradez del deportista, y eso nos ayuda mucho".

Próximos objetivos

Al ser preguntado sobre cuáles son sus próximos objetivos Hernanz afirmó que su objetivo personal es "aprobar los exámenes la semana que viene en la universidad", ya que "también tenemos que formarnos". "Y a partir de ahí preparar los dos años de competición previos a los Juegos Olímpicos, que es cuando empieza lo realmente importante e interesante", sentenció.

También se refirió a los resultados que se cosecharon en Río 2016 y sobre si esa es la meta. "Desde luego que sí", afirmó Hernanz. "Porque nosotros en el K-4 en Río estuvimos rozando la medalla que contábamos con haber sacado, y es cierto que, aunque el equipo llegaba muy bien, no tuvimos el día", explicó. "Pero, sin embargo, Marcus, Saul, y el resto del equipo sacaron medalla, y espero que en Tokio podamos mejorar ese resultado. Ojalá", concluyó.