Maverick Viñales.

Maverick Viñales.

MotoGP

Maverick Viñales abre el mercado de los fichajes

El piloto español anuncia su renovación con Yamaha por dos temporadas, hasta el final de 2020, durante la presentación del equipo en la Casa del Lector del Matadero de Madrid. 

La Casa del Lector del Matadero en Madrid ha servido como escenario para la puesta de largo del equipo Movistar Yamaha MotoGP 2018, cuya relación contractual con la multinacional de las telecomunicaciones finaliza la final de la presente temporada. Una presentación bajo el lema Racing the limits (‘Desafiamos los límites’) que no deja ninguna duda sobre las intenciones y propósitos que se han marcado en la temporada que arrancará el próximo 18 de marzo en el circuito qatarí de Losail. Una apuesta por la veteranía y la experiencia de Valentino Rossi, que afronta su vigésimo tercera temporada en el campeonato del mundo -la decimotercera con la fábrica de Iwata- y que aspira a atrapar su décima corona de campeón para poner el broche de oro a su carrera profesional cuando su contrato con la fábrica de Iwata finaliza al final de 2018.

Unos objetivos similares a los de Maverick Viñales, que durante la presentación del equipo ha anunciado su renovación con la fábrica de Iwata por dos temporadas, hasta el final de 2020. La renovación del piloto español abre el mercado de fichajes en una temporada en que la mayoría de la parrilla de MotoGP finaliza contrato al final de 2018. Así, Maverick Viñales ha tomado la delantera a todos y afronta la campaña con la tranquilidad de conocer su futuro para poder centrarse en la conquista del título de campeón del mundo de la clase reina.

“Yamaha es como una familia porque compartimos los mismos sentimientos y la misma pasión. Siento este equipo como una familia y no creo que exista un sitio mejor para seguir cumpliendo mis sueños. Mi objetivo es estar en el podio en cada carrera y luchar por el título hasta el final”, ha asegurado el piloto español de Yamaha, que la pasada temporada conquistó tres victorias, siete podios y finalizó en la tercera posición de la clasificación general de MotoGP.