Valentino Rossi en el rancho.

Valentino Rossi en el rancho.

MotoGP

Los vecinos de Valentino Rossi quieren cerrarle el rancho

Hartos del ruido y el polvo que genera el circuito, han presentado una demanda en la que se pide el cese total de la actividad. El caso está pendiente de la resolución definitiva del TAR, que está previsto que se pronuncie a finales del próximo mes

Noticias relacionadas

Al desconcierto instalado en el seno de Yamaha, donde no consiguen encontrar una solución efectiva a los problemas de degradación del neumático trasero arrastrados a lo largo de la temporada, se une un nuevo quebradero de cabeza para Valentino Rossi. El piloto italiano deberá hacer frente a la demanda colectiva interpuesta por tres vecinos que residen junto a su Ranch (rancho), que están hartos del ruido y el polvo que genera Il Dottore y sus pupilos cuando acuden a entrenar, según publica el periódico italiano Il Resto del Carlino.

Fue a finales de 2011 cuando el piloto italiano compró a través de la empresa Test Track, en la que su padre Graziano es su socio al 50%, un terreno de unos 100.000 metros cuadrados en las colinas que rodean Tavullia y junto a la carretera que conecta su pueblo con la localidad de Urbino. Así comenzó a tomar forma el sueño del VR46 Motor Ranch hasta convertirse en un rancho al estilo estadounidense donde, bajo el asesoramiento del campeón del mundo de 500cc Kevin Schwantz, se construyó un circuito de 2,5 kilómetros de largo y 12 de ancho que contiene dos óvalos de dirt track, donde hay curvas de derechas e izquierdas además de subidas y bajadas. También cuenta con una pista de motocross y una casa rústica, que se utiliza como punto de reunión para celebrar comidas con los invitados al Ranch y para guardar todo el material.

Valentino Rossi: The Doctor Series Episode 3/5

El Ayuntamiento de Tavullia le concedió la licencia bajo la denominación de “complejo educacional deportivo”, pero al poco tiempo cinco vecinos residentes en un radio de 500 metros alrededor del Ranch presentaron una demanda ante el Tribunal Administrativo Regional (TAR) por el ruido que generaban las motos y las grandes polvaredas que levantaban. A pesar del que el TAR rechazó la demanda en primera instancia, a lo largo de estos últimos cinco años los vecinos han seguido luchando ante la justicia italiana para buscar una solución a sus problemas. Dos de ellos tiraron la toalla, pero los otros tres unieron sus fuerzas y han conseguido llegar hasta el final después de presentar una nueva demanda en la que se pide el cese total de las actividades en un circuito que “no cuenta con un proyecto de impacto medioambiental previo”. El caso está pendiente de la resolución definitiva del TAR, que está previsto que se pronuncie a finales del próximo mes de enero.

“El ruido es un fastidio y tuve que ir al médico por estrés. Uno viene aquí al campo para estar en paz y te encuentras con las motos. Piensa que si ahora Valentino ya está al final de su carrera, vendrá aquí más a menudo. Usted cree que si una persona privada, que no tiene el nombre de Valentino, quiere levantar algo así, ¿podrían hacerlo aquí?”, se pregunta uno de los vecinos demandantes en declaraciones a Il Resto del Carlino.

“El uso del circuito está permitido desde las 14.30 hasta las 19.00 horas. Podríamos utilizarlo todos los días pero, considerando las carreras y el mantenimiento, rodamos en torno a cuatro días al mes. El proceso técnico de construcción fue complejo, pero cumplimos con todas las solicitudes y pasamos todo tipo de controles. Antes de los entrenamientos revisamos las motos y dos sonómetros detectan los límites de ruido. Hay unas 15 viviendas alrededor del Ranch, pero sólo tres son los que se quejan con una actitud casi persecutoria. Confiamos en que el TAR nos dé la razón. En caso contrario, apelaremos”, apunta Alberto Tebaldi, CEO de las empresas VR46 y Test Track, en La Gazzetta dello Sport.

Como en invierno anochece muy pronto, en las últimas fechas se han instalado varios postes de siete metros de altura para iluminar la pista y poder alargar los entrenamientos mientras se planea ampliar la utilidad del Ranch. Valentino Rossi quiere crear un museo con sus preciados recuerdos y se trabaja en la idea de incorporar una grada para que el público pueda disfrutar de los entrenamientos de Il Dottore y sus pilotos de la VR46 Riders Academy. De momento, el próximo día 16 está previsto que se celebre la 100 km dei Campioni, una carrera de resistencia de flat track que contará con numerosos invitados.