Marc Márquez celebra su cuarto título de MotoGP en Cheste.

Marc Márquez celebra su cuarto título de MotoGP en Cheste. EFE

MotoGP Los nervios y la ansiedad del campeón del mundo

El Mundial que casi le cuesta el pelo a Marc Márquez

El tetracampeón del mundo de MotoGP sufrió este año alopecia areata, una enfermedad producto de los nervios y la ansiedad que genera calvas en el cuero cabelludo o en la barba.

Cheste (Enviada especial)

Después de las seis primeras carreras de la temporada sólo había sumado una victoria (Austin) y una segunda posición (Jerez), pero además acumulaba dos tempranos ceros en su casillero tras las caídas sufridas en Termas y Le Mans.

Marc Márquez llegó a Montmeló con una desventaja de 37 puntos respecto al liderato de Maverick Viñales, la distancia más grande que tuvo que salvar a lo largo de la temporada, y protagonizó un fin de semana de lo más accidentado después de caerse hasta en cinco ocasiones en la pista y una al tropezar con el arrancador de su Honda RC213V ante las risas de sus mecánicos. Salvó la carrera de casa al subir al tercer escalón del podio y tras el pinchazo del piloto español de Yamaha, que sólo pudo ser décimo, lo que le permitió reducir la diferencia a 23 puntos con el líder.

Los nervios y la ansiedad se habían apoderado del piloto del equipo Repsol Honda, aunque nunca mostró públicamente signos de debilidad y siguió sonriendo. Interiorizó tanto sus preocupaciones, que al nuevo tetracampeón del mundo de MotoGP casi le cuesta el pelo tras padecer alopecia areata, una enfermedad producto del estrés que genera calvas en el cuero cabelludo o en la barba.

Lo descubrió después de la carrera de Montmeló, cuando acudió a su peluquería habitual porque necesitaba un buen corte. “La peluquera me estaba cortando el pelo y me preguntó ‘¿Qué te pasa?’. Yo le pregunté por qué y me dijo que me estaban saliendo unas calvitas en la parte de atrás de la cabeza. Le dije ‘Tengo 24 años y espero no quedarme calvo porque mi abuelo y mi padre tienen pelo”, recuerda entre risas Márquez que, acto seguido y preocupado, acudió de inmediato a la consulta del doctor Ángel Charte en el Instituto Universitario Dexeus. El jefe de los servicios médicos de MotoGP le diagnosticó alopecia areata.

Márquez celebra el Mundial tras terminar la carrera en Cheste.

Márquez celebra el Mundial tras terminar la carrera en Cheste. EFE

“Me dijo que me tenía que relajar porque las calvas eran producto de los nervios y de la ansiedad. Era justo el momento crítico de la temporada, después de las cinco caídas de Montmeló, y había pasado muchos nervios. Me recetó unas cremitas que solucionaron el problema y espero que no vuelva a pasar”, reveló Márquez tras proclamarse campeón del mundo por sexta vez en ocho temporadas.

Las cremitas funcionaron a la perfección y aliviaron su problema capilar, evitando tener que utilizar lo que habitualmente se receta en estos porque la triamcinolona, comercializada en España como Trigon Depot, es un corticoide que figura en la lista de sustancias prohibidas del reglamento antidopaje del Comité Olímpico Internacional (COI) y de todas las federaciones deportivas.