Fernando Alonso, durante una carrera con el McLaren Honda.

Fernando Alonso, durante una carrera con el McLaren Honda.

F1

Alonso participará en las 500 millas de Indianápolis para ganar la 'Triple Corona' y evitar el desastre de McLaren

El piloto asturiano tiene el objetivo vital sumar las victorias en Indianápolis y en las 24 horas de Le Mans al que ya logró en el GP de Mónaco de Fórmula 1, algo que muy pocos pilotos han conseguido. Se entrenará en Estados Unidos para lograr su meta. 

Noticias relacionadas

El único sueño de Fernando Alonso no es únicamente ser campeón del mundo de Fórmula 1. De hecho, eso ya lo ha hecho en dos ocasiones. Y, aunque quiera igualar a Ayrton Senna y luchar por conseguirlo, sus motivaciones (mucho más ambiciosas) y la situación de McLaren Honda, desastrosa desde que llegó, le han hecho replantearse sus objetivos a corto plazo.   

Alonso participará en las 500 millas de Indianápolis

El español tiene en la cabeza otro récord que, a día de hoy, sí tiene a su alcance: ganar la 'Triple Corona'. O lo que es lo mismo: ganar en Mónaco, en Indianápolis y en Le Mans. Algo que muy pocos han conseguido. 

Fernando Alonso quiere acompañar a Graham Hill en la historia al convertirse en el segundo hombre capaz de coronarse en las tres carreras más prestigiosas del mundo. 


El español ya ganó en Mónaco en las temporadas 2006 y 2007, y desde entonces ha declarado, incluso en más de una ocasión, "que lo intentaría". Y así lo hará. Aguantará en la Fórmula 1 hasta que pueda ganar de nuevo en el Principado y buscará coronarse en las otras dos carreras: las 500 millas de Indianápolis y Le Mans. Con una salvedad: en esta última carrera no lo podrá hacer porque se lo impide su contrato con la F1. 

Fernando Alonso, en plena carrera.

Fernando Alonso, en plena carrera. Reuters


Los pilotos de Fórmula 1 tienen muy restringidas sus actividades fuera de la pista para prevenir cualquier tipo de accidente que les inhabilite a la hora de ponerse al volante de sus monoplazas durante un Gran Premio, si esto es igual para todos, para un piloto al que le pagan 40 millones anuales las reticencias aumentan exponencialmente. De ahí que no le permitan correr en Le Mans.


El desastre de McLaren y Honda hacen posible el milagro

La aventura americana, pese a lo que se pueda pensar, no es un adiós de Alonso a la Fórmula 1. Es, de momento, un hasta luego, como el mismo ha confirmado: “Mónaco será el único gran premio de 2017 que me saltaré, pero volveré en el Gran Premio de Canadá en Montreal a principios de junio”.


El salto a los EEUU trata de dar la vuelta a una situación que en Woking y Sakura se ha hecho insostenible en una temporada donde todos esperaban ver a McLaren-Honda luchar en los puestos de cabeza tras tres años de prueba-error, pero que finalmente ha dado como resultado un monoplaza incapaz de competir al máximo nivel y que acumula tres abandonos en dos carreras.


Estrategia publicitaria


Honda en la Fórmula 1 es sinónimo hoy en día de fracaso tras cuatro años [3 en pista y uno de preparación], pero en Estados Unidos, los motores japoneses son la estrella de la F1 americana: la IndyCar.


Fernando Alonso tiene talento y capacidad para llegar, ver y vencer a pesar de todos los retos que le supone subirse por primera vez en su vida a un monoplaza que no tiene nada que ver con lo que ha pilotado nunca antes y rodar en un óvalo a 370 Km/h.

Fernando Alonso, antes de la carrera

Fernando Alonso, antes de la carrera Reuters


El piloto asturiano se ha metido de lleno en un reto que muy pocos serían capaces de afrontar. Pilotar en un óvalo a alta velocidad requiere unas técnicas y conducción que Alonso jamás ha experimentado, por este motivo se marchará a los Estado Unidos lo antes posible: “Volaré a Indianápolis nada más terminar el GP de España para probar con el McLaren-Honda-Andretti desde el 15 de mayo”.


La estrategia montada para el evento pretende dar la vuelta a la realidad que vive el equipo en la Fórmula 1. De ocupar la ultima posición en la tabla, McLaren y Honda se alían con el equipo que ganó las 500 millas en 2016 con el propulsor nipón.


La operación desvía por completo los focos de atención del desastre de la realidad del mundial actual hacia una hipotética victoria de la marca McLaren y Honda en un mercado y una carrera que nada tienen que envidiar en términos de audiencias TV, espectáculo y seguimiento por parte del público a ninguna otra prueba del motorsport mundial.


Indy500 puede ser para Alonso, McLaren y Honda la única victoria de la que presumir Durante los últimos años y quizás en los venideros al conseguir que los reflectores de los medios y los aficionados se desplacen de Mónaco a Indianápolis.


Fernando Alonso lo ha conseguido una vez más, él manda en este juego y la apuesta del asturiano acaba de pillar a contra pié a todo el mundo de la Fórmula 1.