Fernando Alonso

Fernando Alonso

Motor INDYCAR

Alonso y McLaren: una relación de amor y fracasos destinada a acabar tras Indianápolis

El piloto español no consiguió clasificarse para la carrera del próximo domingo 26 de mayo tras tener que ir a la repesca. 

Noticias relacionadas

190 días, eso es lo que ha durado el gran sueño de McLaren y Fernando Alonso. Los de Woking anunciaron el pasado 10 de noviembre que disputarían las 500 Millas de Indianápolis junto al piloto español y una estructura propia que pondría todos los medios posibles para que la Triple Corona pudiera ser posible.

La realidad seis meses después es que el asturiano se ha quedado fuera de la carrera de la Indy 500 por culpa de un coche nada competitivo y un programa que está lejos de los punteros en la IndyCar. McLaren ha vuelto a poner la miel en los labios de Alonso y ha acabado con un nuevo fracaso.

El discurso antes de llegar a Indianápolis era realista. "Será difícil ganar", explicaba Zak Brown, CEO de McLaren y uno de los impulsores de la aventura americana que han emprendido Alonso y la escudería británica. La realidad es que nadie, ni tampoco en Woking, se esperaba que ganar fuera tan difícil que ni tan siquiera llegaran a poder clasificarse para la carrera.

La alianza con Carlin, la otra escudería británica de la IndyCar, ha resultado un fracaso. Los tres coches eliminados el pasado domingo tras la última sesión de clasificación de la Indy 500 han sido Carlin (los dos coches de su propiedad y el McLaren al cual apoyan tecnológicamente).

Fernando Alonso en la clasificación de las 500 Millas de Indianápolis

En 2017, McLaren solo puso el nombre

Tras caer eliminado, muchos han recordado la participación del español hace dos años. Clasificó quinto y lideró la carrera durante bastantes vueltas. Solo un fallo en el motor logró acabar con sus opciones de victoria.

¿Por qué tanta diferencia en solo dos años? La respuesta está en Honda. Por aquel entonces los nipones eran el motorista de los de Woking en la Fórmula 1 y su mal rendimiento hacía que Alonso dudase sobre su futuro. Como contraprestación al calvario que el asturiano vivía en la F1, Honda le consiguió un puesto en su mejor equipo de la IndyCar: Andretti AutoSport.

La llegada de Alonso a la Indy en 2017 fue un camino de rosas gracias al apoyo de Honda y Andretti. En aquella ocasión McLaren solo puso el nombre, algún patrocinador y su emblemático naranja papaya al chasis del coche. Los reglajes, los test y toda la estrategia la asumió un experimentado equipo que acabó ganando aquella edición de las 500 Millas.

Fernando Alonso, durante las 500 millas de Indianapolis

Fernando Alonso, durante las 500 millas de Indianapolis

La fórmula McLaren + Alonso

Antes de que acabara la temporada 2006 de Fórmula 1, con Fernando Alonso luchando por su segundo título mundial contra el emblemático Michael Schumacher, el piloto español anunció que en 2007 correría en McLaren.

El movimiento fue considerado como uno de los grandes fichajes de la historia. El asturiano llegaba a una de las escuderías históricas del campeonato y tendría un coche a la altura para revalidar el título que acabaría certificando en Interlagos (GP de Brasil).

Hamilton y Alonso, cuando eran compañeros en McLaren en 2007.

Hamilton y Alonso, cuando eran compañeros en McLaren en 2007. ©RADIALPRESS / GTRES

La temporada 2007 pasó a la historia de McLaren, aunque para su desgracia a la historia más oscura. Tenían el mejor coche de la parrilla y a los dos mejores pilotos: Fernando Alonso y un recién llegado Lewis Hamilton; pero la gestión del equipo por parte de Ron Dennis acabó en una guerra interna entre pilotos y escudería que dejó en bandeja el campeonato de pilotos a Kimi Raikkonen en la última carrera, el Gran Premio de Brasil 2007. Con un equipo ingobernable, McLaren apostó por Hamilton y Alonso regresó a Renault en 2008 certificando el primer gran fracaso de su relación con los de Woking.

A pesar de la historia de amor-odio de 2007, McLaren y Alonso se dieron una segunda oportunidad en 2015. La llegada de Honda y muchos cambios en el organigrama de los de Woking hicieron que Alonso apostara todo por la promesa de un gran proyecto.

Fernando Alonso

Fernando Alonso

La relación Honda, McLaren y Alonso duró tres años repletos de declaraciones y acusaciones cruzadas. Los nipones fueron los primeros en abandonar la pareja y, a pesar de los intentos de los de Woking, McLaren solo logró retener al asturiano una temporada más.

Fernando dejó la Fórmula 1 al término de la temporada 2018, aunque ambas partes se esmeraron en desmentir que esto supondría un adiós entre ellos. McLaren anunció en noviembre que ponía en marcha su propio equipo de IndyCar para competir en las 500 Millas de Indianápolis con Alonso al volante.

Seis meses después, el rendimiento del McLaren 66 en el óvalo de Indianápolis ha dejado fuera a Alonso de poder luchar por la Triple Corona y reabre el debate de si los de Woking podrán algún día darle las armas y el apoyo suficientes al español para que luche por grandes objetivos como ya han hecho antes: Renault, Toyota o Cadillac.

Hay vida lejos de Woking

Tras perder las opciones de competir en las 500 Millas de Indianápolis, el objetivo más próximo de Fernando Alonso está en Le Mans. El español tiene un doble reto: revalidar el título de las 24 Horas de Le Mans y lograr el campeonato del Mundial de Resistencia (WEC).

Tras su última prueba con Toyota, la marca y el piloto anunciaron antes de las Seis Horas de Spa que Alonso dejaría el campeonato de cara a la próxima temporada, el español no tiene más citas en su agenda. A comienzos de año anunció que tras Le Mans se tomaría el verano para decidir qué otros retos afrontaría y por el momento hay pocas pistas.

Regresar a la Fórmula 1, ya sea de la mano de McLaren o de otra escudería puntera, no parece una opción según ha confesado el propio Alonso. El próximo rally Dakar 2020 que se disputará en Arabia Saudí parece el único reto a corto y medio plazo. 

Fernando Alonso prueba el Toyota ganador del Dakar 2019

Alonso prolongaría su exitosa relación con Toyota pero esta vez fuera de los circuitos, aunque para ello antes tendría que disputar algunas pruebas previas en rallies pequeños que le aportaran el conocimiento y la experiencia suficiente para afrontar el Dakar con alguna opción.

La preparación para el Dakar y las pruebas de preparación que disputase ocuparía los últimos meses del calendario 2019 e inicio de 2020, dejando la puerta abierta a que el próximo año Alonso pudiera unirse a nuevos retos como las 24 Horas de Daytona, que ya ha disputado en dos ocasiones (ganando en 2019), participar en el programa completo de la IndyCar o quién sabe si fichar por la Fórmula E o regresar a la Fórmula 1 si le llega una grandísima oferta.

El tiempo dirá dónde está el futuro de Fernando Alonso, aunque lo que todos sus fans esperan es que esté lo más lejos posible de McLaren o que, como mínimo, los de Woking den por fin el giro necesario para darle lo necesario al español para ganar allá donde compita.

[Más información: Robert Fernley, despedido tras el fracaso de McLaren en las 500 Millas de Indianápolis]