Accidente de Fernando Alonso en Spa

Accidente de Fernando Alonso en Spa

Motor FÓRMULA 1

Alonso cierra su semana 'horribilis': otro golpe de Toyota y McLaren

Noticias relacionadas

Dice el refranero castellano que "a perro flaco todo son pulgas", algo que bien sabe Fernando Alonso. Desde que fichara en 2015 por McLaren todo han sido problemas. La paciencia del asturiano ha llegado hasta tal extremo que hace unos días anunció algo que muchos llevaban tiempo esperando: no disputará el Mundial 2019 de Fórmula 1.

Alonso ha perdido la ilusión por el Gran Circo, algo que parecía haber recuperado con sus escapadas a otros campeonatos y pruebas, pero la felicidad nunca es plena. Tras el anuncio de su abandono de la Fórmula 1, Magic llegó a Silverstone el fin de semana pasado para disputar la tercera prueba del Mundial de Resistencia.

Tras seis horas de emoción sobre la pista inglesa, el Toyota número ocho, en el que pilotó Fernando, cruzó la línea de meta en primera posición seguido de lejos por sus compañeros de escudería. Alonso estaba radiante, con una sonrisa que hacía años no se veía en el rostro del piloto español.

Pero en el deporte hay veces que el guión está escrito por los mejores guionistas de Hollywood. Tras celebrarlo por todo lo alto, Toyota recibió la comunicación de que sus dos coches eran descalificados, los fantasmas que persiguen a Alonso en la Fórmula 1 llegaron entonces al WEC. El mal trago del equipo japonés se cerró con una carta de disculpa de Akio Toyoda, presidente de Toyota Motor Corporation.

Fernando Alonso

Fernando Alonso Reuters

McLaren, de mal en peor

Tras haber anunciado que esta temporada sería la última, de momento, en Fórmula 1, Alonso llegó a Bélgica con el objetivo y la ilusión de ayudar a McLaren en la recta final del año. El asturiano ya sabe que Carlos Sainz ocupará su puesto en la escudería de Woking y ha asegurado que espera "en esta segunda parte de temporada preparar un 2019 competitivo".

Spa-Francorchamps era la primera de las últimas nueve carreras de Alonso y McLaren volvió a mostrar su peor cara. Lentos en los entrenamientos libres, en la clasificación y en la carrera. Ni Alonso, ni Vandoorne fueron competitivos durante todo el fin de semana. La falta de potencia, los problemas aerodinámicos... el circuito belga ha mostrado a todos las vergüenzas del MCL33.

El trabajo de los de Woking ahora está focalizado en la renovación de todos los sistemas de diseño y creación de los monoplazas. El primer paso del nuevo proyecto de McLaren pasa por la fábrica y por aprovechar todos los kilómetros posibles sobre la pista para probar las mejoras que desde allí llegan.

Escalofriante accidente

El objetivo estaba claro de McLaren en Spa: rodar e intentar ser competitivos, pero la realidad fue que ni uno ni otro. Antes de completar la primera curva del Gran Premio, Hülkenberg frenó demasiado tarde y golpeó fuertemente por detrás al monoplaza de Alonso, que se elevó y cayó, aunque el piloto asturiano no sufrió daños aparentes y salió de su vehículo sin problemas. 

El abandono de Fernando Alonso en Bélgica no es sólo el colofón a una semana para olvidar, la enésima en los últimos años, ni tampoco es importante por haber frustrado la ilusión de remontar desde las posiciones retrasadas desde las que salía el piloto asturiano. Lo peor del 'cero' con el que el piloto español deja Spa es que McLaren pierde la cualquier de recogida de datos durante la carrera.

Los herederos de Alonso

La tristeza por el abandono de Alonso se suma a otra decepcionante carrera de Stoffel Vandoorne. El belga tiene pie y medio fuera de McLaren y en el Gran Premio de su casa ha demostrado que los problemas de la escudería de Woking le han superado. Aún sin confirmación oficial, todo apunta a que Lando Norris será el compañero de Carlos Sainz.

El británico su subió al monoplaza para rodar durante la primera sesión de entrenamientos libres del viernes y se bajó dispuesto a todo: "Me siento listo para cualquier oportunidad de subir al coche, y estoy cada vez más y más cómodo con todo lo que hago". La oportunidad de Norris no ha sentado bien a Vandoorme que ha cargado contra su equipo asegurando que "deberían dar un coche capaz de rodar", algo que pone el claro que su futuro está lejos de Woking.