Leo Messi celebra uno de sus goles al Betis.

Leo Messi celebra uno de sus goles al Betis. EFE

1ª División 20ª JORNADA DE LIGA

El Barcelona se aprovecha del pasillo de Setién y arrasa al Betis en Sevilla

Los riesgos innecesarios que tomaron los verdiblancos decantaron un duelo que acabó en goleada (0-5). Todos los goles fueron en la segunda parte. Dobletes de Messi y Suárez. Los azulgrana sacan 11 puntos al Atlético (2º).

No frena el Barça. No hay Liga. A los culés le pueden ir dando ya el título porque con su victoria en el Villamarín ya la sentencia definitivamente. Y es la jornada 20, es decir, quedan 18 partidos. La goleada de los de Valverde en Sevilla, unida a los pinchazos de Atlético y Valencia, dejan la Liga sin emoción. [Real Betis 0-5 Barcelona]

Allí donde el Barça, entre otros estadios, perdió el título el año pasado (empató en el Villamarín en el famoso partido del gol fantasma), esta temporada demostró consistencia, liderazgo y brillantez. Arrasó al Betis como está arrasando en el torneo. Ya saca 11 puntos al Atlético, 14 al Valencia y mantienen los 19 con el Real Madrid. Está todo decidido.

El Barcelona aniquiló al Betis en la segunda parte. Al descanso había llegado 0-0, pero los errores defensivos de un equipo, el verdiblanco, desdibujado ayudó a que los culés se crecieran. A partir de ahí, todo muy fácil. Dos goles de Messi, otro de Suárez y el primero de Rakitic, un exsevillista que no hizo otra cosa que anunciar el vendaval.

Messi y Suárez celebran un gol con Adán cabizbajo en primer plano.

Messi y Suárez celebran un gol con Adán cabizbajo en primer plano. REUTERS

Esos innecesarios riesgos sacaron al propio Betis del partido. Estaba muy vivo, había plantado cara, se había acercado al área de Ter Stegen, pero esa manía de querer jugarle de tú a tú, intentándole quitar el balón en su campo no es valentía, es firmar tu derrota. En vez de cambiar para aguantar el resultado, sigues jugando como si tu plantilla fuera igual que la de tu rival. 

Lo buen entrenador que es Quique Setién, que obró el milagro en Las Palmas y ha asentado al Betis, con una 'manita' en el Pizjuán incluida, y lo mal que afronta los partidos ante el Barcelona. Ya en su etapa en las islas se llevó varios correctivos y ahora en Sevilla también. Una 'manita' como castigo a ese intento de gustar, esa mal llamada vistosidad, que es todo lo contrario a lo que debe ser el fútbol. El aficionado del Betis llenó el Villamarín para ver a su equipo competir y con suerte ganar, no para caer goleado.

Y en partidos así, Messi juega mejor que nunca. El argentino no falló y bailó con otro partido excelso. Dos goles, una jugada para el recuerdo y la constatación de que él siempre está ahí. Tampoco se ausenta Suárez, que marcó dos goles de '9' y confirmó que aquella mala racha ya está terminada.

Rakitic, ex del Sevilla, anotó el primer gol del Barcelona al Betis.

Rakitic, ex del Sevilla, anotó el primer gol del Barcelona al Betis. REUTERS

Al Barça hay dos opciones de jugarle si simplificamos el fútbol: querer ser el propio Barça y tomar riesgos o hacer un planteamiento serio, menos vistoso pero con más opciones de sacar algo positivo. Con el primer sistema estás abocado, salvo que a los culés estén sin fuerzas, a una derrota segura. No hay precedente de que esa manera te lleve a hacerle daño a los azulgrana. De la segunda, lo que hizo Quique Sánchez Flores en el derbi catalán de Copa, por ejemplo, te da vida en una eliminatoria, ganas el encuentro de ida aún siendo bastante inferior en todo.

El Barça, campeón de Liga. En enero. En Liga es sin duda el mejor y además le acompaña que sus rivales ceden y ceden sin parar, sin competirles el título en ningún momento. Esta es la Liga más barata de los últimos años, la más fácil de ganar, algo que no quita mérito a lo que está haciendo el equipo de Valverde, un club imparable.