La fiesta loca de Francia que pudo acabar con su Mundial

La fiesta loca de Francia que pudo acabar con su Mundial

Mundial FÚTBOL

La fiesta loca de Francia que pudo acabar con su Mundial

Rami ha desvelado la noche loca que vivió Francia tras ganar a Argentina en octavos. Fortnite, un extintor... El hotel acabó desalojado y Deschamps en pijama.

Noticias relacionadas

Francia tocó el cielo en Rusia el pasado domingo tras ganar el Mundial frente a Croacia. Les Bleus se coronaron en Moscú pero la historia pudo ser bien diferente por culpa de una fatídica noche en la que los chicos de Deschamps se desmadraron en su hotel de concentración.

Tras la victoria en octavos de final contra Argentina el pasado 30 de junio, varios de los franceses (Pogba, Mendy, Griezmann, Umtiti...) siguieron con la fiesta hasta que llegaron a la habitación de Rami. Este ha explicado en TF1 lo que ocurrió aquella noche.

"Estábamos en un restaurante. Eramos unos 15. Volvimos a las cuatro de la mañana y empezamos a cantar por los pasillos del hotel. El ambiente era de locura total. Iban llamando puerta por puerta. Yo me puse los cascos y me puse a jugar en mi habitación al Fortnite. Sentí que la tormenta venía hacia mí. Tan pronto como hubo uno que tuvo la desgracia de abrir su puerta, le daban la vuelta a los colchones y demás", comenzó el zaguero.

Fortnite, un extintor...

La fiesta estaba en su punto más alto cuando decidieron visitar la habitación de Rami: "Fui y cogí un extintor de incendios que había en mi habitación. Salí para ver qué ocurría y Mendy bloqueó la puerta de mi habitación con el pie. Salí corriendo, saqué el extintor y, cuando regresaron, hice un 'ghostbuster'. Tuve miedo porque cuando vi el alcance de esta estupidez, me dije: 'Me van a despedir'. Al principio, había humo por todo el pasillo. No sabía como funcionaba el sistema de extinción de incendios", dijo recordando la historia que pudo acabar con su Mundial antes de tiempo.

...y Deschamps en pijama

El hotel entero acabó revolucionado, proseguía el central: "Fue una locura. De repente, llegaron miembros de seguridad y nos advirtieron de que eso era tóxico. En las habitaciones, la gente iba despertando. Una mujer que habló en ruso nos dijo que nos fuéramos, creo. Todos salimos del hotel, los empleados y todo. Didier Deschamps también en pijama. Cuando lo vi venir hacia nosotros pensé: 'ah mierda'", concluyó.