César Trinidad (izquierda) y Roberto ‘Pitu’ Willis (derecha), periodistas paraguayos.

César Trinidad (izquierda) y Roberto ‘Pitu’ Willis (derecha), periodistas paraguayos.

Mundial

Dos periodistas paraguayos humillan a una joven asiática en el Mundial de Rusia

En un vídeo de Instagram, pidieron a la mujer que fuera repitiendo la frase en guaraní "Che areko petei tatu guazu", que significa "tengo una vagina grande".

Dos periodistas paraguayos humillaron este jueves a una joven asiática, a la que hicieron repetir palabras en guaraní con contenido sexista y subieron el vídeo a las redes sociales. La embajada de Paraguay en Rusia, tras ver las imágenes, ya ha repudiado esta actitud y la organización del Mundial plantea expulsarlos.

Los periodistas, trasladados a Rusia a cubrir el Mundial, comenzaron a decir a la joven que fuera repitiendo "Che areko petei tatu guazu", una frase en guaraní (idioma oficial en Paraguay) que traducido al español significaría "tengo una vagina grande". Cuando la mujer les pidió que les explicara que significaba la frase, el periodista les contestó "I Like Paraguay" ("Me gusta Paraguay").

El momento fue grabado por uno de ellos a través de un directo de Instagram y desde ahí se viralizó por otras redes sociales. Una vez que se propagó, el periodista borró el vídeo pero ya había sido difundido. No es una práctica nueva en este Mundial, ya que otros aficionados de lengua española han repetido estas bromas de mal gusto a algunas aficionadas asiáticas durante la celebración del Mundial de Rusia.

Dos periodistas paraguayos humillan a una joven asiática en el Mundial de Rusia

La embajada en Rusia de Paraguay, país que no participa en el Mundial (no se clasificó), emitió un comunicado en el que indica que "lamenta profundamente el inapropiado comportamiento" de los periodistas, los cuales califica de "actitud soez e incivil que ofenden la sensibilidad de todo un pueblo".

Según informan medios paraguayos, los periodistas serían Roberto ‘Pitu’ Willis y César Trinidad. Telefuturo, el medio para el que trabaja uno de ellos, también criticó el "terrible acto" de su enviado especial.