Los alemanes celebran un gol antes del Mundial.

Los alemanes celebran un gol antes del Mundial. Reuters

Mundial Rusia 2018

Alemania no quiere que le toquen ‘su’ copa Mundial en Rusia

Alemania. Una palabra, una nación, un país, tan solo siete letras. La selección, en mayúsculas; la vigente campeona, la favorita a todo. Es la primera en el ránking FIFA, el equipo a batir. Ha levantado en cuatro ocasiones la Copa del Mundo (1954, 1974, 1990 y 2014), tiene tres Eurocopas (1972, 1980 y 1996) y viene de llegar a semifinales en Francia 2016. Cuenta con un equipo fiable, experimentando y que, en su mayoría, milita en la Bundesliga. Se conocen, mantienen al entrenador del éxito (Joachim Löw), una estructura y un estilo de juego. Son, en definitiva, grandes favoritos a revalidar el título.

En Rusia, han quedado encuadrados en el grupo F junto a México, Suecia y la República de Corea. Son los favoritos, también, para pasar como primeros a octavos de final. El equipo de Joachim Löw no debería tener problemas para avanzar en el Mundial. Con la ausencia de algunos jugadores de peso (Klose, Lahm o Schweinsteiger), el técnico alemán ha incluido en la lista a algunos de los jugadores germanos llamados a marcar una época (Werner o Kimmich, que ya tiene experiencia en grandes torneos...).

Debutará en el Mundial contra México el día 17 de junio a las 17:00 horas, después jugará frente a Suecia (día 23, a las 20:00 horas) y terminará su concurso en la fase de grupos frente a Corea del Sur (día 27, 16:00 horas). A partir de ahí –y después de un buen rodaje–, comenzará el torneo la selección germana.

PUNTOS DÉBILES Y FUERTES

Alemania no cuenta con Messi, ni con Neymar, ni con Cristiano Ronaldo… Nadie brilla por encima de resto. Y, precisamente, esa es su virtud: tiene un equipo y, sobre todo, a muchos jugadores que saben lo que es ser campeones del mundo (Kroos, Khedira, Müller, Hummels…). Esa es una de sus fortalezas. ¿Las otras? Mantienen entrenador, estilo de juego y forma de trabajar, y vienen de hacer una buena Eurocopa en Francia. A partir de ahí, es un equipo que necesita crecer con los nuevos y con una presión muy alta. La Mannshaft tiene la obligación de estar, como mínimo, en semifinales, y esa presión es la que le puede pesar.

LA ESTRELLA: TONI KROOS

Ante la ausencia de un jugador de relumbrón, Kroos se erige como el faro sobre el que gira todo el juego de Alemania. Él es el que mece a la selección, saca el balón desde abajo y organiza cuando sobrepasa el mediocampo. Además, también tiene capacidad para marcar cuando llega cerca del área. Pero, la gran virtud de la selección alemana es que tan solo siete de los 23 seleccionados juegan fuera de la Bundesliga. Es decir, se conocen y mantienen los mismos códigos de juego. Eso sí, el que los guiará será el centrocampista del Madrid.

CONVOCATORIA DE ALEMANIA

Porteros: Manuel Neuer (Bayern), Kevin Trapp (PSG) y Marc André ter Stegen (Narcelona).

Defensas: Marvin Plattenhardt (Hertha), Jonas Hector (Colonia), Mathias Ginter (Borussia Mönchengladbach), Mats Hummels, Jerome Boateng, Niklas Süle, Joshua Kimmich (Bayern) y Antonio Rüdiger (Chelsea).

Centrocampistas y delanteros: Sami Khedira (Juventus), Julian Draxler (PSG), Toni Kroos (Real Madrid), Timo Werner (RB Leipzig), Mesut Özil (Arsenal), Marco Reus (Borussia Dortmund), Thomas Müller, Sebastian Rudy (Bayern), Leon Goretzka (Schalke), Julian Brandt (Bayer Leverkusen), Ilkay Gündogan (Manchester City) y Mario Gómez (Stuttgart).