Modric saluda a su seleccionador tras conseguir el pase al Mundial con Croacia.

Modric saluda a su seleccionador tras conseguir el pase al Mundial con Croacia. REUTERS

Mundial

Modric estará en el Mundial: Croacia y Suiza sellan su billete para Rusia

La selección del jugador del Real Madrid empató en Grecia (0-0) e hizo bueno el 4-1 de la ida en Zagreb. Los helvéticos, con idéntico resultado (0-0), eliminaron a Irlanda del Norte en la repesca.

Noticias relacionadas

Croacia solventó sin contratiempo alguno la visita a El Pireo para completar la eliminatoria de repesca contra Grecia, resignada a su suerte, que nunca puso en entredicho la presencia en Rusia 2018 del combinado balcánico.

La goleada obtenida días atrás por el equipo de Zlatko Dalic dejó sin efecto aparente el segundo envite, asumido por ambos como un trámite a cumplimentar. Croacia estará en el Mundial. Será la quinta presencia mundialista del conjunto balcánico tras Francia 1998, cuando fue tercera, Corea y Japón 2002, Alemania 2006 y Brasil 2014, donde no superó la primera ronda.

Grecia, que pretendía alcanzar su tercera fase final seguida después de Sudáfrica 2010 y Brasil 2014, asumió su rol desde el principio. Lejos de inquietar en momento alguno a su rival la sensación que ofreció fue de impotencia. Ni siquiera el ambiente del estadio Kariskaki dio la sensación de estar encendido como suele ser habitual en las grandes citas del combinado heleno.

No hubo salida en tromba ni intensidad excesiva en Grecia. Croacia no sufrió nunca. La renta obtenida en la ida y la fragilidad del conjunto de Michael Skibbe dieron por resuelto el enfrentamiento. Modric estará, por tanto, en el Mundial.

Suiza, también a Rusia

Suiza se clasificó para el Mundial de Rusia después de empatar 0-0 en Basilea ante Irlanda del Norte, que no pudo remontar el 0-1 del partido de ida tras chocar de nuevo contra Ricardo Rodríguez, héroe del cuadro helvético después de salvar un gol cantado en el tiempo añadido.

El lateral izquierdo del Milán fue el verdadero protagonista de los dos partidos. Si en el primero marcó el gol de la victoria de Suiza, en el segundo y decisivo salvó bajo los palos un remate de Jonny Evans que podría haber mandado la eliminatoria a la prórroga. Sin duda, sus dos actuaciones fueron decisivas.

Los jugadores de la selección suiza celebran su pase al Mundial.

Los jugadores de la selección suiza celebran su pase al Mundial. REUTERS

Irlanda del Norte tenía un reto de proporciones inmensas después de perder el duelo de ida. Necesitaba "el milagro de Basilea" para llegar a un torneo en el que no participa desde México 1986. Desde entonces, se ha perdido todos los grandes campeonatos con excepción de la pasada Eurocopa de Francia.

Los hombres dirigidos por Michael O'Neill han conseguido ser muy competitivos en los últimos cuatro años. Su presencia en Francia y su clasificación para la repesca son dos hechos que no pueden pasar inadvertidos. Y en Basilea tenían una oportunidad muy complicada de continuar con una bonita historia.

Pero, sin duda, Suiza es una selección más potente. Tiene jugadores con más nombre y con más experiencia y lo demostraron desde el principio. Salvo un disparo tremendo desde muy lejos en el tercer minuto de Chris Bunt que salvó el portero Yann Sommer, Irlanda del Norte estuvo a merced del conjunto helvético durante casi todo el choque.