Demba Ba durante un partido con el Shangai Shenshua. Foto:.shenhuafc.com

Demba Ba durante un partido con el Shangai Shenshua. Foto:.shenhuafc.com

Fútbol Internacional SUPERLIGA CHINA

Demba Ba denuncia ataques racistas en un partido de la Superliga China

Nuevo caso de racismo en el mundo del fútbol. La Federación de China ha confirmado el inicio de una investigación para intentar descubrir si uno de sus grandes activos en la Superliga China, Demba Ba, ha sido víctima de ataques racistas.

El senegalés, que se dio a conocer tras dos buenas temporadas en el Newcastle, ha pasado los tres últimos años de su vida dando bandazos entre Turquía y el país asiático, jugando en varios clubes chinos en los que no ha llegado a encontrar su sitio. 

Motivos racistas

Ha sido en el Shanghai Shenhua donde el delantero ha sufrido este ataque. El ex delantero del Chelsea se enfrentó al centrocampista chino Chang Yatai Zhang después de que este le realizase, presuntamente, comentarios sobre su color de piel. 

El entrenador del africano admitió en rueda de prensa que era conocedor de que se habían empleado insultos racistas contra él. "En todas las partes del mundo se ha insistido en que no deberían existir discursos que falten al respeto a los deportistas negros", reconoció el entrenador del Shenhua, Wu Jingui.

Por ello, aseguró que sabe que su competición tiene futbolistas "de varios colores de piel", por lo que hay que respetar "a los adversarios y no cometer ninguna discriminación". 

La Federación China actuará

La controversia ha llegado hasta las redes sociales, obligando a actuar rápidamente a la Federación China, la cual aseguró que si la investigación confirmaba los hechos, tomarían una decisión "acorde con las reglas". 

"Nos oponemos al racismo en todas sus formas", señaló. El delantero no quiso hacer ningún tipo de declaración para no suscitar más tensión, aunque si se ha mostrado activo en Twitter, donde ha retuiteado mensajes de apoyo y lucha contra el racismo. 

No es el primer caso

Este último suceso se une al vivido hace pocas semanas por el atleta suizo Pascal Mancini, a quién se le retiró la licencia para correr en los Europeos de atletismo después de comparar a la selección francesa de fútbol con unos monos.