Los jugadores del Manchester City celebran un gol en Basilea.

Los jugadores del Manchester City celebran un gol en Basilea. REUTERS

Champions League

El Manchester City de Guardiola mete mucho miedo en la Champions

Arrasa al Basilea (0-4) en la ida de octavos de final. Goles de Agüero, Bernardo Silva y doblete de Gündoğan. Se confirma como el gran favorito.

Noticias relacionadas

El City no era una broma, al contrario, va muy en serio. Su goleada en Basilea, al margen del poco nivel del equipo suizo, confirma al equipo de Guardiola como uno de los más temibles en la presente edición de la Champions. El técnico catalán ya no puede ocultar que es favorito para ganar el torneo. Mal haría si lo oculta desde esa engañosa humildad que lleva años demostrando. [Narración y estadísticas: Basilea 0-4 Manchester City]

El Manchester City arrasó en el regreso de la Champions y avisó no solo al Basilea, al que eliminó rápidamente, sino a todos los que quieran ganar esta Copa de Europa. Fue un ciclón, un equipo que jugó de maravilla (también de memoria) y que goleó con suma facilidad. Bien es verdad que el Basilea está lejos del nivel de octavos, pero a estas alturas conseguir una victoria tan contundente y fuera de casa tiene mucho mérito.

Con un Gündoğan en estado de gracia, con De Bruyne volviendo locos hasta a los aficionados, incapaces de seguir con la vista los continuos movimientos del jugador belga, o con Agüero de killer, el City se paseó por Basilea con una superioridad insultante. Las dos caras de la Champions. El gran favorito para la victoria final contra un equipo que ya debió celebrar en esta ronda.

La goleada la inició Gündoğan, que también la finalizó, en un partido en el que estuvo omnipresente. El exjugador del Dortmund recuperó ese nivel que enamoró en Alemania y que en los últimos tiempos se había esfumado por las últimas lesiones. Benardo Silva y Agüero, ambos antes de la primera media hora de juego, completaron el festín inglés.

Si algo tiene que corregir Guardiola es la fragilidad defensiva de su equipo. El Basilea, un equipo muy menor, le creó algún que otro susto en todas las fases del juego, aunque los suizos nunca llegaron a crear peligro real. Se acercaban, se internaban en el área, pero su definición era siempre muy deficiente. Habrá que ver a esa defensa del City en grandes partidos, ante rivales fuertes, con mejores delanteros, porque en Basilea dieron sensación de duda atrás.

Sin exagerar, el City mete miedo. Con la Premier ya ganada, y desde hace tiempo, si hace una buena gestión en los meses de abril y mayo, donde se jugarán los cuartos y semifinales de Champions, el equipo inglés estará en Kiev el 26 de mayo. Es ahora mismo el mejor equipo de Europa. Habrá que ver si eso lo traduce en lo que queda de temporada.