Una de las entradas de la final de Champions 2017.

Una de las entradas de la final de Champions 2017.

Champions League FÚTBOL

¿Quiere ir a la final de Champions? Rásquese el bolsillo

El partido del próximo 3 de junio en Cardiff tendrá un precio mareante para los aficionados. Te explicamos cómo y por cuánto conseguir una entrada, el viaje y el alojamiento. Agárrese a la silla. 

Daniel Calle

Que Cardiff albergaría la final de la Copa de Europa en 2017 se sabe desde junio de 2015, dos años antes, pero que el Real Madrid la jugaría no se oficializó hasta tres semanas antes. Al final, la UEFA es la única beneficiada por saber con tanta antelación el lugar en el que se jugará el mejor partido del año. Eso sí, si quieren ir preparándose, sepan que el próximo año será en Kiev.

Después de la clasificación del Madrid para su segunda final europea consecutiva, una entrada es el trofeo más preciado por los aficionados blancos. Eso es, a día de hoy, lo más fácil de conseguir, dentro de lo complicado que es atrapar uno de los pocos boletos que quedan disponibles. Más embrollo es añadir a esa entrada un lugar en el que quedarse en Cardiff y la forma de llegar allí. Todo junto, entrada, alojamiento y viaje, pueden alcanzar los 1.300 euros. Y acabar pagando eso sería un éxito. Posiblemente la media de lo gastado superará los 1.500.

La de Cardiff será, en líneas generales, la final de Champions League más cara de todas a las que acudió el madridismo, según cuentan aficionados blancos que tienen experiencia en estas finales a EL ESPAÑOL. Ámsterdam (1998), París (2000), Glasgow (2002), Lisboa (2014) y Milán (2016), dentro de su complicación y altos precios, fueron más accesibles, en forma y fondo.

¿Cómo conseguir una entrada?

66.000 personas entrarán en el Millennium de Cardiff, lugar de la final. Casi 18.000 entradas son para cada equipo y otras 5.000 para el público en general, vendidas a través de Internet o en el propio estadio. Todo lo demás, para la UEFA, con sus compromisos, patrocinadores y organizadores. 

El Real Madrid tiene en su poder 17.518 entradas (son 2.032 entradas menos que en Milán, el Millennium tiene menos aforo que San Siro), de las cuales un 83,6% (14.645 tickets) serán para los aficionados y el restante 16,4% (2.873) serán para compromisos del club.

De estas últimas, no hay posibilidad de compra para el aficionado. Son para los jugadores, técnicos, componentes del primer equipo (tanto de fútbol como de baloncesto), miembros de la Junta Directiva, jugadores veteranos, Fundación, empleados y patrocinadores.

De las otras 14.465 entradas que van destinadas a la afición, se dividen en cuatro subgrupos: 13.593 (77,6%) para los socios que serán conseguidas por un sorteo, 100 (0,6%) para los 100 socios más antiguos del club, 108 (0,6%) para socios con movilidad reducida y 844 (4,8%) para las peñas, tanto nacionales como internacionales.

Dentro de las casi 13.600 entradas que son para los socios, el Real Madrid abre un periodo de peticiones para aquellos aficionados que quieran asistir a Cardiff. Todos los socios del Real Madrid recibieron un mensaje informativo del club una hora después del 2-1 en el Calderón. El plazo se abrió el jueves, un día después de confirmarse su pase a la final, y se cerrará el próximo martes 16 de mayo a las 20:00 horas. Si hay más peticiones que entradas disponibles, el jueves 18, se celebrará un sorteo ante notario, que en los últimos años se realizó en la sala de prensa del Santiago Bernabéu. Ese día, 16 antes de la final, el socio madridista sabrá si va o no a Cardiff.

A los agraciados todavía les quedará saber el importe de su entrada. Podrán elegir entre cuatro tipos de entradas que van desde los 70 a los 450 euros, pasando por unas de 160 y otras de 315, todo en función de la posición en la que se quieran poner en uno de los fondos del Estadio Nacional de Gales, donde se colocará la afición madridista.

Hay que destacar que esa es la única manera posible de conseguir una entrada a día de hoy en España, reventas aparte (cuidado, porque tanto el Madrid como la UEFA aseguran que todas las entradas serán nominativas) o sorteos de grandes compañías que colaboran y patrocinan a la UEFA. La otra opción sería esperar a los días anteriores a la final, el jueves 1 y el viernes 2. El organismo europeo pondrá algunas localidades a la venta en las taquillas del estadio, pero serán mínimas. Todas las demás que pertenecen al organismo europeo se vendieron por Internet. Ya se cerró esa vía.

El imposible del viaje y alojamiento 

Una vez con entrada en la mano, al aficionado se le viene lo más difícil: buscar el vuelo y el alojamiento. Aquellos que creyeron que el Madrid iba a llegar y contrataron todo con mucha antelación serán los más beneficiados. Los precios han ido subiendo en las últimas semanas y, actualmente, son altísimos. 

El alojamiento es prácticamente imposible de encontrar en Cardiff para las noches en torno a la final (viernes 2 y sábado 3) y un camping en las afueras o habitaciones cercanas al lugar de la final salen a unos 450 euros por noche. Si se quiere estar lo más cerca posible al estadio, habrá que pagar entre 1.500 y 2.000 cada noche. Y conseguir un lugar en el que dormir por esos precios es, ahora, un éxito. 

Si buscar un sitio en el que quedarse en Cardiff está difícil, más fácil es encontrar la forma en la que viajar a la capital de Gales, aunque los precios también son altísimos. A día de hoy, vuelos directos de Madrid a Cardiff existen, aunque obligan al aficionado a quedarse más días de los puramente futbolísticos. Por ejemplo, Ryanair ofrece ida y vuelta directa por 400 euros, pero partiendo el viernes 2 y regresando el lunes 5. Otras compañías, como Iberia Express o Vueling, también ofrecerán viajes directos, aunque no informaron todavía del precio.

Otra de las opciones para viajar en avión son las escalas previas. Por ejemplo, se puede ir hasta Bristol (la ciudad más cercana con aeropuerto, a una hora en coche), Londres o Manchester, y desde allí coger tren o autobús. Ir de Madrid a Londres cuesta, ahora, entre 230 y 300 euros saliendo el viernes 2 y llegando el lunes 4. Quedaría sumar el trayecto desde la capital de Inglaterra a Cardiff y su respectiva vuelta. Viajar por Manchester es un poco más barato que hacerlo por Londres, pero la distancia con Cardiff es mayor.

También hay posibilidades de viajar de forma directa a Cardiff a través de otras ciudades españolas, como es el caso de Alicante o Málaga, pero el precio también es superior al más bajo de los que hay entre Madrid y Cardiff. 

Quedaría también probar por tren, en los que se podría estar un día entero para completar el recorrido, o en coche (1.800 kilómetros). El precio sería muy similar, ya que en el segundo de los casos habría que pagar numerosos peajes durante el camino y en tren, sumando billetes, estaría entre los 400 y 500 euros. Más caro está la opción de ir en barco, cogiéndolo en Santander y llegando a Plymouth. Quedarían todavía unas tres horas en coche para Cardiff. Todo esto por más de 1.000 euros.

Esas son las opciones que hay a tres semanas de la final, pero se espera que, una vez conocidos los afortunados en el mencionado sorteo de las entradas madridistas, algunas compañías ofrezcan más plazas entre Madrid y Cardiff y, por otro lado, peñistas y socios en general podrán optar por vuelos chárter para llegar a ver el gran partido del año.

La poca diferencia que hay entre las semifinales y la final de la Champions (no se sabe si tu equipo llegará hasta tres semanas antes) y, sobre todo, la novedad de que una ciudad como Cardiff albergue el partido, hacen de este encuentro un lujo al alcance de pocos. La capital de Gales aprovecha su condición de anfitriona para subir los precios y así recaudar en un fin de semana más que en cualquier otro.

Es lo que aporta el fútbol a un lugar que no vive de ello y se frota las manos para acoger a los valientes que querrán ver en vivo la final entre Juventus y Real Madrid. Tendrán que rascarse mucho el bolsillo, eso sí.