Diego López, Aritz Aduriz, Santi Cazorla, Joaquín Sánchez, Salva Sevilla, Iván Cuellar y Jorge Molina

Diego López, Aritz Aduriz, Santi Cazorla, Joaquín Sánchez, Salva Sevilla, Iván Cuellar y Jorge Molina

Fútbol LA LIGA

De Joaquín a Cazorla: los viejos rockeros de La Liga no piensan en la retirada

La exhibición del jugador del Betis el pasado fin de semana ha vuelto a reivindicar la figura de los veteranos del torneo doméstico.

Noticias relacionadas

Los clásicos nunca pasan de moda. Los pitillos volvieron, los Beatles siguen sonando en los smartphones más avanzados, el Calippo nunca dejó de estar en los quioscos... Y en el fútbol, aunque hay jugadores a los que, si existiese la posibilidad, se les metería en una máquina para devolverlos con 18 años, hay 'maduritos' que dejan rienda suelta a la calidad que siempre les ha acompañado y siguen sorprendiendo a los aficionados.

En La Liga de la temporada 2019/2020 hay varios ejemplos de esta especie que, evidentemente, está en peligro de extinción, pero que fin de semana tras fin de semana demuestra que les queda aún cuerda para tener alguna noche o alguna tarde de gloria. Varios de ellos han tomado la decisión de cuándo se retirarán, pero, por lo menos, durante este año los aficionados de sus clubes les están disfrutando hasta la extenuación.

Este último fin de semana Joaquín Sánchez regaló una actuación a la altura de la carrera del jugador del Real Betis. La calidad del de El Puerto de Santa María quedó patente en solo 20 minutos en los que firmó el único hat-trick de su carrera. Dejó a un lado los chistes y sacó la montera para poner el Benito Villamarín a sus pies, como en las tardes en las que, con la finta y el esprint, saltaba al panorama futbolístico mundial. Pero no es el único que, con más de 34 años, sigue siendo protagonista.

El vestuario del Betis felicita a Joaquín por su hat-trick

Delanteros de oficio

Hay algunos que nacen con un pan debajo del brazo, otros con un libro y los hay que según salen rematando un balón. Entre los 'viejos rockeros' de esta temporada en La Liga destacan dos claros ejemplos.

Aritz Aduriz arrancó la temporada dejando una de las imágenes de la 2019/2020. Esa chilena con la que ajustició al Barça en San Mamés fue un momento mágico que firmaría cualquier jugador. Después, las lesiones han evitado que el Athletic tenga a un jugador clave para los minutos finales. Después de anunciar su retirada a final de este año deportivo con 38 años, Gaizka Garitano le reservó un papel para salir en los momentos en los que se deciden los partidos. En Bilbao esperan que su lesión de cadera no sea demasiado grave.

Aritz Aduriz celebra el gol marcado de chilena frente al Barcelona, en San Mamés.

Aritz Aduriz celebra el gol marcado de chilena frente al Barcelona, en San Mamés. Efe

El otro ejemplo es Jorge Molina. El de Alcoi viene de firmar una 2018/2019 de ensueño y muy difícil de igualar. Marcó 16 goles y fue responsable, junto a Jaime Mata y José Bordalás, de llevar al Getafe a Europa. Este año solo lleva tres, pero sigue siendo igual de indispensable para su entrenador. Solo se ha perdido cinco de los 21 encuentros que suma el equipo del sur de Madrid a sus 37 años.

Los peloteros incansables

Dicen que la calidad no se pierde aunque pasen los años. Que el que ha sido bueno con 25, algo le queda a los 35. Sobre todo en el caso de los centrocampistas. Y es que hay que ser muy bueno para liderar a tu equipo y hacer que juegue de una determinada manera.

Ese es el caso de Salva Sevilla. El centrocampista del Mallorca es indispensable para Vicente Moreno. Solo ha descansado un partido de los 16 que lleva el equipo insular y ha jugado los 90 minutos en todos ellos menos en cuatro con 35 años. Ya sea a través de su liderazgo, de su calidad moviendo el balón o con su golpeo, la salvación del equipo bermellón pasa por los pies del de Berja.

Santi Cazorla celebra su gol con la selección española ante Malta

Santi Cazorla celebra su gol con la selección española ante Malta Reuters

Pero el de Santi Cazorla está fuera de cualquier categoría. A sus 34 años, y sin tendón de Aquiles, es el líder del Villarreal. El de Lugo de Llanera ha tenido que parar recientemente por un esguince en el tobillo, pero hasta ahora sumaba cinco goles y cuatro asistencias que habían llevado al submarino a rozar los puestos europeos. Por si fuera poco, el centrocampista ha vuelto a la Selección donde fue titular en los últimos dos partidos.

No pasan los años por los guantes

Estar una vida bajo los palos, siendo siempre el responsable de que tu equipo necesite más o menos goles para ganar, no es una profesión muy agradecida. La fina línea que separa al portero del éxito y el fracaso es la que marca que tu carrera sea más larga o más corta.

Uno de esos es Diego López. Después de una carrera por Villarreal, Real Madrid y Milan, el Espanyol llamó a su puerta para guardar una portería que la temporada pasada terminó con los puestos europeos como recompensa. Ante un año difícil con cambio de entrenador y siendo colista de La Liga, el guardameta de Paradela a sus 38 años quiere darle la vuelta a la dinámica negativa del conjunto perico.

Diego López, en un momento del partido

Diego López, en un momento del partido EFE

Esa misma dinámica está cambiando la llegada de Javier Aguirre a Leganés. Allí, 'Pichu' Cuellar es el líder del equipo debajo de los palos a sus 35 años. Tras un inicio de temporada difícil por unos problemas abdominales, el guardameta de Mérida está poniendo el cerrojo en la portería pepinera. El Barça sufrió para ganarles en Butarque y ante el Sevilla solo encajó un gol. La victoria ante el Celta es el punto de inflexión para empezar a sumar puntos que les permitan abandonar los puestos de descenso.