Berlusconi en una rueda de prensa con el Milan

Berlusconi en una rueda de prensa con el Milan EFE

Fútbol SERIE A

Berlusconi y la 'amenaza' de volver al Milan: de su muerte política a buscar su resurrección en el fútbol

El expresidente del equipo italiano se ha ofrecido para dirigir a un conjunto que atraviesa uno de los peores momentos de su historia.

Noticias relacionadas

Silvio Berlusconi (Milán, 1936) ocupó la presidencia del AC Milan desde 1986 hasta 2017. Con él al mando, el equipo italiano conquistó cinco de las siete Copas de Europa que tiene y ocho campeonatos ligueros. 

'Il Cavaliere' compró el conjunto rossonero el 20 de febrero de 1986. Implantó una nueva mentalidad en el equipo para darle un toque competitivo que se había perdido, además de dotarlo de unos grandes recursos económicos.

La llegada de Berlusconi a uno de los mejores equipos de la historia se produjo a lo grande. Se presentó como el máximo dirigente del club aterrizando en helicóptero en el centro del Arena Civida de Milán. El mismo verano Silvio sacó la cartera a pasear fichando jugadores como Roberto Donadoni, Daniele Massaro, Giuseppe Galderisi, Dario Bonetti y Giovanni Galli.

La época gloriosa del Milan

Gracias al Milan, Berlusconi diseñó su imagen de cara al mundo entero, convirtiéndose en uno de los símbolos en la historia del fútbol italiano. "El Milan de Silvio Berlusconi estaba concebido para ser un gran vehículo de comunicación. Debía tener y transmitir clase y estilo, tanto en el juego como en el comportamiento", explicaba el periodista de Milan TV, Mauro Suma.

A base de talonario volvió a situar al Milan, durante 21 años en tres épocas diferentes, en lo más alto del fútbol mundial. Cogió a un Milan casi en la ruina y lo transformó en un grande capaz de ganarlo casi todo luchando ante los grandes colosos del Europa.

Todo lo que tocaba lo convertía en oro. Por su mano pasaron entrenadores como Sacchi, Capello y Ancelotti y grandes jugadores como Ruud Gullit, Marco van Basten, Kaká, Seedorf o Pirlo que hicieron del Milan uno de los mejores clubes de la historia.

La era post Berlusconi

Berlusconi vendió al Milan en 2017 a un consorcio chino que se hizo con casi el 100% del capital del equipo italiano. Yonghong Li se convirtió en el nuevo máximo accionista, asumiendo también la presidencia. 

El empresario, junto a otros inversores, pagó 500 millones de euros por el paquete accionarial de Berlusconi y se hizo cargo de una deuda de 240 millones de euros. Aunque su aventura en el equipo italiano duro poco. 

Li Yonghong

Li Yonghong EFE

El año pasado, el Milan tenía una gran deuda con el fondo inversor y el plazo para que Li la pagase llegó a su fin. Elliott Management, actual propietario, es una firma estadounidense de gestión de inversiones que hizo oficial el cobro por medio de acciones y tomó el control absoluto del AC Milan, remplazando en su totalidad a todos los integrantes chinos que había. Actualmente el presidente es Paolo Scaroni

La actual crisis

A finales de agosto de la temporada 2017/2018, el Milan consiguió clasificarse para una competición europea después de cuatro años. Su paso por la Europa League acabó en los octavos de final, donde perdió ante el Arsenal. Disputó también la Supercopa de Italia, pero no pudo levantar de nuevo el título tal y como hizo en 2016. Ese año los aficionados del equipo italiano pudieron salir a la calle para celebrar algo que no lograban desde 2011. 

Jugadores del Milan durante un partido de esta temporada ante el Inter de Milán

Jugadores del Milan durante un partido de esta temporada ante el Inter de Milán REUTERS

El Milan de Gattuso acabó en la Serie A sexto, lo que hizo que volviese a jugar competición continental. Para su desgracia, su aventura por la Europa League fue más corta que la anterior, tras caer en la fase de grupos, aunque en liga acabó en puestos europeos. 

El 14 de junio de este año se hizo pública la llegada de Paolo Maldini como nuevo director técnico del club. También se anunció el nombramiento de Boban como responsable de la coordinación y supervisión de las actividades del área deportiva del club.

Si bien el club se había clasificado para la fase de grupos de la Europa League 2019/2020, el club rossonero fue excluido de la misma por problemas financieros. La renuncia de Gattuso provocó que se anunciase la llegada de Marco Giampaolo, procendente de la Sampdoria, convirtiéndose así en el noveno entrenador de los rossoneri en los últimos diez años.

Tras la llegada de numerosos fichajes, el inicio de temporada ha dejado mucho que desear, el Milan marcha muy lejos de los puestos europeos, lo que ha provocado la destitución de Giampaolo y la llegada de Pioli

Silvio quiere protagonismo

Berlusconi siempre ha tenido en la política su gran objetivo. Fue el fundador y presidente de Forza Italia, organización que luego se integró en la coalición política denominada El Pueblo de la Libertad. Llegó a ejercer como Presidente del Consejo de Ministros de Italia en tres ocasiones (1994-1995, 2001-2006 y 2008-2011). También fue Ministro de Relaciones Exteriores de Italia en el año 2002 y presidente de turno del Consejo Europeo durante el segundo semestre del año 2003.

Ahora, los tres líderes de la derecha en Italia se han unido para intentar vencer al Gobierno del país. Matteo Salvini (Liga), Silvio Berlusconi (Forza Italia) y Giorgia Meloni (Hermanos de Italia) han decidido volver juntos como una coalición para acabar, o al menos intentarlo, con la actual alianza entre el Movimiento 5 Estrellas de Luigi Di Maio, el socialista Partido Democrático de Nicola Zingaretti y el personalista Italia Viva del ex primer ministro centrista, Matteo Renzi.

A pesar de dicha alianza, Silvio Berlusconi está en un serio declive político y él lo sabe, cosa que ha hecho que busque de nuevo protagonismo en el fútbol y se plantee ser el presidente del Milan.  

El AC Milan lucha por recuperar su pasado más glorioso, concretamente cuando estaba Berlusconi. Tras estar sumergido en una nueva crisis deportiva, institucional y económica el equipo italiano, 'Il Cavaliere' ha vuelto a irrumpir en escena para ofrecerse a solventar los problemas de su exequipo. 

Berlusconi , en una imagen de archivo

Berlusconi , en una imagen de archivo

En una entrevista en TeleLombardía, Berlusconi fue preguntado por cómo recuperar el gran Milan del pasado. "La solución es fácil, pero al mismo tiempo difícil de lograr: devolver el club a Berlusconi", aseguró. 

Silvio, que vendió al club a un consorcio chino, criticó también a Ivan Gazidis. El nuevo CEO del Milan aseguró que el club "estaba en bancarrota" y que "evitaron un descenso a Serie D". "Hay frases que uno solo debe pronunciar si va al baño y cierra la puerta primero", le contestó Berlusconi. 

La compra del Monza

El pasado mes de septiembre se cumplió un año de la compra del Monza 1912, que actualmente se llama Associazione Calcio Monza y milita en la Serie C, la tercera división italiana, por parte de Berlusconi. Su conglomerado de empresas Fininvest, grupo fundando por el propio Silvio y que actualmente preside su hija, se hizo con el club italiano.

Silvio Berlusconi, posa con su nueva camiseta. Twitter: @berlusconi

Silvio Berlusconi, posa con su nueva camiseta. Twitter: @berlusconi

Con Galliani como administrador delegado y Paolo Berlusconi como presidente del club, Silvio quiso revolucionar un equipo cuyo objetivo es jugar en la Serie A. Para ello introdujo una serie de normas como que los jugadores no podrán llevar ni barba ni tatuajes y tampoco pendientes, además de tener que excusarse con sus rivales en caso de hacerles una falta, tratando al árbitro como un caballero.

Clasificados como primeros de la Serie C, el objetivo del Monza es crecer hasta subir a la primera categoría del Calcio. Berlusconi llegó a comentar que "si el Monza jugase contra el Milan, ganaría 3-0". Veremos si dentro de unos años ambos equipos juegan juntos y si lo hacen con la vuelta de 'Il Cavaliere' al equipo milanés. 

[Más información - Berlusconi transforma el Monza 1912 a su imagen y semejanza: sin tatuajes y con peluquero propio]