La guerra de los horarios del fútbol

La guerra de los horarios del fútbol

Fútbol LA LIGA

La guerra de los horarios del fútbol: Rubiales gana el último asalto y Tebas no tira la toalla

La Liga se jugará los viernes y no los lunes. Aun así, no se prevé final hasta que se aclare quién tiene la competencia para fijar los horarios.

La Liga no se jugará los lunes y seguirá teniendo partidos los viernes. Así será, al menos, mientras duren las medidas cautelares que ha dictaminado el juzgado de lo mercantil número 2 de Madrid este viernes ante el frente abierto por los horarios entre la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) y LaLiga. Una decisión salomónica sobre un conflicto que seguirá dando de qué hablar y que no tendrá una resolución definitiva hasta que se aclare quién tiene la competencia para fijar los horarios.

¿Por qué se jugará los viernes y no los lunes? El juez deduce que la RFEF se opone a los partidos de los lunes, pero no se ha manifestado así para la celebración de los encuentros de los viernes, para los cuales está abierto a negociar.

LaLiga, por su parte, ha visto estimadas parcialmente sus peticiones ya que la resolución deja sin valor la decisión tomada por la jueza de Competición de la RFEF, por la cual la Federación cambió los horarios de las tres primeras jornadas de Liga, las únicas fijadas hasta ese momento.

La Liga, por tanto, comenzará el viernes 16 de agosto con el Athletic - Barcelona a las 21:00 horas, como estaba previsto desde un primer momento. LaLiga, eso sí, ha tenido que modificar los horarios para desplazar hasta seis choques entre Primera y Segunda que se celebraban en lunes.

Aún así, LaLiga ha dejado claro que podrá garantizar a los operadores de televisión, nacionales e internacionales, diez bandas horarias diferentes sin solapar, como ya se ha visto en los horarios de la cuarta jornada.

Los aficionados y los clubes, enfrentados

Las operadoras son una de las partes interesadas pero no personadas en el proceso judicial -Telefónica y Mediapro compraron los derechos de los partidos por TV e internet hasta 2022- y la otra son las aficiones. La Federación de Accionistas y Socios del Fútbol Español defiende que se juegue solo los sábados y domingos y apoya la postura de la RFEF.

"Hoy es un gran día para las aficiones y para el fútbol español en su conjunto. Todo el fútbol, por supuesto clubes y aficiones, saldrán beneficiados de la decisión que hemos conocido hoy", presumía Rubiales en una rueda de prensa posterior a la resolución del juez.

Luis Rubiales: “Es un día histórico para el fútbol español”

Ha sido un día ajetreado en el que la Federación y LaLiga han cruzado dardos. La RFEF ha pedido la dimisión de Tebas y ha pedido a los clubes que analicen su política. Y es que 19 de los equipos de Primera (todos salvo el Real Madrid) y los 22 de segunda se posicionaron del lado de LaLiga para mostrar su preocupación "por una invasión de las competencias de LaLiga por parte de la Federación". LaLiga emitía poco después un comunicado en el que anunciaba que "va a proceder a ejercer su derecho de trasladas un recurso de apelación".

Tebas y LaLiga apelarán

Tebas no ha dicho la última palabra en este asunto. LaLiga ha convocado a los clubes de Primera y Segunda el próximo lunes, a las 12:00 horas, a una Asamblea Extraordinaria para abordar el conflicto por los horarios. Se ha hablado incluso de que estos podrían optar por un parón patronal para imponer la postura de LaLiga, pero por ahora no ha habido ninguna declaración pública al respecto. El presidente de LaLiga va a por todas para conseguir que se jueguen partidos los lunes.

La guerra de los horarios tiene aún varios capítulos que contar. La Federación y LaLiga presumen de sus 'victorias' logradas este viernes ('no' a los lunes y 'sí' a los viernes, respectivamente), pero quieren más.

El pasado 3 de julio se firmaba un nuevo convenio de coordinación, gracias a la mediación del CSD, pero no se pactó nada sobre los días en los que se jugaría la competición (sí se respetó el nuevo formato de Copa y Supercopa de la Federación). Respecto a los horarios, no se atisba solución hasta que no se decida quién tiene la competencia para fijarlos.