Mourinho, durante un partido del Manchester

Mourinho, durante un partido del Manchester Reuters

Fútbol PREMIER LEAGUE

26 millones de euros aferran a Mourinho al banquillo del Manchester United

Noticias relacionadas

El ambiente es tenso en 'la parte roja' de la ciudad de Manchester. El United acaba de ser eliminado de la Carabao Cup a manos del Derby County de Frank Lampard y la guerra entre José Mourinho y Paul Pogba ya no es una especulación, se ha convertido en una realidad. 

Todo comenzó en agosto, el equipo cayó en dos jornadas seguidas ante Brighton y Tottenham, esta última con contundencia y el ambiente se volvió tenso. El 25 de septiembre, el club debutaba en la Carabao Cup recibiendo al Derby County, entrenado por Frank Lampard, un equipo histórico de la Premier, ahora en la segunda división.

A los tres minutos Juan Mata adelantaba a los diablos rojos, parecía un día tranquilo. Pero en la segunda parte, el Derby empató y Sergio Romero, el portero argentino del Manchester United fue expulsado. Todo se volvió en contra de los pupilos de Mourinho cuando en el minuto 85 volvía a anotar el Derby, pero cuando todo parecía perdido Fellaini empató en el 95 y mandó el partido a la lotería de los penaltis. Phil Jones falló y el United cayó eliminado por 7-8.

El vídeo de la polémica

Mientras sucedía eso en el campo, en la grada se encontraban los jugadores a los que el técnico luso decidió dar descanso durante el partido, como David de Gea o Paul Pogba. El francés ya había tenido un encontronazo con Mourinho después del empate frente al Wolverhampton y el entrenador había decidido quitarle la segunda capitanía del equipo. En un desafortunado momento, publicó un vídeo en su cuenta de Instagram en el que se ríe con Andreas Pereira y Luke Shaw durante el partido, cuando sus compañeros estaban siendo eliminados.

Mourinho habla con Pogba desde la banda.

Mourinho habla con Pogba desde la banda. REUTERS

Esto ha convertido la situación en insostenible, la guerra entre Mourinho y Paul Pogba ya es una realidad y en el Manchester United parecen haber elegido de quién prescindir si se diese el caso. En palabras de Ed Woodward, vicepresidente ejecutivo del United, la marcha del portugués no es una opción, puesto que el conjunto inglés tendría que pagar 26 millones de euros a Mourinho si quisieran acabar con su contrato.