Óscar De Marcos, jugador el Athletic.

Óscar De Marcos, jugador el Athletic. REUTERS

Fútbol ATHLETIC DE BILBAO

El emotivo y humano gesto de De Marcos con los que más lo necesitan

Noticias relacionadas

Que los futbolistas viven en una burbuja, que solo les interesa lo que pasa dentro de un campo de fútbol, que permanecen ajenos a los verdaderos 'partidos' que se juegan día a día. Todas esas son creencias generalizadas, erróneas, y de las que ni mucho menos forma parte Óscar de Marcos.

El futbolista del Athletic de Bilbao se ha convertido sin pretenderlo en el protagonista de la jornada y seguramente de la temporada. No por su partido ante el Huesca, sino por un gesto humano que le engrandece más que cualquier gol, por importante que sea. Y es que, según se ha difundido en las redes sociales, el lateral de Laguardia acude cada viernes, siempre que el calendario se lo permite, a la planta infantil de oncología del hospital de Cruces a darle su apoyo a los que más lo necesitan.

"La enfermera me explicó que suele ir todos los viernes que sus compromisos futbolísticos le permiten, que se pasa horas hablando con las familias y los niños y niñas, y que hay días que hasta le tienen que echar de la unidad", es el mensaje de Whatsapp que se ha viralizado en las últimas horas y en el que muestran su gran admiración por De Marcos.

El mensaje que se ha viralizado en las últimas horas sobre De Marcos.

El mensaje que se ha viralizado en las últimas horas sobre De Marcos.

Su implicación humanitaria

La implicación de Óscar de Marcos no termina ahí, y aunque no sea muy amigo de los focos mediáticos no hay que pasar por alto la gran labor humanitaria que lleva acabo cuando el árbitro pita el final de cada partido. El lateral también colabora junto a su compañero Iñaki Williams en varios proyectos en Ghana para ayudar a los más desfavorecidos, algo que ya ha hecho durante varios años en colaboración con varias ONG. También ha viajado a Perú, donde trabaja la ONG Deporte y Desarrollo vinculada con su excompañero Carlos Gurpegui.

Y es que, como ha demostrado sin quererlo De Marcos, la grandeza no está en marcar un gol en el descuento, en levantar un título, sino en dar todo lo que esté en alcance para ayudar e intentar arrancar una sonrisa a aquellas personas que disputan el partido de sus vidas.