Sergio Rodríguez conduciendo el balón ante el Milán.

Sergio Rodríguez conduciendo el balón ante el Milán. Euroleague

Euroleague

Sergio Rodríguez no se libra de los pitos en su regreso a Madrid

El ahora jugador del CSKA de Moscú no fue recibido de la forma en la que le habría gustado antes de medirse a su exequipo en el Palacio de los Deportes.

E.E.

Dio igual que Sergio Rodríguez declarase en la previa que en ningún equipo fue “tan importante” como en el Real Madrid. Y que Pablo Laso pensase que el público asistente al Palacio de los Deportes madrileño iba a recibir al que fuera su jugador “con una gran ovación”. Al final, los pitos ganaron a los aplausos y El Chacho, durante la presentación del CSKA de Moscú antes del partido de Euroliga que le medía a su antiguo equipo e incluso antes, en el calentamiento, no contó con el beneplácito total de la afición de uno de los clubes de su vida.

Se ha explicado por activa y por pasiva que el Madrid nunca tuvo un interés real en volver a hacerse con los servicios del base canario (el club blanco ya tenía la plantilla cerrada cuando existió la posibilidad del retorno). Sin embargo, la parroquia madridista recordó más aquel deseo de Rodríguez, al final frustrado, de volver a ponerse la camiseta blanca si volvía a Europa tras probar suerte por segunda vez en la NBA.

La falta de claridad en sus intenciones que le achacaron algunos llevó a borrar del imaginario colectivo los días de gloria que el nuevo jugador del conjunto moscovita dio a su exequipo: una Euroliga, cuatro Copas del Rey, tres ligas ACB, tres Supercopas, una Copa Intercontinental, MVP de la máxima competición europea en 2014, jugador más espectacular de la liga española y mejor pasador… En definitiva, algunos de los mejores momentos de su carrera.

Todo ha quedado en el olvido: los abucheos (aun con algunas camisetas con el '13' de Rodríguez a la espalda en las gradas) ganaron a los aplausos, que también los hubo. Por mucho que sus excompañeros y Laso recuerden con cariño a Sergio Rodríguez, en el aficionado ha pesado más, como casi siempre, el tópico del 'pesetero'. Y así lo demostró en la primera ocasión en la que le fue posible.