Rosalía en la presentación de El Mal Querer en Plaza Colón.

Rosalía en la presentación de El Mal Querer en Plaza Colón. EFE

Música Cara 'b' de la cantante

25 cosas que no sabías de Rosalía, la artista más amada y odiada del momento

Pisa callos, abre bocas; despierta suspiros de admiración y desdenes. Rosalía epata allá por donde camina con sus tacones infinitos, y España se divide ahora mismo entre fanáticos y detractores. Es nuestra nueva guerra civil cultural. La llaman "la nueva Lola Flores" y "la Beyoncé española". También hay quien dice que no pasa de un producto de márketing muy bien trabajado -y elevado a golpe de fuertes inversiones-. Aquí 25 cosas que no sabías de la mujer más cotizada del momento. 

1. Tiene 25 años y a pesar de sus quejíos de corte andaluz en algunas de sus canciones -sus “¡illo!” y sus “olé”-, nació y se crió en el extrarradio de Barcelona, concretamente en San Esteban de Sasroviras, de donde extrae el imaginario cañí y obrero de algunos de sus vídeos. 

2. Descubrió su poder de emocionar cantando a los siete años, de forma fortuita, cuando su padre la animó a cantar durante un almuerzo familiar. Cuando abrió los ojos después de entonar la coplilla, todos los comensales estaban llorando.

3. Empezó a especializarse en la música a los 10 años y a los 13 comenzó a estudiarla concienzudamente. Su mayor formación fue en la Escuela Superior de Música de Cataluña. 

4. Con 15 años se presentó al concurso televisivo Tú sí que vales, entonces presentado por Christian Gálvez en Telecinco. Entró cantando flamenco, pasó a la siguiente fase interpretando a Alicia Keys y patinó durante un número de R&B. “Rosalía, has desafinado bastante y regularmente durante el tema”, la reprendió Ángel Llácer, jurado del programa. Ella no se cortó a la hora de responder: “No se puede hacer todo”, interrumpió a Llácer, sin tener micrófono en la mano siquiera, agitando los brazos. Enseguida le pusieron sonido y pudo explicarse. “No puedo hacer todo: he intentado interpretar, cantar y bailar. Sardá me pidió fuerza: pues aquí tiene fuerza. Y he intentado hacer lo posible, te lo digo de verdad”. Hoy el trabajo duro da sus frutos: ya no tiene nada que ver con aquella adolescente de cuarto de la ESO que daba sus primeros pasos ante los focos.

5. Trabajó a dúo con Juan Gómez “Chicuelo” en el Festival internacional de Cine 2013 en Panamá y en el festival Grec de Barcelona para la obra de baile contemporáneo De Carmen. 

6. Fue la voz solista en la obra final del Año Espriu 2014 en el palacio de la Música. 

7. En 2015 colaboró con La Fura dels Baus en un espectáculo estrenado en Singapur. La compañía protagonizó una polémica este septiembre, durante el estreno de ‘Fausto’ en el Teatro Real, cuando el escenógrafo Alfons Flores y el figurinista Lluc Castells salieron a las tablas con lazos amarillos en la solapa, provocando numerosos abucheos.

8. Fue telonera del cantaor catalán Miguel Poveda en el Festival Internacional de Música de Cadaqués. 

9. En febrero de 2017 presentó su primer disco, Los Ángeles, con el productor y músico Raül Refree, consiguiendo una nominación a Mejor artista nueva en los Premios Grammy Latinos 2017. Ahí su estética era más silenciosa y sobria: una mujer con un ángel en la garganta cantando sentada en una silla, moviendo sólo las manos, sin coreografías; y un guitarrista a su lado acompañándola. 

10. Versionó Aunque es de noche, compuesta por Enrique Morente y basada en un poema de San Juan de la Cruz.

11. Saltó al mainstream gracias a sus colaboraciones con el artista de música urbana C. Tangana, quien entonces también era su compañero sentimental: primero con Antes de morirme y después con Llámame más tarde. Ahí entró de lleno en las discotecas y en los bares y su música se volvió del todo popular.

12. Colaboró con el reguetonero colombiano J. Balvin en Brillo. Se trata del artista más escuchado del mundo en Spotify, superando al mismísimo Drake, un embajador total del castellano en el mundo. 

13. Su segundo álbum de estudio, El mal querer, no ha dejado indiferente a nadie. Rosalía desveló su fecha de lanzamiento con un anuncio gigante en la neoyorquina Times Square. Está dividido en capítulos que relatan un romance tóxico lleno de pasión, de celos, de reyertas y liturgias que clausura con la recuperación de la cordura y el poder.

14. La productora Canadá se ha encargado de hacer brillar sus dos primeros vídeos, Malamente y Pienso en tu mirá, ambos rebosantes de un paisaje intenso de sangre, muñecas flamencas que bailan en el retrovisor del coche, camioneros, nazarenos, tauromaquia, escopetas, mujeres reunidas en corro en el barrio, oros… aunque utiliza símbolos álgidos de la España más folclórica, se encarga de revertirlos al más puro estilo Bigas Luna. Por ejemplo, en Malamente -que ya arrastra cinco nominaciones a los Grammy- ella misma hace de virgen en ascensión en el montacargas de un camión; coloca al nazareno haciendo su penitencia en un monopatín con clavos o personaliza al toro embistiendo con una moto. Su tercera canción, Di mi nombre, está inspirada en la maja de Goya. 

15. En ocho de las canciones del disco ha colaborado C. Tangana. Rosalía insinuó en El Hormiguero que en su álbum había participado la persona que le había hecho sufrir. 

16. Rossy de Palma también participa en El mal querer, concretamente en una pieza que dura 40 segundos, Clausura, recitando unos versos. 

17. Entre sus referentes están La niña de los Peines, Diego el Cigala, Lole y Manuel, Camarón de la Isla, Isabelita de Jerez, Pepe Marchena, El Agujetas, Lola Flores, Enrique Morente, Carmen Amaya, Israel Galván, José Val del Omar, Pedro G. Romero, Leonard Cohen, Caetano Veloso, Héctor Lavoe, Chavela Vargas, Kendrick Lamar, James Blake, Sufjan Stevens, Pharrell Williams, Kanye West, Beyoncé, Pedro Amodóvar, Bach, Gaspar Noé, Marina Abramovic y Julio Cortázar. 

18. Rosalía será nueva chica Almodóvar en Dolor y gloria. Durante su rodaje pudo también conocer a Penélope Cruz. 

19. Una de sus nuevas amigas es Amaia Romero, ganadora de la última edición de Operación Triunfo. Se aguarda colaboración entre ellas. 

20. En cuanto a su estilismo y su actitud, ha resucitado y sofisticado la denostada figura de la ‘choni’: ahora Rosalía demuestra que se puede ir elegante y poderosa en chándal, que los aros, los sellos y las manitas nunca murieron y que las flamencas modernas llevan enormes uñas de gel. María Escoté y Palomo Spain han diseñado sus últimos vestuarios

21. Tanta tendencia ha creado que se ha convertido también en el último fichaje de Inditex: lanzará una colección de ropa con Pull&Bear. 

22. Sin embargo, la verdadera artífice de todo su estilo es su hermana ‘La Pili’, más conocida como ‘Daikyri’. Rosalía se encarga de recordarlo cada vez que los detractores señalan que ella no es más que un elaborado producto de márketing: la artista aprovecha para señalar que todas sus características, ahora virales, son pura marca de la casa. 

23. Parte de la comunidad gitana se ha mostrado molesta por un presunto caso de “apropiación cultural”: acusan a Rosalía de usar sus símbolos y quitarles el significado, de volver comerciales sus emblemas y hacerlos “payos”, sin remitir ni citar su origen para reivindicarlo. Ahí palabras como “Undebel”, equivalente a “Dios” en caló, o expresiones como “sin ser gitana, tengo compás”.

24. Rosalía se limita a sostener que “el flamenco no pertenece a nadie, ni siquiera a los gitanos”, y explica que en la zona catalana en la que ella se crió la cultura andaluza estaba muy presente. “La música no tiene nada que ver con la sangre ni con lo territorial. Nunca. He estudiado flamenco durante años, lo respeto más que nada y conozco sus orígenes. Sé que proviene de la mezcla de etnias, que es una fusión de sonido gitano, negro, hebreo, árabe, español... El flamenco no es propiedad de los gitanos. No es propiedad de nadie, de hecho. Y no pasa nada por experimentar con él. Es sano”, argumentó en una entrevista a El Mundo.

25. A pesar de la simbología que emplea, Rosalía no toma posiciones: alega que sus vídeos se basan en metáforas, no en ideología. Ha contado que cree en los “poemas visuales” y en el potenciar imágenes bellas, aunque no le gusten los toros ni acepte ningún tipo de maltrato animal (en el caso del imaginario taurino). No obstante, en la cuestión religiosa, para celebrar algún éxito ha dado públicamente “gracias a Dios”.