Donald Trump besa a Melania en un acto de los republicanos.

Donald Trump besa a Melania en un acto de los republicanos. EFE

Libros Libros de Ayuda

Pensar en Donald Trump: el truco para defenderse de los ataques sexuales

Una autora se basa en los ejemplos machistas del presidente de EEUU para ayudar a las mujeres a protegerse de los ataques sexuales en un libro.

Una instructora de artes marciales ha publicado un libro contra las agresiones sexuales que pone al servicio de las mujeres una serie de técnicas de defensa personal inspiradas en el presidente de Estados Unidos, Donald Trump. Alexandra Allred quiere que "Trumping the Rape Culture and Sexual Assault" (literalmente Triunfando al asalto sexual y la cultura de la violación y a la vez un juego de palabras con el apellido Trump) sea una herramienta más de apoyo en pleno apogeo de los movimientos que impulsan a la mujer a denunciar las agresiones sexuales.

"Cuando empezaron a salir a la luz los testimonios de agresiones a mujeres, especialmente de nuestro presidente, que creo es un agresor, decidí tomar estos presuntos escenarios de la vida real entre Donald Trump y sus víctimas y colocarlo en este formato", declaró Allred en una entrevista con Efe. Residente de Midlothian, una pequeña ciudad ubicada a 56 kilómetros al suroeste de Dallas (Texas), Allred nació en Alemania de padres estadounidenses y creció en la antigua Unión Soviética debido al trabajo diplomático de su padre. A los 18 años fue víctima de una agresión sexual y en los últimos 30 se ha dedicado a dar clases gratuitas de defensa personal a mujeres de todos los estratos sociales y económicos.

Donald Trump junto a Melania en un acto de los republicanos.

Donald Trump junto a Melania en un acto de los republicanos. EFE

Por su último libro ha sido blanco de muchas críticas por parte de simpatizantes de Trump, quien durante la campaña electoral fue acusado de abusos por varias mujeres y en la actualidad una estrella de cine "porno" y una exmodelo de Playboy litigan para librarse de contratos que les impiden contar las supuestas relaciones que tuvieron con él. "Me han llamado feminista nazi entre otros adjetivos aún peores solo porque quiero evitar que las jóvenes y mujeres se conviertan en víctimas de agresión sexual", dijo. Allred aclara, sin embargo, que su libro no tiene la más mínima intención de herir los sentimiento de alguien a quien considera un agresor, ni de ser políticamente correcto ni ser político.

"Tiene que ver con mujeres que son víctimas en el lugar de trabajo, en la casa, y que tienen miedo a hablar. Estoy enseñándoles a las mujeres cómo reportar abusos y defenderse. No hay nada de malo en eso", acotó. En una conversación que tuvo con un periodista en 2005, cuya grabación fue publicada en plena campaña electoral en 2016, Trump se jactó de hacer con las mujeres lo que quería por ser famoso.

"Me atraen las mujeres bonitas automáticamente. Las comienzo a besar, es como un imán, no puedo ni esperar (...). Y cuando eres una celebridad te dejan hacer lo que quieras, puedes hacer lo que quieras (...). Agarrarlas por el coño. Puedes hacer de todo", dijo Trump en esa conversación privada con el presentador televisivo Billy Bush, por la que se disculpó durante la campaña.

"Trumping the Rape Culture and Sexual Assault" presenta varios capítulos introductorios para ayudar a identificar a los agresores sexuales, que, según Allred, "son lobos" que pueden presentarse de varias formas pero siempre "vestidos de cordero". "Los hay inmaduros, acosadores, frustrados con la vida, así como aquellos que son casados o se hacen pasar en la comunidad como elementos confiables cuando no lo son", observó Allred, de 52 años, casada y madre de tres hijos.

Cuando empezaron a salir a la luz los testimonios de agresiones de nuestro presidente, que creo es un agresor, decidí tomar estos presuntos escenarios 

Su libro explica las diferentes situaciones de peligro que se presentan a una mujer incluso en la vía pública, desde una "conversación con tono sexual cuando esperas el autobús" o en el centro laboral hasta hechos más graves. "Cada 98 segundos ocurre una agresión sexual en Estados Unidos. Sin embargo, solo seis de cada 1.000 agresores sexuales termina en prisión. ¿Por qué tan poco?, ¿Por qué nosotros las mujeres no tomamos más clases de defensa personal", se pregunta Allred en uno de los capítulos de su libro.

Según dice, las razones por las que las mujeres no se matriculan en cursos de autodefensa tienen que ver con pretextos como la edad, estar fuera de forma física o miedo a sufrir alguna lesión. "Pero seamos claros. Saber defenderse de un ataque físico o sexual evitará un sufrimiento prolongado", señaló la autora.

Una de las metas de la autora de "Trumping the Rape Culture and Sexual Assault" es que se traduzca al español y tenga más alcance con las más mujeres pertenecientes a grupos minoritarios que temen acudir a las autoridades en Estados Unidos porque no hablan inglés o están en una situación migratoria irregular.