Fotograma de 'La pasión de Cristo'.

Fotograma de 'La pasión de Cristo'.

Historia Verdad y religión

¿Quién fue Jesucristo de verdad? Las evidencias históricas de su persona

La existencia física de Jesús de Nazaret ha generado infinitas obras y discusiones entre los expertos. ¿Qué hay de cierto en lo que dice la Biblia?

Noticias relacionadas

Jesucristo, según los evangelios, era el Mesías, el hijo de Dios; una persona capaz de desempeñar acciones sobrehumanas, como sanar a los enfermos tocándolos simplemente con su mano, caminar por encima del agua o multiplicar los panes y los peces. Y no solo eso: también resucitar de entre los muertos. Pero ese es el personaje místico, sobre el cual se inspiró la tradición posterior para augurar la llegada del fin del mundo y establecer la nueva religión cristiana.

Todas esas historias son de sobra conocidas para cualquier occidental, aunque mucho menos quién se esconde detrás de ese hombre de los milagros, quién es la persona de carne y hueso en la que se basa toda la posterior mitificación que desembocó en Jesucristo. Porque... ¿existió realmente Jesús hace 2.000 años? ¿Qué evidencias históricas y arqueológicas se conocen?

Jesús, o más bien Yeshúa, nació en Galilea entre los años 7 y 1 a.C, según los historiadores, quienes también aseguran que la fecha del 24 al 25 de diciembre, día de Navidad, es un invento de varios siglos más tarde. El problema con su persona es que no dejó rastro material alguno -ni un documento firmado, ni un cuerpo, nada-, por lo que se revela en una misión casi imposible asegurar algo sobre su persona con certeza y rotundidad.

Imagen de Jesucristo hallada en Israel que confronta con las representaciones arquetípicas.

Imagen de Jesucristo hallada en Israel que confronta con las representaciones arquetípicas. Antiquity

Criado en el seno de una humilde familia palestina en la pequeña población de Nazaret, Jesús -a quien no habrían adorado ni reyes ni pastores- aprendió el oficio de carpintero y albañil de su padre. Según los relatos bíblicos, el rey judío Herodes, alertado del nacimiento del niño que podría arrebatarle el trono, ordenó ejecutar a todos los menores de dos años. La conocida como "Matanza de los Inocentes", no obstante, solo aparece referenciada en el Nuevo Testamento, en ningún texto histórico más, y por eso los expertos ponen en duda tan siquiera que Herodes tuviese conocimiento de aquel recién nacido.

Desde ese momento hasta que se convierte en profeta -sobre la treintena de edad, supuestamente- no se sabe nada de Jesús. ¿Estuvo casado? ¿Llegaría a tener hijos, algo sagrado para los judíos? Preguntas sin respuestas sobre un carpintero que abandonó su trabajo y su hogar para deambular por Galilea anunciando la inminencia del fin del mundo, la llegada del reino de Yavhé y otras antiguas profecías apocalípticas del judaísmo.

Reclutó a un puñado de seguidores, pero sus prédicas pronto llegaron a los oídos de las autoridades romanas en Judea, donde Poncio Pilato actuó de prefecto entre los años 26 y 37 d.C. Jesús fue detenido y acusado de cometer un delito contra la autoridad del emperador Tiberio, de sedicioso por creerse el mesías de los judíos; y ejecutado con la misma práctica que se empleaba con los bandidos o piratas, una de las más crueles del Roma: la crucifixión.

'Adoración de los Reyes Magos', un lienzo de Tiziano.

'Adoración de los Reyes Magos', un lienzo de Tiziano. Museo del Prado

Yeshúa fue "un judío estudioso de la ley que fracasó en su empeño de comunicar que el fin del mundo estaba próximo y que fue ejecutado por ser un sedicioso contra la ley romana", asegura el divulgador Néstor F. Marqués en su libro Fake news en la Antigua Roma (Espasa). Pero desde el mismo momento de su ejecución, la figura de Jesús comenzó a mitificarse, a abandonar la evidencia histórica.

A los pocos días de ser enterrado -fecha que se produjo en algún momento del gobierno de Poncio Pilato-, algunos de sus seguidores aseguraron que su tumba estaba vacía, que había resucitado y ascendido a los cielos. Un par de décadas más tarde, otro judío llamado Pablo de Tarso, pero de formación helenística, sería en encargado de generar el mito fundacional de Jesucristo.

Él nunca llegó a conocer en vida a Jesús, y aparte de ofrecer algún dato biográfico como que había muerto crucificado, su relato se centra en reivindicar su figura como la del mesías que había anunciado el fin del mundo después de experimentar una visión en la que se le pedía convertirse en uno de sus apóstoles. Fundó diversas comunidades cristianas e impulsó el culto a Jesús fuera de Palestina y más allá de círculos exclusivamente judíos.

Pocos años después se redactarían los cuatro evangelios -aunque no se sabe quiénes fueron los encargados de ello- terminando de consolidar el mito de Jesucristo. Supuestamente escritos en el último tercio del siglo I, son los únicos textos de la época que han sobrevivido.