Doña Marina o la Malinche, según un grabado mexicano de 1885. Biblioteca de Barcelona

Doña Marina o la Malinche, según un grabado mexicano de 1885. Biblioteca de Barcelona

Historia Conquista de América

Malinche, de esclava a amante de Hernán Cortés: la indígena que traicionó a su pueblo

La mujer fue entregada al conquistador español tras la la batalla de Centla, en 1519, y tendría un papel mucho más importante que el de intérprete.

A Hernán Cortés le habían arrebatado el mando de la expedición a Yucatán. Él, envalentonado y espoleado por su espíritu indomable, decidió embarcar hacia el objetivo antes de recibir la notificación oficial de su cese. La conquista del Imperio azteca le correspondía a un capitán herido en su orgullo y a su minúsculo ejército: 508 infantes, un centenar de hombres de mar, 16 jinetes, 32 ballesteros, 13 arcabuceros y algunas piezas de artillería ligera.

Arrancaría entonces la conquista de México —que significó el exterminio de los aztecas según unas corrientes y liberó a un pueblo oprimido si se hace caso a otras—, sustentada en una serie de batallas que contribuyeron a forjar la leyenda del conquistador extremeño, tan presente en la actualidad al celebrarse el 500 aniversario de su desembarco en las tierras de México.

Las misiones de Cortés, según cuenta el historiador Bartolomé Bennassar en el perfil del Diccionario Biográfico de la RAH sobre el militar, probablemente no habrían sido tan exitosas sin la presencia de dos intérpretes: el español Jerónimo de Aguilar, que había vivido varios años con los mayas, y una mujer india, Malintzin, también conocida como Marina o Malinche, que antes había sido vendida como esclava por sus padres. "Su papel en la conquista (y en la misma vida de Cortés) fue esencial".

¿Pero cómo llegaron a cruzarse las vidas de Cortés y Malinche? Tras la batalla de Centla (marzo de 1519), los mayas, derrotados por los "barbudos" españoles y sus caballos, obsequiaron a sus enemigos para ratificar el cese de las hostilidades con presentes de oro y otros objetos de menor valor. Pero hubo más, como recogería el cronista Bernal Díaz del Castillo en su obra Historia verdadera de la conquista de la Nueva España: "Y no fue nada todo este presente en comparación con veinte mujeres, y entre ellas una muy excelente mujer que se dijo doña Marina".

Ahí aparece la primera mención a Malinche, que según el contemporáneo de Cortés pertenecía a una familia de caciques del pueblo de Copainalá. Fue llamada 'Malinalli' en honor a la diosa de la Hierba, y más tarde 'Tenepal', que en lengua náhuatl significa “el que habla con vivacidad”. Pero esta mujer sería mucho más que una simple intérprete: pronto se dio cuenta Cortés de su gran inteligencia y de la suerte que le brindaron los caciques de Tabasco al entregársela.

Prisión de Guatimocín, último emperador de los mejicanos, por las tropas de Hernán Cortés.  Foto: Museo Nacional del Prado

Prisión de Guatimocín, último emperador de los mejicanos, por las tropas de Hernán Cortés. Foto: Museo Nacional del Prado

Y no sólo eso: entre el extremeño y la india se desarrollaría una pasión amorosa que los convertiría en amantes. Malintzin, de esta forma, se empeñaría en favorecer los proyectos del conquistador. "Fue ella la que le explicó lo que en realidad era el imperio de los mexica, sus creencias, organización y red de información, así como su manera de hacer la guerra, la hostilidad de varios pueblos, especialmente de los Tlaxcaltecas. Y Hernán Cortés supo aprovechar de una manera genial este regalo del destino", explica Bennassar.

Malinche fue ganando peso en el círculo de Cortés hasta convertirse en consejera, secretaria e intérprete. Según Bernal Díaz, la ayuda de esta mujer fue "el gran principio para nuestra conquista". El conquistador reconocería más tarde que hubiera sido incapaz de negociar con los aztecas si no hubiese sido por el papel de la futura madre de su hijo, Martín Cortés, nacido en 1522 y desterrado a España.

Pero lo cierto es que desde que México se independizó, la figura de Malinche ha sido relacionada por muchos con el papel de traidora de su pueblo por haber saboteado varios intentos de rebelión contra la dominación española. Además, según algunos relatos históricos, habría tenido un papel importante en la ejecución del emperador Moctezuma. De hecho, los mexicanos utilizan una palabra peyorativa para referirse a un complejo social que rechaza lo propio y favorece lo extranjero: malininchismo.