La Venus de Willendorf.

La Venus de Willendorf.

Cultura Patrimonio en clausura

Facebook vuelve a censurar: la Venus de la fertilidad ahora es "pornográfica"

La plataforma de Mark Zuckerberg vuelve a retirar una imagen artística y a tildarla de "contenido inapropiado".

La última performance artística de Facebook es considerar "contenido inapropiado" la mítica Venus de Willendorf, una pieza paleolítica que sopla más de 30.000 años. Se trata de una mujer desnuda con grandes mamas y pronunciadas curvas también en abdomen, vulva y nalgas. Sus brazos son muy flacos y casi imperceptibles. Se doblan con cuidado sobre los senos. No tiene rostro, o no uno convencional que dibuje los rasgos de sus ojos, su nariz ni su boca: toda su cabeza está cubierta por una suerte de motivo trenzado. Quizá, como escribe en un poema Luis Alberto de Cuenca, "su nombre es el de todas las mujeres".

Ahora es una piedra caliza ofensiva: lo que un día fue un emblema de la fertilidad hoy es una afrenta "pornográfica" a ojos de la plataforma de Mark Zuckerbergque no es la primera vez que cierra cuentas por compartir contenido artístico. Fue Laura Ghianda, una autodenominada "artivista" -entre el arte y el activismo- la que colgó una imagen de la Venus en su Facebook, que ha sido eliminada reiteradamente a pesar de los cuatro intentos de apelar la decisión. La denuncia de esta situación se ha hecho viral, siendo compartida en más de 7.000 ocasiones.

La censura de la Venus se produce la misma semana en la que una obra ha sido retirada en Colonia por "ofender" al presidente turco, Erdogan. La semana anterior, la obra Presos políticos, de Santiago Sierra, fue retirada de ARCO. 

El símbolo de la fertilidad

Lo realmente curioso es que, a pesar de que se conoce muy poco sobre su origen -poco más que haber sido hallada en 1908 durante las excavaciones en un yacimiento cerca de Willendorf, a orillas del Danubio-, su significado cultural ha estado relacionado siempre con el emblema de la fertilidad: esa fecundidad de la Madre Tierra, pura vida y sustento para el hombre de la Prehistoria. Muchos investigadores la señalan como "amuleto" y explican que es probable que los grupos de nómadas que se movían de zonas más frías a otras más cálidas dependiendo de la época la llevasen consigo, como a una ídola, para que les protegiese y les proporcionase abundancia allá a donde fuesen.

Entre los estudiosos, acabó descartándose que fuese una figura en honor al canon de belleza prehistórico -entre otras razones, por la ausencia de rostro-, pero su profundidad es aún más interesante: los expertos señalan que su corpulencia representa un elevado estatus social en una sociedad cazadora-recolectora y que es el reflejo de la seguridad, el éxito y el bienestar. Una hembra poderosa, engendradora, ecuménica; una mujer donde todo empieza.

Sus pies no están tallados de forma que la estatua pueda mantenerse erguida por sí misma. Se desconoce si no fueron representados o se perdieron, pero la escultura termina a la altura de los tobillos. Muchos investigadores apuntan a que esta ausencia de pies tiene sentido: su hábito era ser trasladada por los nómadas de un destino a otro. Teniendo en cuenta las pocas pertenencias de los paleolíticos, la Venus sería un símbolo excepcional para ellos que mantenían siempre consigo. La misteriosa mujer, de fondo siempre insondable, descansa en el Museo de Historia Natural de Viena, Austria. Los responsables del museo han asegurado que "jamás se les ocurriría censurarla" y que está expuesta tal y como merece.