Imagen de la presentación del diccionario de la RAE.

Imagen de la presentación del diccionario de la RAE. EFE

Cultura Lenguaje y feminismo

Las redes sociales empujan a rectificar el "sexo débil" de la RAE

El concepto, que aún significaba "Conjunto de mujeres" para los académicos, se revisará en diciembre en la versión digital del Diccionario gracias a la recogida de firmas de una plataforma web. 

Change.org todo lo puede. Se ha colado en el Diccionario de la Real Academia Española reuniendo 70.000 firmas en los últimos días para solicitar la revisión de la polémica definición de la expresión "sexo débil", hasta ahora catalogada como "conjunto de las mujeres". Un portavoz de la RAE ha señalado a EL ESPAÑOL que la modificación se hará en la versión online del Diccionario de la Lengua Española en diciembre.

Se estima que en la actualización del diccionario, prevista para finales de este año, a la expresión "sexo débil" se le añadirá una marca de uso en la que se concretará que esa expresión se utiliza "con intención despectiva o discriminatoria".

Acompañando a "sexo fuerte" aparecerá otra marca con la indicación de que se usa "en sentido irónico"

Con todo, la expresión no desaparecerá del diccionario, "dado que, siendo desafortunado o no, su uso está documentado". Acompañando a "sexo fuerte" aparecerá otra marca con la indicación de que se usa "en sentido irónico". Es importante subrayar que, según indican desde la Academia, esta actualización estaba prevista desde enero de 2015 -"entre otras modificaciones"-, pero no se había efectuado hasta ahora.

Los cambios de la RAE

El cambio va en la línea del concepto "gitano", también modificado en su cuarta acepción por la RAE, que cambió "el que estafa u obra con engaño" por "trapacero". El problema fue que, según decía la 23ª edición, "trapacero" significa "que con astucias, falsedad y mentiras procura engañar a alguien en un asunto"; mientras que "trapaza" era definido como "artificio engañoso e ilícito con que se perjudica y defrauda a alguien en una compra, venta o cambio". Es decir, que los deseos de la Unión Romaní no se vieron satisfechos.

"Si la institución revisa las palabras ofensivas y, a pesar de las quejas, lo mantiene, es porque considera que todos los gitanos somos unos delincuentes en potencia", denunció la asociación en su momento. En este caso, la petición de Change.org, iniciada por Sara Flores Moreno, planteaba que "es increíble que en los tiempos que corren se sigan permitiendo estos machismos y más en una institución tan importante como es la RAE, que dice velar por el buen uso de la lengua española".

El cambio va en la línea del concepto "gitano", también modificado en su cuarta acepción por la RAE, que cambió "el que estafa u obra con engaño" por "trapacero"

Flores Moreno explicó que creía que "son definiciones que no deberían existir por el mero hecho de que seamos mujeres y hombres": "Como mujer que soy, es normal que me sienta ofendida y también pienso que es una gran ofensa para todas las mujeres y para todas las que han luchado porque hoy en día tengamos derechos", alicató. "En pleno 2017, me parece vergonzoso que todavía queden mentes tan cerradas".