Carlota Corredera en imagen de archivo.

Carlota Corredera en imagen de archivo. Gtres

Famosos EN 'SÁLVAME'

Carlota Corredera se derrumba tras confesar que ha sido operada de urgencia

Carlota Corredera (43 años) ha vuelto a Sálvame después de dos semanas de ausencia y no ha podido evitar emocionarse hasta la lágrima al desvelar los motivos. Y es que, hace unos días tuvo que ser intervenida de un quiste de 11 cm que se le había encontrado en una visita ginecológica rutinaria. Pese a que el quiste no estaba localizado en el útero, a Corredera se le extrajo rápidamente para evitar mayores complicaciones. Así lo ha confesado ella misma en Sálvame y ha querido dar las gracias al cuadro médico que le atendió, a sus amigos por estar a su lado y a toda la familia que "me ha ayudado y cuidado muchísimo durante todo este proceso". 

Aunque la operación se resolvió con éxito, Carlota no ha podido evitar la lágrima y los sollozos. Confiesa la presentadora que estos últimos meses no han sido nada fáciles para ella, y es que se ha unido su problema de salud con unos comentarios descarnados sobre su físico que la han hecho tocar fondo. En su catarsis en la tarde de Telecinco, Carlota ha querido explicar que debido a las alteraciones de ese quiste "había tenido un poco de barriga", haciendo alusión a los rumores que han circulado en estas semanas sobre una subida de peso. Tanto, que incluso se habló de nuevo embarazo: "Ni he estado ni estoy embarazada. He recibido muchas llamadas preguntándome sobre este asunto, pero no es así".

Ver esta publicación en Instagram

Esta tarde vuelvo a @salvameoficial después de dos semanas con mi mejor sonrisa puesta y llena de energía 🙏🏻💐❤️ 💜

Una publicación compartida de Carlota Corredera (@carlotacorredera) el 2 Oct, 2018 a las 3:37 PDT

Carlota ha aprovechado su programa para lanzar una oda a las curvas de las mujeres y se ha mostrado especialmente sensible con la persecución al tallaje en las féminas. Corredera ha querido finalizar su confesión pidiendo que la sociedad rebaje "la presión que existe sobre las mujeres", en clara alusión al canon de belleza perfecta que se ha instaurado. Su reflexión ha provocado una ovación de sus compañeros. Carlota también les ha dado las gracias que conocían los motivos de su ausencia por haber guardado el secreto. A los que no lo sabían les ha dicho: "No me apetecía hablar de este tema y espero que lo entendáis". Y no solo de sus compañeros de programa, la gallega también ha recibido el apoyo de sus seguidores en las redes sociales. 

"Me alegro de que todo haya salido bien"; "Me alegro de que todo haya ido favorablemente"; "Felicidades por no ser más que el susto", son algunos de los mensajes que ha recibido Corredera en su red social de Instagram. "Esta tarde vuelvo a @salvameoficial después de dos semanas con mi mejor sonrisa puesta y llena de energía", estas eran sus palabras hace unas horas, acompañadas de una imagen muy sonriente de ella con un ramo de flores. 

Su obsesión por el físico y las críticas

A Carlota le duele la crítica. La propia Carlota parece volver a preocuparse por el aspecto que muestra y ha recuperado parte de los miedos que tenía. Esta misma semana publicaba una fotografía en Instagram en la que se dejaba ver en bañador y decidió vetar los comentarios. Un gesto que demuestra que las críticas que pudiera recibir suponen un duro golpe para ella, tal como ha terminado reconociendo en Sálvame. Sin embargo, tras años de lucha por verse bien y al fin conseguirlo, Carlota ha demostrado que es una mujer que logra cuanto se propone, y esta vez no va a ser menos.

Hace unos meses, Carlota se sometió al tratamiento Pronokal, una dieta muy estricta de 500 euros al mes, y que, como ya avanzaron los médicos a este medio, tendría un fuerte efecto rebote. Explicaron que una rápida pérdida de peso no se puede mantener a largo plazo porque se trata de una dieta puntual y no de un cambio en su estilo de vida. Para que el peso de la periodista no sufra nunca un aumento tras el tratamiento recomiendan una dieta gradual y moderada, que se alargue en el tiempo y así conseguir mantenerse en el peso tras el paso del tiempo. 

A pesar de la mala fama de algunas dietas milagro, sus compañeros de programa también se han unido a este fenómeno. El último en hacerlo ha sido Jorge Javier (47) que se mantiene en su deseo de perder peso y ha querido confiar en la técnica que tantas alegrías le dio a su amiga y compañera. "Muchos ya sabéis que el peso y yo siempre hemos tenido una relación con altibajos, pero espero que esto también sea un gran éxito", escribía el presentador. 

[Más información: El curioso caso de Carlota Corredera: 60 kilos menos y se hace famosa]