Felipe VI y Letizia en la inauguración del Palacio de Congresos de Palma de Mallorca.

Felipe VI y Letizia en la inauguración del Palacio de Congresos de Palma de Mallorca. Gtres

Casas Reales BAÑO DE MASAS

Los reyes, recibidos al grito de "Viva España" en Palma en plena crisis catalana

Felipe VI y la reina Letizia han inaugurado el Palacio de Congresos de Palma de Mallorca, obra del arquitecto navarro Patxi Mangado.

Noticias relacionadas

Alrededor de un centenar de personas esperaban este lunes por la tarde a los reyes a las puertas del Palacio de Congresos de Palma con banderas de España. Felipe VI y la reina Letizia acudieron a la capital balear para inaugurar el edificio, obra del arquitecto navarro Francisco 'Patxi' Mangado Beloqui.

Al grito de "Felipe, Felipe" y "Viva España", un grupo de vecinos esperaba a Felipe y Letizia a las puertas del edificio, para mostrarles su apoyo. Desde hace décadas la Casa Real está ligada a la mayor de las islas baleares por ser su lugar de residencia veraniega, y eso se nota en las cálidas recepciones que siempre reciben allí.

Reyes_Palau Congresos

En el acto inaugural, también recibieron la ovación de los asistentes, entre los que se encontraba la presidenta de Baleares, Francina Armengol y Gabriel Escarrer, presidente de Meliá Hoteles, la empresa que gestionará el edificio. También estuvieron presentes los representantes de la escena cultural y deportiva de Mallorca, como el tenista Rafa Nadal.

Los reyes junto a los asistentes a la inauguración del Palacio de Congresos de Palma.

Los reyes junto a los asistentes a la inauguración del Palacio de Congresos de Palma. Gtres

El rey destacó el papel de la isla como una ciudad acogedora y, en catalán, felicitó a quienes habían hecho posible la puesta en marcha del centro que permitirá acoger "encuentros culturales y de negocios de verdadero alcance y dimensión", dijo.

Sin embargo, el rey no hizo ninguna referencia al desafío independentista de Cataluña. Tan solo la presidenta balear, Francina Armengol, hizo una discreta alusión a la crisis catalana. Apeló al diálogo como "la palabra que se manifiesta más necesaria que nunca".