Una mujer pone sus manos sobre la zona en la que están los ovarios.

Una mujer pone sus manos sobre la zona en la que están los ovarios. Archivo

Salud Salud y mujer

El angustioso caso de la chica a la que le crecía una planta en el ovario

Los quistes dermoides ováricos pueden tener "tejido monstruoso" como pelos y dientes, pero nadie esperaba encontrar fibras vegetales en uno.

Los casos raros en la literatura médica pueden llegar a ser muy llamativos. Y los más "tremendos" suelen implicar a las tumoraciones ováricas, las cuales son más llamativas si cabe por poder contener, además del tejido ovárico natural, otros tipos propios de otras partes del cuerpo. Ese fue el caso de una joven de Chicago cuyas dolorosas menstruaciones tenían una causa complicada de diagnosticar: un quiste dermoide lleno de pelos y dientes.

Pero la realidad es que este tipo de quistes son conocidos, y suelen encontrarse tejidos de toda índole, con limitaciones. Recientemente, un caso publicado en el BMJ Case Reports ha ido más allá, pues habla de un caso más raro todavía: un quiste ovárico lleno de piel, pelos, dientes y "materia vegetal".

En un primer momento, la paciente de 32 años acudió al Hospital Rochester (Michigan, EEUU) por presentar dolor abdominal. Tras realizarle algunas pruebas, se llegó a la conclusión de que podía sufrir un probable absceso de colon, es decir, una zona sobreinfectada en su intestino grueso.

Sin embargo, en un posterior examen más específico, se pudo detectar que el causante de su sintomatología no era el colon sino el ovario izquierdo: se vislumbró un órgano agrandado, ocupando 6.7 por 5 centímetros de diámetro, el doble del tamaño habitual. Además, el ovario estaba pegado a la pared de la pelvis y al colon, por lo que tuvo que ser retirado mediante una intervención quirúrgica.

Tras dicha operación, se pudo ver que el aumento del ovario se debía a un hecho "especial". Se trataba de un gran quiste dermoide, con muy mal olor. Este tipo de quistes se suelen desarrollar a partir de células reproductivas, con potencial para formar todo tipo de tejidos, por ello no es raro encontrar piel, pelo o cabello en su interior, algo que hace que estos quistes sean proclives a las sobreinfecciones.

Sin embargo, en este caso, también pudieron identificarse fibras vegetales en el interior del quiste, algo mucho menos usual. Los autores sospechan que dicha materia vegetal probablemente se filtró desde el colon, aunque no se encontraron evidencias de ninguna perforación entre el intestino grueso y el ovario.

Para suerte de la paciente, no hubo que preocuparse por más complicaciones, y a los nueve días pudo ser dada de alta del hospital. Aún así, los autores señalan que este caso debería tenerse en cuenta para futuras pacientes con quistes dermoides, dado que estos serían susceptibles de sobreinfectarse también a través del tracto gastrointestinal, y no solo a través del tracto genital. Por ello, los antibióticos para tratar las enfermedades deberían cubrir una amplia gama de bacterias.