Con la colaboración de:

Salud

¿Cuáles son los retos de la sanidad del futuro?

El aumento de la esperanza de vida, el envejecimiento de la población, las enfermedades crónicas… Aunque el bienestar de la población ha mejorado en las últimas décadas, existen ciertos factores que, en el futuro, pondrán a prueba la gestión de la salud.

El 74% de la población española percibe su estado de salud como bueno o muy bueno, según la última Encuesta Nacional de Salud de España (ENSE), elaborada por el INE. Pese al aumento de la prevalencia de enfermedades crónicas y de los factores de riesgo cardiovascular, casi todos los grupos de población valoran positivamente su salud.

Esta visión optimista del bienestar de los españoles está alimentada por otros factores como la amplia cobertura sanitaria (un 99% de la población acude a la sanidad pública) o el aumento de la esperanza de vida. En España ya alcanzamos una media de 83 años: 80,3 para los hombres y 85,8 para las mujeres, siendo la esperanza de vida más alta de Europa y una de las más altas del mundo. Estos datos, que sirven como indicador de la buena salud poblacional de un país son también la razón de su envejecimiento.

Desde que se empezó a realizar el ENSE en 1987, hasta la última encuesta de 2017, la edad media de los españoles ha pasado de 35,5 a 44 años y se ha duplicado el número de mayores de 65 años, que ya suponen el 20% de la población total de nuestro país. El número de ancianos y los problemas de salud derivados del envejecimiento plantean una serie de retos a la sanidad, como el incremento de las enfermedades crónicas y el consecuente aumento del uso de los servicios sanitarios, que se ha dado, según esta encuesta, en las consultas médicas y las urgencias.

Estos cambios demográficos han dado lugar a un nuevo concepto de la tercera edad, con mayores más activos por un lado y, por el otro, octogenarios más dependientes y con más patologías. Ante la creciente demanda de cuidados, Sanitas ofrece el nuevo servicio En Casa Contigo, realizado desde Sanitas Mayores, para todas aquellas familias con personas mayores que quieren mantener su residencia y seguir viviendo en sus domicilios, pero que tienen necesidades específicas de cuidados que van desde la atención médica hasta los servicios de fisioterapia o rehabilitación.

Es una de las formas en que Sanitas hace frente a los desafíos de la salud del futuro, como el envejecimiento de la población. La transformación digital de los sistemas de atención al paciente es otra de las vías por la que se inclinan los modelos de asistencia sanitaria para responder a la reclamación de cuidados cada vez más diversos. Las aplicaciones móviles o el uso de wearables (dispositivos conectados que pueden llevarse encima, como las pulseras o relojes inteligentes) son algunas de las recientes apuestas de las empresas de este ámbito para ser capaces de gestionar la salud de sus pacientes de forma digital.

Hace tiempo que Sanitas comenzó a desarrollar iniciativas de salud digital. En 2016, lanzó la aplicación móvil App Sanitas Mayores para que los familiares de los internos en un centro residencial para la tercera edad pudieran conocer en tiempo real toda la información relativa a los cuidados y salud del mayor interno. Respondían así a una demanda de los familiares por tener una comunicación más fluida con los centros residenciales y también lograban adaptarse a la era digital, en la que todo se resuelve desde el teléfono móvil.

La salud del futuro se gestionará de forma digital

Al ritmo que envejece la población, aumenta la prevalencia de enfermedades crónicas, que se colocan como uno de los principales retos de salud de cara al futuro. En España, los trastornos crónicos más habituales en los hombres adultos son la hipertensión arterial y el colesterol alto, mientras que las mujeres padecen con mayor frecuencia artrosis y dolor de espalda.

No es descabellado pensar que, en el futuro, las nuevas tecnologías gobernarán todos los aspectos de nuestra vida, siendo la salud uno de ellos. El número de apps relacionadas con salud crece cada año -en 2017 se registraron más de 325.000 apps en el mercado- y los centros sanitarios y empresas dedicadas a la salud invierten en su transformación digital para adaptarse a la rápida evolución de las TIC (Tecnologías de la Información y la Comunicación).

Este tipo de herramientas digitales de salud han cambiado la gestión de las enfermedades crónicas, ya que son cada vez más accesibles y convierten a los pacientes en un sujeto activo en el cuidado de su propia salud y su enfermedad. Las plataformas digitales como las apps para móviles gestionan los datos y la información de forma sencilla y de esta manera el paciente está mucho más informado acerca del control de su patología.

La tecnología permitirá trasladar la gestión de la salud más allá de las paredes de los centros sanitarios. Esto se conoce como hospital líquido, es decir, los cuidados asistenciales ya no se circunscriben a un centro hospitalario, a una residencia o a un centro de salud. El servicio que propone Sanitas para gestionar de forma remota la salud de sus pacientes es Salud Conectada, una plataforma que integra el uso de wearables para recoger indicadores biométricos del usuario y trasladarlo a los especialistas, para que, sin necesidad de desplazarse a la consulta del hospital, el paciente pueda recibir el consejo de su médico.

La tecnología de estos wearables se basa en el big data y la inteligencia artificial para dar lugar a lo que se conoce como ‘medicina predictiva’, que recoge datos del paciente para anticipar y prevenir posibles problemas y enfermedades. Salud Conectada tiene acceso al historial clínico del paciente y los wearables permiten la monitorización en tiempo real del estado de salud del paciente para detectar riesgos, prevenir y, en definitiva, realizar un seguimiento exhaustivo. Son dispositivos que acompañan al paciente en todo momento y en cualquier lugar y que también le aportan la seguridad de saber que, cuando lo necesite, tienen el consejo de su médico al otro lado de la pantalla.

Este concepto de salud digital es ya una realidad y constituye una de las principales apuestas de Sanitas dentro de su estrategia de transformación digital. Consultas online, seguimiento del paciente, información en tiempo real, sistemas de alertas… son servicios al alcance de cualquiera con un dispositivo móvil, porque, en el futuro, la gestión de la salud será digital.