Representación gráfica de Dios. a

Representación gráfica de Dios. a Archivo.

Salud Curiosidades

Un tumor cerebral obligó a una mujer a apuñalarse porque oía a Dios pedírselo

Las alteraciones cerebrales pueden originar experiencias religiosas de lo más vívidas, como demuestra un nuevo caso sucedido en Suiza. 

Noticias relacionadas

Cuenta el Antiguo Testamento que Abraham estuvo dispuesto a sacrificar a su amado hijo, Ismael, después de que Dios se lo pidiera como ofrenda. Afortunadamente, sólo era una prueba que Dios le ponía para comprobar su nivel de entrega, pero no le permitió que llegara hacerlo.

La que sí que llegó a herirse a sí misma en respuesta a la petición de voces divinas fue una mujer suiza de 48 años, que ingresó en 2015 en el hospital con unas heridas autoinfligidas de arma blanca que, por suerte, no resultaron ser mortales.

Su caso fue derivado al Hospital Universitario de Psicología de Berna, donde descubrieron que el origen de aquellas voces celestiales no era más que un tumor cerebral que le generaba alucinaciones auditivas y un grandísimo incremento de su nivel de religiosidad.

Un tumor celestial

Según se expone en el informe del caso, publicado recientemente en Frontiers of Psychology, la mujer aseguró que se había herido como respuesta a la petición de dos voces celestiales con las que hablaba de forma regular.

Siempre había sido una mujer bastante religiosa, pero su devoción había aumentado notablemente en los últimos diez años, cuando comenzaron las conversaciones con esas dos voces en el año 2012.

Además, durante ese periodo de tiempo había experimentado cambios bruscos en el ámbito religioso, llegando a unirse a las filas de los testigos de Jehová, para abandonarlos poco después por una disminución repentina de su devoción hacia ellos.

Algo había pasado en su cerebro durante todo ese tiempo, por lo que se procedió a realizarle una resonancia magnética en la que se podía observar un tumor que afectaba al tálamo y el putamen posterior, la cápsula interna dorsal y el globo pálido externo izquierdo. Todas estas áreas se asocian al control de la audición, la regulación emocional y, por supuesto, la espiritualidad, por lo que quedaban claras las razones de sus últimas vivencias.

Por suerte, el tumor llevaba tiempo sin crecer y no fue necesario intervenir quirúrgicamente, por lo que sólo se trataron su consecuencias a través de anti psicóticos, con muy buenos resultados.

El de esta mujer no es el primer caso en el que una alteración en el cerebro provoca experiencias religiosas. Por ejemplo, este mismo año se dio un caso en España de una mujer murciana que podía hablar con la Virgen María a causa de un tumor mucho más peligroso que el de la suiza. Pero no sólo es cosa de tumores, ya que también se han dado casos de epilépticos que aseguraban ver a Dios durante sus ataques e incluso se piensa que la mismísima Juana de Arco podría tener algún tipo de trastorno.