Hay bebidas alcohólicas para todos los gustos.

Hay bebidas alcohólicas para todos los gustos. Archivo.

Salud Salud pública

La ginebra te hace llorar y el vino te relaja: así te afecta el alcohol

El mayor estudio jamás realizado sobre el consumo de bebidas alcohólicas y las emociones culpa a las bebidas espirituosas de las crisis de tristeza.

A lo largo de la historia se ha tendido a relacionar el consumo de bebidas espirituosas o destiladas, sobre todo a la ginebra en particular, con los sentimientos de tristeza e incluso crisis lacrimógenas tras su consumo. Podría sonar a mito urbano, sin embargo, un nuevo estudio corrobora las sospechas.

El trabajo, publicado recientemente en abierto en The BMJ, destaca por ser la investigación con mayor número de participantes cuyo objetivo era descubrir qué tipo de emociones produce el consumo de las diferentes bebidas alcohólicas que existen en el mercado: una encuesta con casi 30.000 individuos de entre 18 y 34 años de 21 países diferentes.

Qué emociones produce la ginebra, el vino y la cerveza

Según dicho trabajo, las bebidas espirituosas serían las culpables de desencadenar más crisis de depresión y llanto inesperadas, en comparación a la cerveza o el vino. Asimismo, dichas bebidas espirituosas también tenían más probabilidad de dar lugar a sentimientos negativos ligados con el alcohol.

De hecho, casi uno de cada tres bebedores relacionó el consumo de una bebida espirituosa con sentimientos de agresión; en comparación, solo el 2,5% de los bebedores de vino reportaron dicho sentimiento. Además, casi un 25% de los bebedores relacionaron el consumo de bebias espirituosas con las crisis de llanto, en comparación al 17% de los bebedores de vino tinto o el 9% de los bebedores de cerveza y vino blanco.

Por otro lado, las bebidas espirituosas eran las que menos se relacionaron con sentimientos de relajación y tranquilidad, siendo solo el 20% de los bebedores los que afirmaban que se sentían calmados tras beber ginebra, vozka o whisky. Por su parte, más del 50% de los consumidores de vino tinto y más del 50% de los bebedores de cerveza afirmaban sentirse más relajados tras consumir estas bebidas.

La concentración de alcohol, clave de los sentimientos negativos

Según Mark Bellis, co-autor del estudio, profesor y director de políticas de investigación y desarrollo internacional en la Escuela de Salud Pública de Gales, estos resultados confirmarían la hipótesis expuesta durante siglos de que bebidas como el ron, gineba, vodka y otras bebidas con una alta graduación alcohólica se relacionarían más con la violencia y los sentimientos de depresión. Y de hecho, según Bellis, tiene bastante sentido.

En el caso de estas bebidas espirituosas, lo que sucede es que existe una alta concentración de alcohol, y se suelen consumir más rápidamente que otras como el vino o la cerveza. Esto podría dar lugar a un efecto estimulante más rápido a nivel sanguíneo, según Bellis. Además, este tipo de bebidas suelen consumirse en eventos sociales, mientras que otro tipo de bebidas de menor graduación alcohólica se suelen consumir más en relación con las comidas y de forma más lenta.

Finalmente, cabe destacar que durante el consumo de estas bebidas, cuando un individuo se percata del exceso de alcohol consumido, el cerebro ya está empezando a desinhibirse y dar lugar a sentimientos impulsivos sin considerar las consecuencias de los mismos.

Los 'beneficios' de las bebidas espirituosas

Aunque se debe recordar que las últimas investigaciones al respecto han concluído que cualquier cantidad de alcohol es nociva para la salud, a nivel emocional este trabajo otorga algunos "beneficios" al consumo de bebidas espirituosas como la ginebra, el whisky o el vodka.

Concretamente, 6 de cada 10 encuestados afirmaban que el consumo de estas bebidas les hacían sentirse con más energía y confianza en sí mismos; asimismo, 4 de cada 10 encuestados afirmaban sentirse más sexys tras dicho consumo.

Aún así, los mismos autores del estudio sugieren que algunas de estas "emociones positivas" podrían deberse, en parte, a la intensa promoción realizada a nivel publicitario para la venta de estas bebidas alcohólicas, las cuales suelen relacionarse en los medios publicitarios con diversas experiencias positivas.

Sin embargo, los autores también hacen hincapié en la necesidad de conocer este hecho, y relacionar qué experiencias pueden producir las diversas bebidas alcohólicas, algo que cobraría una importancia vital en la comprensión y el abordaje de los casos de abuso de alcohol.