Imágenes del ileón, la parte final del intestino delgado, del paciente.

Imágenes del ileón, la parte final del intestino delgado, del paciente. BMJ Case Reports

Salud

El curioso caso de la aceituna que ayudó a diagnosticar la enfermedad de Crohn

Un joven de 24 años acudió a un hospital por dolor abdominal, lo cual lo llevó a realizarse pruebas de imagen donde se detectó un hueso de aceituna, y algo más.

Noticias relacionadas

Cuando un individuo acude a urgencias por sufrir dolor abdominal, el diagnóstico final de la causa del mismo puede detectarse en unas pocas horas o incluso no descubrirse jamás. Los dolores abdominales son un motivo de consulta muy típico, y a la vez muy poco específico, en las urgencias de cualquier hospital.

Precisamente ese fue el motivo que llevó a un joven de 24 años a acudir a urgencias de un hospital de Bélgica hace seis meses: un intenso dolor abdominal de dos días de evolución, cuya causa era desconocida. Por ello, los médicos que le atendieron decidieron finalmente realizarse una prueba de imagen, concretamente un TAC abdominal, detectando una obstrucción a causa de un hueso de aceituna. Poco después, y gracias a esa oliva, el joven fue diagnosticado de enfermedad de Crohn.

La oliva y la enfermedad de Crohn

El caso, publicado en el BMJ Case Reports, destaca precisamente por haber detectado un hueso de aceituna obstruyendo el intestino delgado del joven paciente. En la prueba de imagen se localizó también una porción de dicho intestino más densa, acompañada de tejido inflamado; se trataba de una oliva negra.

Según Halil Yildiz, el especialista en medicina interna del Hospital Universitario Saint-Luc de Bélgica que atendió al paciente, las aceitunas eran uno de los alimentos preferidos del paciente y esto hizo que se llevara a cabo una prueba de imagen como el TAC, que no se suele realizar en este tipo de casos. De hecho, el episodio descrito en la revista destaca porque la prueba de imagen se hizo de forma dirigida específicamente allí donde sospechaban que se encontraba el hueso de aceituna, sin explorar más zonas del intestino.

La prueba confirmó lo esperado, es decir, que sí se trataba de un hueso de aceituna que obstruía los intestinos del paciente. No hizo falta realizar cirugía, pero sí se le recetaron corticoides para reducir la inflamación y poder así ayudar a la expulsión de este objeto extraño no deseado.

Una obstrucción intestinal rara

Según Yildiz, en la mayoría de los casos donde una persona se traga un "cuerpo extraño" de estas características, lo normal es que éste atraviese todo el tracto gastrointestinal y sea expulsado de forma natural, sin producir obstrucción -por su pequeño tamaño-. Si bien es cierto que alguno puede quedar atascado, los huesos de aceituna  causa muy rara de obstrucción intestinal.

Debido a la rareza del caso, se estudió más a fondo el caso, sospechando que había "algo más" que ayudó a producir la obstrucción. Finalmente, se descubrió que el paciente sufría un tipo de enfermedad inflamatoria intestinal llamada enfermedad de Crohn

El diagnóstico no se realizó gracias al TAC abdominal, ni durante el ingreso del paciente a raíz de la obstrucción por hueso de aceituna, ni tampoco era algo conocido anteriormente. Lo que sucedió es que, más tarde, el joven fue citado para realizarse una colonoscopia de seguimiento y ahí fue cuando se detectó la enfermedad que posiblemente originó la obstrucción.