En España, el otoño se caracteriza por la llegada del frío, los cambios de temperatura, la lluvia, menos horas de sol, etc. Identificar los alimentos de temporada nos garantizará los beneficios más saludables. "Cuando consumimos alimentos de temporada -hablamos sobre todo de frutas, verduras y hortalizas- los productos están en su mejor momento. Por ello, a nivel nutricional van a contener una mayor cantidad de vitaminas y minerales. Y serán por tanto, más saludables. Además a nivel sensorial, también estarán mucho más sabrosos", explicaba a EL ESPAÑOL Elena de la Fuente, nutricionista del Hospital Quirónsalud San José de Madrid.

Noticias relacionadas

"Estemos donde estemos, hay que ser consecuentes con nuestros productos de temporada, más en un país donde las estaciones son muy marcadas y es muy importante consumir lo que toca", añadía por su parte el chef Álvaro Garrido, del Restaurante Mina de Bilbao (con una estrella michelín). No sólo porque estos productos están en su punto óptimo sino también para "crear un pequeño ecosistema económico y sostener el pequeño comercio".

Mónica Pérez, presidenta de la Asociación Pro-Colegio Profesional de Dietistas-Nutricionistas de Extremadura y miembro del Consejo General de Colegios Oficiales de Dietistas-Nutricionistas, ha enumeradoen una entrevista con Europa Press cuáles serían los cinco alimentos más interesantes que nos brinda el otoño, y qué beneficios saludables nos aportan:

1) Setas: hay que tener especial cuidado en su recolección para evitar cuadros de intoxicación. Son muy ricas en agua y por ello bajas en calorías, al tiempo que son pobres en grasas y, como cualquier alimento de origen vegetal, sin colesterol. Ricas en fibra, ayudan a mejorar el tránsito intestinal, y al ser ricas en potasio per bajas en sodio, son un alimento apto en casos de hipertensión y otros problemas cardiovasculares. Por último, son un vegetal con alto contenido proteico. Al ser ricas en purinas, su consumo debe ser moderado en casos de hiperuricemia.

2) Castañas: es un fruto seco con una composición nutricional más similar a los cereales, ya que es rica en carbohidratos, pero menos calórica y con un menor contenido graso. Destaca su contenido en potasio y ácido fólico, y pueden consumirse asadas, en puré o crema, o en postres.

3) Calabaza: pertenece a la misma familia que el pepino, calabacín, sandía o melón, y como ellos, es rica en agua y poco calórica. Su contenido en fibra hace que sea saciante y útil en casos de estreñimiento. Es rica en betacaroteno, precursor de la vitamina A y esencial para la visión, piel y mucosas y sistema inmunológico. Contiene también vitaminas antioxidantes, potasio, fósforo y magnesio. Puede consumirse asada, en cremas e incluso como ingrediente de alimentos de repostería.

4) Higos: es un alimento útil en deportistas por su alto contenido en azúcares, y saciante y regulador del tránsito intestinal por su alto contenido en fibra. También es rico en potasio, fósforo y magnesio, y puede consumirse fresco o seco, en cuyo caso resulta más calórico al perderse el agua y concentrarse los azúcares. Se toma como postre, tentempié o ingrediente formando parte de ensaladas, tostadas y otros guisos.

5) Granada: es, como la mayoría, una fruta escasamente calórica que contiene fundamentalmente agua y otras vitaminas y minerales entre los que destacan la vitamina C y el potasio. También es rica en taninos y antioxidantes que la convierten en un alimento apto en patologías digestivas, así como en la prevención de enfermedades cardiovasculares y degenerativas. Puede tomarse como postre pero también formar parte de zumos y ensaladas.

También te puede interesar...