En España, entre el 50 y el 55% de la población adulta presenta niveles elevados de colesterol y, lo que es más preocupante, según explican desde la Fundación Española del Corazón (FEC) una gran mayoría desconoce que tiene ese problema.

Noticias relacionadas

Que los mamíferos siempre han buscado en las plantas efectos beneficiosos para el organismo es un hecho. Al igual que gatos y perros comen pasto para aliviar problemas digestivos y depredadores como el leopardo se frota contra las hojas y flores de la caléndula para calmar el dolor y detener hemorragias, el ser humano aprendió a infusionar ciertas plantas. Esta técnica permite disfrutar de algunas de sus propiedades sin afectar a la digestión, ya que, si se tuvieran que ingerir tal cual, su gran cantidad de fibra resultaría indigesta.

En cuanto a sus beneficios, las infusiones aportan hidratación con un extra de aroma, que aunque no tenga un beneficio físico, sí lo tiene psicológico, ya que al disfrutar de una actividad placentera, el cerebro segrega hormonas que puedan calmar estados de ansiedad o nerviosismo. Además, dependiendo de la planta que se infusione, el líquido resultante puede tener efectos antioxidantes, quemagrasa, drenantes o saciantes.

En cuanto al colesterol, existen dos tipos, el que se denomina bueno, que son lipoproteínas de alta densidad, que además ayudan a eliminar el exceso del denominado colesterol malo, lipoproteínas de baja densidad, llevándolo hasta el hígado, encargado de filtrarlo.

No son milagrosas

Aunque hace milenios las infusiones gozaron de un trasfondo ritualístico, lo cierto es que no hacen milagros y tanto si se quiere perder peso como si se desean reducir los niveles de colesterol, la ingesta de las mismas tendrá que estar acompañada de una alimentación y hábitos de vida saludable, controlar del peso y hacer ejercicio, como explican desde la Fundación Española del Corazón.

"Cuando viene un paciente con colesterol, las razones de sus altos niveles no son tan sencillas como el comer muchos dulces, existen razones genéticas y sobre todo, está muy vinculado a la obesidad", explica a EL ESPAÑOL María del Mar Silva, nutricionista licenciada también en Farmacia, especialista en nutrición clínica.

"Las infusiones, lejos de ser milagrosas, sí pueden ayudar a la digestión como la menta poleo que es una buena aliada para las personas con mucha grasa abdominal. También pueden ayudar a controlar los niveles de ansiedad, para esos casos, las infusiones de melisa son perfectas", añade la experta.

Con la perspectiva clara sobre que las infusiones son un buen complemento de una dieta equilibrada y unos hábitos de vida saludables, y que juntos crean un tándem para reducir los niveles de colesterol en el organismo, solo queda conocer cuales son las infusiones más adecuadas. Ya que son muchas las plantas que se pueden tomar bebidas, pero no tantas las que pueden complementar una dieta para bajar el colesterol.

Té verde

Esta infusión es de las más conocidas. Es diurética, por lo que es ideal para combatir la retención de líquidos y además, ayuda a regular el colesterol. Un efecto que revela un grupo de investigadores de la Universidad Complutense de Madrid en un estudio. 

La investigación sugiere que un consumo superior a 7 tazas de té verde al día (3,5 g de catequinas diarias) sería una buena elección para la prevención de enfermedades cardiovasculares, siempre que su consumo se realice en el marco de un ambiente correcto donde dieta y ejercicio sean equilibrados y correctos. Además, señala que el té verde afecta de manera distinta según la persona, teniendo así una influencia más o menos directa en la reducción de los niveles de colesterol según el origen de los altos niveles del mismo y de la grasa dietética.

Azafrán

Aunque pueda parecer extraño, este elemento, muy usado para dar color al arroz en las paellas, en forma de infusión aporta beneficios cardiovasculares al organismo. Así lo constata una investigación llevada a cabo por un grupo de científicos españoles de distintas universidades, que evaluaron el efecto de una infusión de azafrán al día, en personas cuya enfermedad, esclerosis múltiple, le impedía realizar ejercicio físico.

Tras 96 días, se observó una disminución significativa en los niveles de colesterol total y triglicéridos en sangre. Revelando que la ingesta de una infusión de 50 mg de Azafrán de La Mancha durante 96 días, tiene un efecto hipolipemiante.

Jengibre

Su sabor a veces no es del agrado de todo el mundo, pero sus efectos están más que constatados. Investigadores iraníes revelaron que el jengibre en polvo tiene un poder hipolipemiante en el organismo, reducción el nivel de colesterol del malo y el aumento en el nivel de lipoproteínas de alta densidad, el bueno.

Diente de león

La eficacia de esta infusión también ha sido probada, solo que en esta ocasión los estudios se han realizado con animales. Como el llevado a cabo en el Centro de evaluación de biomateriales de Corea que determina que el tratamiento con raíz y hoja de diente de león cambió positivamente las actividades de las enzimas antioxidantes plasmáticas y los perfiles lipídicos en conejos alimentados con colesterol. Por lo que en humanos podría tener efectos hipolipidémicos y antioxidantes potenciales.

Hibisco

Por último, la infusión de hibisco es la que más efecto antioxidante tiene. Además, según recoge un estudio llevado a cabo en la Universidad de las Ciencias Médicas de Irán, tras un mes tomando infusión de hibisco dos veces al día, la media de colesterol unido a lipoproteínas de alta densidad, aumentó significativamente. Además, también revela una disminución significativa en la media de colesterol total, colesterol unido a lipoproteínas de baja densidad, triglicéridos.

Sin embargo, algunas revisiones señalan que la disminución del colesterol no es tan significativa tras la ingesta de infusión de hibisco, la razón puede estar en el origen de los altos niveles de colesterol que señala la nutricionista. Por lo que depende del perfil del paciente, si el aumento de los niveles de colesterol tiene un componente también genético o si tiene síndrome metabólico.

También te puede interesar...