La dieta cetogénica o 'keto' se ha ido abriendo paso progresivamente como una alternativa a la típica y dañina 'dieta occidental', la cual sigue siendo "el estándar" en países industrializados como España.

Noticias relacionadas

Si bien la dieta cetogénica no se recomienda a largo plazo, y es solo una alternativa más en la búsqueda de la pérdida de peso, que no debe sustituir a una dieta equilibrada durante el día a día, los beneficios específicos que reporta a determinados individuos hacen que sea una opción destacable.

Ahora, un nuevo estudio presentado en el 23º Congreso Europeo de Endocrinología (e-ECE 2021) habría sugerido un beneficio más a la hora de realizar dieta cetogénica: tras apenas un mes, la dieta cetogénica no solo mejoraría peso y grasa corporal, sino también los niveles de testosterona y la SHBG o globulina fijadora de hormonas sexuales.

Si bien es cierto que la testosterona es conocida por su papel a nivel sexual y reproductivo en el género masculino, también juega un papel notable en el metabolismo y el uso de calorías. Sin embargo, hasta ahora no se había tenido en cuenta qué efectos tendría una dieta cetogénica sobre esta hormona. Por ello, el Dr. Angelo Cignarelli y su equipo de la Universidad de Bari (Italia) quisieron investigar la posible relación entre dieta cetogénica, testosterona y SHBG.

En este caso, se optó por la dieta cetogénica muy baja en calorías (con menos de 800 kcal diarias), ya habría demostrado su capacidad para reducir el peso corporal, el azúcar en sangre -glucemia- y los niveles sanguíneos de insulina. Sin embargo, sus efectos a nivel de testosterona y SHBG aún eran desconocidos.

De hecho, este sería el primer estudio en examinar específicamente el efecto de una dieta cetogénica muy baja en calorías sobre los niveles de testosterona y SHBG, y también la estrecha relación entre la acción de la insulina, el equilibrio energético y la función testicular.

Anteriormente ya se habría visto que los hombres con sobrepeso u obesidad suelen sufrir, de forma simultánea, bajos niveles de testosterona y SHBG. Y la situación no hace más que empeorar: entre los años 1980 y 2008, la prevalencia mundial de obesidad casi se duplicó, y durante el pasado año 2008 se calculaba que más del 50% de los hombres en Europa sufrían sobrepeso.

Más grave todavía, aproximadamente el 20% eran obesos. Como forma de intentar solucionar el problema, la recomendación habitual es la de mejorar el estilo de vida mediante dieta y ejercicio, además de tratamientos médicos en algunos casos.

En este caso, para el estudio, se analizaron datos de 17 hombres con sobrepeso u obesidad, pero sin diabetes, que se sometieron a una dieta cetogénica muy baja en calorías durante cuatro semanas. Además de pocas calorías, el patrón dietético contenía pocas proteínas y, como corresponde a una alimentación 'keto', muy pocos carbohidratos.

Como resultado, los investigadores corroboraron que este tipo de dieta produce beneficios a nivel metabólico: menor peso corporal, menor nivel de masa grasa y menor nidel de índice de masa corporal. Pero a su vez, también hubo mejoras a nivel hormonal: mejores niveles de testosterona y SHBG, habitualmente reducidos en hombres con este Índice de Masa Corporal (IMC).

Aún así, el estudio no carece de limitaciones: la muestra fue muy pequeña (apenas 17 hombres), no hubo un grupo control con el que comparar (un único "brazo" de estudio) y tan solo se analizaron cuatro semanas.

Además, se sabe que una dieta tan baja en calorías tiene muy mala adherencia; un obstáculo más si cabe dentro de la dieta cetogénica habitual, que destaca por ser de las más difíciles de seguir para el paciente.

Como siempre, los investigadores sugieren que hay que seguir investigando, pero que su trabajo es un buen punto de partida sobre la relación entre dieta cetogénica y niveles hormonales.