Salamanca

El temporal respeta la tradición de Botijeros en Ciudad Rodrigo

11 marzo, 2018 08:17

La provincia de Salamanca vive días revueltos, de temporal, y Ciudad Rodrigo no es menos. Solo hay que subirse a la muralla, en la zona del Parador, y observar, al margen de unas vistas maravillosas sobre las alamedas del río, cómo viene desbordado el Águeda. Al menos, en esta mañana de sábado, con la celebración de la tradicional Feria de Botijeros, la meteorología -sobre todo la lluvia- dio una tregua.

Con un programa cargado de actividades elaborado por el Ayuntamiento mirobrigense, en palabras de la concejala de Mercados, Soraya Mangas Muñoz, esta tradicional feria persigue "exaltar la matanza del cebón, así como las tradiciones para que no se pierden y su conocimiento por los más pequeños, como también la participación y colaboración de los vecinos de Ciudad Rodrigo". Una matanza en la que el cebón, de unos 95 kilos, fue donado por la empresa Juan Manuel Criado, que lleva catorce años haciéndolo. Acompañando a la concejala también estuvo desde primera hora el concejal de Ciudadanos Cristian González Holgado, y, más tarde, llegaron el alcalde, Juan Tomás Muñoz, y el portavoz popular, Marcos Iglesias.

Debido a esas inclemencias meteorológicas, de los 55 puestos de agroalimentación y artesanía que estaban previstos, entre la Plaza del Buen Alcalde y la Plaza Mayor, tan solo lo hicieron 23, aunque se puede considerar una cifra considerable dado que muchos de los que iban a acuadir a Botijeros pertenecían a provincias limítrofes a Salamanca. Un temporal que no impidió a Rosario Pérez, la insustituible 'alcadesa de la Águedas', que lleva 26 años en el honorífico puesto, hacer de todo. Lo mismo cocinaba, que batía la sangra para las morcillas, que adobaba el mondongo, que picaba ajos o pan. Ella, junto a sus compañeros y compañeras -como se dice en estos días de hogaño- de ‘El Botón Charro de Miróbriga’, brindaron su apoyo y colaboración de forma desinteresada para que esta matanza tuviera lugar.

Al poco llegó la Asociación Roble Charro, que lo hicieron con una quincena de personas vestidas todas ellas con trajes regionales de Salamanca en un pasacalles que logró agradar al son de la gaita y tamboril junto a otros tamborileros de la zona. Animación que predecerá al almuerzo de la matanza -también de la mano de El Botón Charro-, con la degustación de las delicias artesanas de los productos cárnicos del cerdo y patatas meneás, acompañados de vino dulce para todo el público asistente. Finalmente se sortearon dos lotes de productos del cerdo compuestos cada lote por 1 jamón y 1 lomo, respectivamente.

Decíamos que fueron 23 puestos, todos ellos en la Plaza del Buen Alcalde, donde no faltaron los quesos de Cynara de Hinojosa de Duero -tradicionales en las ferias de Ciudad Rodrigo- como tampoco los dulces de La Espiga de Castilla de La Vellés. Tampoco hizo mella el temporal en el joven músico, y de trato exquisito, Sergio Montero Cepa, de El Bodón, con sus mantas artesanas 'El Taxista' y Licores El Majuelar, aunque echamos de menos sus dotes de tamborilero, porque también es Dj's y tocador de flamenco. A decir de El Bodón.

Finalmente, los juegos tradicionales como la animación con el juego de palos tendrán lugar en la Plaza Mayor. Un gran acierto este grupo de 'brincadeiras' de Guarda. Todo era animación y diversión con esos juegos que se pierden. Son juegosen los que pudieron participar tanto niños, como jóvenes, como adultos y mayores. Juegos en los que se pudo jugar de forma libre o por equipos; de forma libre como por ejemplo la peonza, la rueda de metal, etc, y por equipos como pueden ser la carrera de sacos, la rotura de cántaros, etc. Este grupo portugués también ofreció en diferentes sesiones variados espectáculos con los juegos de palos.

FOTOS LUIS FALCÃO