Región

La oposición tumba la modificación para legalizar el hotel Corona Sol

10 febrero, 2017 15:10

Los grupos Socialista, Ciudadanos y Ganemos del Ayuntamiento de Salamanca han votado en contra de la modificación número 12 del Plan General de Ordenación Urbana, que afecta al sector donde se ubica el hotel Corona Sol.

Por este motivo, a pesar del apoyo del Grupo Popular - que conforma el equipo de Gobierno pero que no cuenta con mayoría-, este punto ha sido rechazado en el pleno municipal y la solución definitiva ha quedado pendiente.

La propuesta, con el visto bueno del equipo de Gobierno pero sin apoyo mayoritario, contemplaba una nueva ordenación del sector, al distribuir la edificabilidad total del mismo "en dos parcelas", una de ellas ocupada por el hotel Corona Sol.

De esta forma, la otra parcela cambiaría el uso al pasar de un edificio antes residencial para convertirlo en un edificio de uso equipamiento, "de una sola planta en lugar de cinco" y modificaría un bloque en forma de 'L 'por dos exentos, con un nuevo vial de acceso a zona verde entre ellos, según ya informó el equipo de Gobierno tras su paso por Comisión.

Durante los turnos de intervenciones, el primero en tomar la palabra ha sido el concejal de Ganemos Gabriel Risco, quien ha criticado la intención del Grupo Popular de "convertir en legal un edificio que en este momento es ilegal" y para ello "acomodar el plan general a lo que una empresa privada ha construido".

Por este motivo, Risco ha mostrado el desacuerdo de su grupo con la propuesta y ha animado a la Corporación a "denegar y abrir expediente" a la empresa promotora del inmueble Corona Sol, con más metros cuadrados "de lo que le corresponde" según la ley, "para restaurar la legalidad urbanística".

A continuación, el edil de Ciudadanos Fernando Castaño ha dudado del "interés general" de la propuesta de modificación para legalizar una construcción que empeoró "la situación de los vecinos" por una altura que, para cumplir en altura, "se midió desde la parte alta" de una calle que se urbanizó con elevamientos de tierra posteriores, tal y como ha indicado también el socialista Fernando Vegas.

El concejal del PSOE, que ha sido el siguiente en hacer uso de la palabra, ha insistido en que para "adecuar" la edificación a las normas se fue subiendo la pendiente de la calle "poco a poco", de ahí que entonces ya se solicitase la "paralización" de las obras, que luego continuaron.

El voto en contra de los socialistas también se ha dado "por coherencia política y por respeto, en el más amplio sentido de la palabra, a la normativa vigente y a la legalidad que no cumple esta modificación", ha aseverado el edil de la bancada del PSOE.

Finalmente, el concejal de Fomento, Carlos García Carbayo, ha indicado que el apoyo de su grupo se ha centrado en un expediente "coherente" que ha contado con informes "favorables" de todos los servicios municipales, un expediente "sin interpretaciones políticas interesadas".

García Carbayo ha recriminado a la oposición que haya tomado postura "en base a motivaciones políticas" y que haya abogado por levantar "una barrera de intereses políticos frente a consideraciones técnicas y jurídicas", dentro de lo que ha considerado "una batalla de desgaste" frente al equipo de Gobierno. "Alimentan el enconamiento", ha añadido en referencia a la postura sobre este asunto de los concejales de la oposición.