Opinión

Dicen las cloacas

  1. Opinión
  2. Blog del suscriptor

Uno de los síntomas de una sociedad democrática es la existencia y protección de la libertad de prensa. La Constitución Española de 1978 en su artículo 20, apartado d, "Derecho:

A comunicar o recibir libremente información veraz por cualquier medio de difusión. La Ley regulará el derecho a la cláusula de conciencia y al secreto profesional en el ejercicio de estas libertades.”

No en vano muchos sectores de una izquierda siniestra se vanaglorian de poder insultar al resto, incluso a aquéllos que no “lavan tan rojo” como ellos, creyéndose dueños de la verdad absoluta. Cuando medios independientes de ideologías, indudables de financiación, ya sean subvenciones, ya sean anuncios publicitarios de los órganos oficiales del estado, incluyendo de estados extranjeros con dudosa forma democrática, revelan aquellas cuitas ocultas de los políticos, ahí ven un ataque a la “libertad”.

Los datos del portal www.moncloa.com han dado a conocer parte de la conversación mantenida entre un grupo de personas no poco singular en un restaurante. Celebraban la concesión de una condecoración pensionada al Comisario de Policía Nacional José Villarejo, actualmente en situación administrativa de retiro y en prisión preventiva acusado de una gran cantidad de delitos. Acompañaban al homenajeado el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón, Fiscal Dolores Delgado y los Comisarios de Policía Eugenio Pino -Director Adjunto Operativo (DAO) en ese momento, Gabriel Fuentes -D.E.P.-, Miguel Ángel Fuentes y Enrique García Castaño. Se destaca que los Policías vivos de este listado están imputados en la causa que mantiene en privación de libertad al condecorado y el juez expulsado de la carrera.

La señora Delgado, otrora Fiscal, ahora ocupa la cartera de Justicia del Gobierno de Pedro Sánchez. Ella, al comienzo de las insinuaciones de la presunta relación con amistad con el encarcelado, negó conocer al individuo; luego continuó diciendo que no había tenido contacto “personal” y finalizó, antes de montar en cólera en varios momentos, para determinar con “he coincidido con él en 3 eventos”. ¿Será un número mágico como los 20 minutos de ir de una punta a a otra en Madrid?

Conviene no perder el norte con la “relación” de amistad, camaradería o simplemente “haberse visto”, mientras llegaban dosificadas día a día las “perlas” de los comentarios. Llamar “maricón” a un juez de la Audiencia Nacional podría quedarse en una palabra de mal gusto, sino fuera porque esa expresión sobre la opción sexual del Magistrado supone un insulto; además, ahora coinciden ambos en un “gobierno feminista” -como dice el Presidente del Ejecutivo-, donde se aboga por el respeto a todas las personas, independientemente de su íntima condición. ¿Es insuficiente?

La siguiente píldora fue el conocimiento de la señora Delgado durante un viaje de trabajo a Colombia en compañía de Catedráticos, Jueces del Supremo y Fiscales. Ellos, el personal “masculino”, acabaron alguna de las jornadas en compañía de señoritas menores de edad, al parecer “camareras de hotel”, dando a entender que eran prostitutas. El alcalde de la ciudad de Cartagena de Indias ha solicitado se extradite a dichas personas para aclarar ese asunto tan peliagudo, dado que está inmerso en una auténtica lucha contra el “turismo sexual” en la zona. ¿Os parece poco?

En otro corte de la conversación, el Comisario Villarejo, se vanagloria de haber creado una empresa de “modelos” con connotaciones de índole sexual -prostitución- para sacar “información vaginal” de políticos, empresarios y personas en consejos de administración de grandes empresas. Esos datos sirvieron de mucho para su “gremio”. ¿Sería la Policía, la Audiencia Nacional o el conglomerado pseudo mafioso de dicho ex funcionario?

Se ha conocido que dicho Comisario pinchaba los teléfonos de José María Aznar cuando era Presidente de la Comunidad Autónoma de Castilla y León. El pago del “servicio” era mediante dinero en metálico introducido en bolsas de plástico y entregadas por Ángel Olivares; este individuo fue Director General de la Policía años después, mientras ahora ocupa el cargo de Secretario de Estado del Ministerio de Defensa, a las órdenes de la jueza en excedencia Margarita Robles. Tremendo.

El lenguaraz Comisario Villarejo, en aquellos momentos en activo, continuó comentando cómo, junto con otros dos Comisarios de Policía Nacional -Juan Antonio González y José Luis Olivera- estuvieron comiendo tiempo atrás y preparando la operación “Gürtel” con el Juez Baltasar Garzón, días antes que éste iniciara las diligencias judiciales. Incluso llega a deslizar el nombre “Alfredo”, ¿será Pérez Rubalcaba?

¿Qué nos depararán los 30 Terabytes que al parecer tiene grabados José Villarejo? ¿Atentados del 11M quizá? Gracias a www.moncloa.com tenemos mucho para descubrir, analizar e intentar averiguar tantos años y tantos agujeros negros, que diría Fernando Múgica (DEP):

-No podemos olvidar lo inolvidable -dice don Gabriel Moris.