Donostia-San Sebastián

Manuel Chopera: “Los donostiarras ya han respondido agotando los abonos”

José Romás y el Juli se ven las caras de nuevo en San Sebastián. EL ESPAÑOL habla con el empresario Manuel Chopera, uno de los organizadores del evento.

Illumbre, plaza de toros de San Sebastián.

Illumbre, plaza de toros de San Sebastián. EFE

  1. Donostia-San Sebastián
  2. Semana Grande de San Sebastián
  3. Corridas toros

En apenas dos horas un torbellino sacudirá San Sebastián. José Tomás y Juli se verán las caras de nuevo, duelo al atardecer en Illumbe, una plaza de primera tanto tiempo después. La Semana Grande se hace gigante este domingo, electrificada por la rivalidad. La expectación acumulada desemboca en la nave espacial que escala Anoeta. El cascarón metálico que se asoma a la Concha es el centro del mundo. Manuel Chopera, el más joven de la casa Chopera, está feliz, saborea el ambiente y exhibe la feria que han organizado, la cita clave del mano a mano, como la única consulta legítima. El próximo 19 de febrero no habrá nada que decidir. Decenas de miles de personas ya lo han hecho comprando una entrada.

José Tomás y Juli en Illumbe.

Pues sí, creo que es la corrida del año: son dos figurones del toreo, se da en una plaza de primera y el momento es muy importante. Además, hay que contar con la rivalidad, el poderío de los dos. Es una corrida de alto voltaje. Pablo Hermoso abre el cartel completando la cita. Sobre el ruedo de Illumbe habrá esta tarde tres leyendas vivas del toreo.

Después de los dos años en blanco, ¿notáis algún bajón en el ambiente?

No, la verdad es que la respuesta de la ciudad ha sido impresionante. Conseguimos llenar el año pasado la plaza al 75%. Este año al 100%. Es una manifestación suficiente. Los toros interesan. Por muchísimos motivos, no sólo por lo artístico y cultural, que son innegables. Aportan a la ciudad unos beneficios impresionantes. Es increíble ver cómo está Donosti estos días de feria. Es un placer cómo disfruta la gente que nos visita y los propios donostiarras. El ambiente es extraordinario. Estábamos convencidos de que la respuesta del público iba a ser esta.

Las cifras son apabullantes.

Cuando se produjo el veto de Bildu un estudio de Anoet [la asociación de empresarios taurinos] estableció en 8 millones de euros el impacto económico directo de la feria sobre la ciudad. Este año se alcanzarán los 14 de impacto económico directo. En diferido, cuando los comercios invierten lo que reciben, se rozaran los 40. Las cifras son altísimas. Vamos a acoger casi a 50.000 espectadores. Ningún espectáculo privado y no gratuito produce estos números en San Sebastián.

Los toros son la pieza clave de la Semana Grande.

Mucho más. Hay que recordar que la Semana Grande de San Sebastián se creó por los toros. El patrón de aquí se celebra el 20 de enero. La feria taurina que se hacía a principios del siglo XX instauró las fiestas en la ciudad y se le llamó Semana Grande por los grandes acontecimientos taurinos que se daban.

¿Qué puede arreglar José Tomás en Illumbe?

Hombre, la aportación de José Tomás es esencial. Estamos muy agradecidos, da esperanzas e ilusiones a toda la afición. Arreglar no sé, pero seguro que nos va a hacer disfrutar de una grandísima tarde de toros. Seguro que la gente sale contenta, feliz y toreando de Illumbe

¿Han tenido trabas para la organización de la feria?

No, no. Ninguna. Tampoco hemos tenido el apoyo del Ayuntamiento: ni en contra ni a favor. Burocráticamente hablando se ha hecho todo de manera protocolaria y sencilla, como si fuera un evento más. Al revés, todo muy ordenado y eficaz. El alcalde lo ha tomado como un espectáculo legal, permitido y en un régimen de alquiler que hemos solicitado. Para ellos es un evento más. Otros partidos sí se han pronunciado a favor porque saben que esta feria va a suponer el gran acontecimiento del verano.

¿Os costó convencer a José Tomás?

No quiero hablar del tema de la negociación. Sí puedo decir que nos basamos en el resultado. Ha podido venir, con eso nos quedamos. Tiene las puertas de todas nuestras plazas abiertas. ¿Todo resuelto entre vosotros? Por supuesto. ¿Para cuándo Bilbao? Ya digo. Tiene todas nuestras plazas a su disposición. Bilbao tiene un sentido especial. Cuando sufrió la cornada de Aguascalientes estaba anunciado y no pudo hacer el paseíllo. Estoy seguro, aunque es decisión suya, de que asistirá en el futuro. Tiene todas las puertas abiertas.

¿Os sentís respaldados?

Somos donostiarras, vivimos aquí, trabajamos aquí. Toda la organización y logística la llevamos a cabo desde aquí. Nos sentimos respaldados por la ciudad y la gente, los sectores económicos y la hostelería. Recibimos el cariño de miles de vecinos. Nos llena de orgullo contar con el apoyo de la ciudad. A nivel político también. En el tema de la consulta [El próximo 19 de febrero el consistorio pretende preguntar a los ciudadanos sobre los toros: “¿Quiere usted que el Ayuntamiento deje de destinar recursos municipales para las corridas de toros?”] nos vemos desamparados. La gran manifestación es la feria. La voluntad del pueblo se ve ahora. No vale con hacer política con una cosa tan delicada. En ese sentido estamos más preocupados.

¿Existe algún proyecto de cara al referéndum para convencer al indeciso?

El primer plan es la vía jurídica. El reglamento que lo ampara está anulado por el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco. La pregunta directamente no es legal. El Ayuntamiento recurrió y se aprobó su trámite. Aún no se han pronunciado. Estoy convencido de que no saldrá adelante. A nivel social lo que se ha hecho es esta grandísima feria. Hay que confiar en que la ley se aplique. Es curioso como el mismo partido político, el PNV, en Bilbao, respecto al mismo asunto, dijo que ese debate no existía. Y aquí dan pie a ello.

¿Y si los ciudadanos dan la espalda a los toros?

La consulta no es vinculante. Tampoco pregunta si están a favor o no de prohibir las corridas, que debería ser la pregunta. Todo es muy ambiguo. La cuestión la hacen sobre los recursos municipales. ¿Illumbe es un recurso o una instalación? Ni ellos se aclaran.