Día de Todos los Santos

Y tú, ¿has pensado ya con qué mensaje te despedirás en tus redes sociales cuando mueras?

En la jungla. Aprovecha el Día de todos los Santos para escribir el post que llegará a tus familiares y amigos cuando ya no estés. 

La idea de efuneraria busca que sea más sencillo afrontar la muerte.

La idea de efuneraria busca que sea más sencillo afrontar la muerte. Pixabay

  1. Día de Todos los Santos
  2. Redes sociales
  3. Muertes

Compartimos una inmensa parte de nuestro día a día en internet. De hecho, hay pocas cosas –por no decir, ninguna– que no hayas visto comentar, compartir o ‘gustear’ en la redes sociales. Y sí, tú también formas parte de todo esto. Visto así, realmente no es tan descabellado pensar en despedirnos de la vida a través de la red. O, más bien, de despedirnos de la red cuando se acaba nuestra vida. Una bonita manera de agradecer todos esos consejos de cocina, ligues, transferencias bancarias, trucos para curar el resfriado, ‘amigos’ y ‘seguidores’ y decenas de compras online que hemos hecho a través de sus múltiples herramientas. ¿Y si pudiésemos dejar en nuestro muro un último mensaje al mundo?

Bajo esta idea y con el objetivo de dar un giro al tradicional día de Todos los Santos efuneraria acaba de lanzar la campaña #UltimoPost. La idea no es otra que animar a los usuarios a dejar por escrito el mensaje de despedida que les gustaría que apareciese en su redes sociales cuando fallezcan.

La perdida de un ser querido puede resultar muy dura pero hoy en día no podemos pasar por alto la importancia e influencia de las redes en sus vidas

Libertad total para elegir una canción, un gif, un poema o un meme que exprese aquello que no nos atrevíamos a confesar o sea un simple adiós que no diga absolutamente nada. La cuestión es, ¿cuál querrías que fuese tu último post?

“Muchísima gente ha llegado a pensar si dejaría una carta, un vídeo, un mensaje… A puerta cerrada casi todo el mundo lo piensa en algún momento y esta es una oportunidad para poder sacarlo a la luz y compartirlo con nuestros seres queridos”, explica a EL ESPAÑOL Lola Alonso, responsable de Operaciones de efuneriaria.

Mensajes virtuales desde el más allá

“Hay gente que realmente tenía escrito o pensado que dejar y no lo ven tan extraño, pero muchas personas se han interesado por conocer en qué consistía la idea”, aseguran sus organizadores. De hecho, en poco más de dos días el vídeo de presentación de la campaña –precisamente lanzado con motivo de la celebración de Todos los Santos– ha superado las más 12.000 reproducciones y cada vez lo comparten más usuarios. Uno de los grandes atractivos del mismo es precisamente que podemos ver en imágenes ejemplos de despedidas digitales que algunos usuarios han consentido que se compartan (sin coincidir exactamente con sus mensajes ni mostrar los nombres reales de sus autores).

A puerta cerrada casi todo el mundo ha pensado en ese mensaje de despedida en algún momento y esta es una oportunidad para poder sacarlo a la luz y compartirlo con nuestros seres queridos

Una iniciativa completamente gratuita que busca fomentar un nuevo uso de esas plataformas en las que compartimos nuestros gustos y opiniones, gran parte de la esencia de nuestra personalidad, pensando en el futuro: “La gente no habla de estos temas y es muy importante hacerlo. Si me pasa algo quiero que hagáis tal o cuál con mi perfiles, que se publique esto o aquello, dejar nuestras contraseñas para que puedan gestionar nuestras cuentas… Es muy importante hablar de todo esto y tratarlo de una manera natural. La perdida de un ser querido puede resultar muy dura pero hoy en día no podemos pasar por alto la importancia e influencia de las redes en sus vidas y debemos dejar claro cómo gestionarlas el día de mañana”.

“Es algo más que un epitafio online porque tiene una base mucho más positiva y profunda. Invitar a coger los recuerdos que tenemos en vida y compartirlos con nuestros seres queridos una vez ya no estemos”, insiste Alonso. No es un mensaje definitivo sino meramente orientativo. Por el momento, la plataforma simplemente nos permite generar ese mensaje virtual y nos lo envía a nuestro correo electrónico para que podamos ver el resultado de nuestro último post. “Así el usuario puede elegir e incluso plantearlo previamente con sus familiares y seres queridos”. 

Aunque a algunos pueda parecerles algo macabro, ya son decenas los usuarios que se han interesado por los diferentes servicios que ofrece la funeraria. Algunos incluso comentan abiertamente con las responsables lo que tienen pensado poner en su mensaje de despedida. 

Cómo evitar convertirte en un zombi digital

La idea dejar redactado ese #ÚtimoPost es independiente de si después de su publicación los perfiles sociales del usuario en cuestión se borrasen, permaneciesen mostrando tan sólo con este último post o incluso abiertos con todo su contenido íntegro. Pequeños detalles que a menudo obviamos pero deben dejarse atados.

“Es fundamental asesorarnos en todo lo relativo a la gestión de las redes sociales y como solucionar posibles problemas cuando alguien fallece”, explica Alonso. Aprender a eliminar una cuenta de Facebook o de Twitter de una persona fallecida sin tener las contraseñas; solicitar el contenido –incluidas imágenes y vídeos– de estos perfil o de otros como Instagram o Linkedin; o incluso gestionar los archivos y documentos almacenados en ‘la nube’ por quienes ya no están, puede ser un completo calvario para los familiares si no cuentan con el asesoramiento adecuado.

Es fundamental asesorarnos en todo lo relativo a la gestión de las redes sociales y como solucionar posibles problemas cuando alguien fallece

Los expertos insisten en la importancia de tener un testamento digital. Nuestras redes sociales están plagadas de fotografías, opiniones, mensajes y datos, muchos datos, sobre nosotros. Pero no sólo ahí. Cuentas en bancos, tiendas online, plataformas o cualquier plataforma en la que hayamos dejado nuestros datos en vida, pueden permanecer intactos cuando ya no estemos. Si no dejamos unas instrucciones concretas sobre cómo proceder con nuestras cuentas nuestros los perfiles permanecerán online a la espera de una petición formal al prestador de servicios que los elimine, y, hasta que se solucione, nos convertiremos en ‘zombis digitales’ cuyas opiniones, imágenes y pensamientos vagan por la red, sin que nadie pueda manejarlas.

ultimo_post_portada

ultimo_post_portada