Barack Obama

La cara B de la mejor foto de Obama en España

En la jungla. El autor de la original imagen nos cuenta qué fue lo que hizo poner ese gesto tan expresivo al presidente de EEUU en su fugaz y esperadísima visita a España.

¿Posando para convertirse en meme?

¿Posando para convertirse en meme? REUTERS

  1. Barack Obama
  2. Fotografía
  3. Fotógrafos
  4. Twitter
  5. Humor

La tragedia en Dallas hizo que Barack Obama tuviese que aligerar su esperada visita a España. En menos de 24 horas el presidente de EEUU aterrizó en Torrejón de Ardoz, visitó al Rey, charló durante largo rato con Mariano Rajoy en La Moncloa,se reunión con Pedro Sánchez, Pablo Iglesias y Albert Rivera y presidió un emotivo acto con los más de 4.000 militares estadounidenses que viven en la base de Rota.

De su breve paso por nuestro país no se va con las manos vacías: una versión inglesa del 'Quijote' dedicada por los Reyes, un jamón con jamonero y cuchillo incluidos –de parte de Rajoy–, el libro sobre la Brigada Lincoln que le dio Iglesias y que, dicen algunos, parece que se olvidó ‘accidentalmente’ en la base de Torrejón y, cómo no, las cientos de miles de imágenes realizadas por la impresionante comitiva mediática que se encargó de inmortalizar su estancia en nuestro país.

Sin embargo, un tuit ha llamado nuestra atención. "Eso fue justo después del discurso que dio a las tropas y sus familiares. Entonces se bajó y fue saludando a la gente del público y se encontró con un niño –o una niña, estaba de espaldas y no estoy seguro del todo– que le llamó mucho la atención o le debió de hacer gracia y reaccionó con este gesto tan expresivo” explica a EL ESPAÑOL Marcelo del Pozo, fotógrafo de Reuters y autor de la simpática estampa.

Colocados en dos tarimas a dos alturas, una lateral y una frontal en la que se encontraba situado Marcelo, los fotógrafos tuvieron que lidiar con los numerosos asistentes que se movían entre el público, el resto de cámaras que cubrían el evento y, sobre todo, con las cientos de manos con teléfonos móviles que se cruzaban con sus objetivos para tratar de inmortalizar el momento. “Prácticamente no te puedes mover porque al ser una cobertura de tanto calado no puedes escoger dónde te quieres poner. Llegas, coges un buen sitio y de ahí ya no te mueves. Es lo malo de este tipo de eventos, que no te dan margen para poder inventar”, nos cuenta el fotógrafo sevillano.

Después del discurso que dio a las tropas y sus familiares se bajó y fue saludando al público. Se encontró con un niño que le llamó mucho la atención y reaccionó con este gesto tan expresivo

Convocados a la una de la tarde, los medios estuvieron cubriendo el evento hasta las 20.00 horas. “Al tratarse de una cobertura en la que estaba presente Obama, probablemente la persona con la seguridad más estricta del planeta, y tantos militares, nos citaron allí como cuatro horas antes de poder hacer la primera foto”.

Desde un encuadre más abierto entendemos qué ocurría mientras Marcelo tomaba la imagen.

Desde un encuadre más abierto entendemos qué ocurría mientras Marcelo tomaba la imagen. REUTERS

Duda haber sido el único que captó aquel instante ya que había más fotógrafos pegados a él, aunque reconoce que en circunstancias como esas “veinte centímetros a la izquierda o a la derecha pueden hacer que alguien que tienes al lado no saque el mismo gesto porque se le cruza una mano, una cabeza, un hombro...”.

Ya le había fotografiado en una Cumbre de la OTAN celebrada en Lisboa y puedo decir que tiene un carisma increíble. En las distancias cortas mira a cámara, se mueve, camina, posa, sonríe… 

Tras haberle fotografiado a unos 20 metros de distancia en Rota, Marcelo asegura que “Obama gana en las distancias cortas”. Y es que no es la primera vez que el objetivo de este fotógrafo, que lleva más de 19 años trabajando para la agencia internacional Reuters, se cruza con el presidente de EEUU. “Ya le había fotografiado antes en una Cumbre de la OTAN celebrada en Lisboa en 2010 y puedo decir que tiene un carisma increíble. En aquella ocasión no estábamos tan lejos y se mostró mucho más cercano mirando a cámara, moviéndose, caminando, sonriendo… Es una figura muy potente de retratar, tiene mucho gancho”.

Seguir de cerca el trabajo de Marcelo es complicado ya que viaja dentro y fuera de España constantemente. Sin ir más lejos, el 3 de agosto vuela a Río de Janeiro donde cubrirá los que serán sus cuartos Juegos Olímpicos. Todavía no está seguro de qué disciplinas le tocará fotografiar, pero buscará momentos como el de Obama y su divertida mueca.