San Fermín

La historia tras la foto viral de los Sanfermines: "Intentaba respirar. Minutos después me desmayé"

En la jungla. La imagen, objeto de montajes y bromas, fue tomada en 2015. Su protagonista relató el angustioso momento.

El chupinazo de 2015.

El chupinazo de 2015. Getty Images

  1. San Fermín
  2. Fotografía
  3. Encierros taurinos

Seis de julio, San Fermín. Las fiestas españolas más populares a nivel internacional arrancan en Pamplona bajo una cobertura mediática de impresión. Las fotografías de los festejos y los encierros siempre acaban copando un lugar destacado en la prensa mundial. También las redes sociales coronaron a su favorita el miércoles pero, paradójicamente, no corresponde al chupinazo de este año. Gran parte de la culpa de su renacimiento la tiene Juego de Tronos.

La imagen fue tomada en 2015 por David Ramos, fotógrafo de Getty Images, desde una balconada de la plaza. En medio de la multitud abigarrada y teñida por el vino, una joven pálida con el rostro transfigurado levanta los ojos a cámara. Entre los editores que preparaban la cobertura para los Sanfermines de este año, a alguno no se le escapó la similitud con el espectacular noveno episodio de la temporada, La batalla de los bastardos. En un momento dado, entre las tropas bajo presión, el protagonista Jon Nieve alza la vista en un plano cenital que es prácticamente un espejo de la fotografía.

De ahí, la foto se ha transformado en meme. Entre los mozos y mozas, los montajes hacen asomar a Mariano Rajoy, Isabel Pantoja o al propio toro. Pero para la mujer de la imagen, una joven estudiante californiana llamada Nazarena Argüello, los momentos de angustia fueron reales. En la instantánea que capturó la cámara estaba sufriendo una lipotimia y boqueaba para respirar mientras los dos jóvenes que la abrazan, su novio y su primo, intentan inútilmente crear espacio.

"Ocurrió dos minutos antes del chupinazo" - recuerda Ramos. "Los balcones estaban llenos de fotógrafos, yo estaba siguiendo a Nazarena. En aquel momento no me di cuenta de que la composición iba a funcionar tan bien. Fue cuando miré los fotogramas que dije ¡Hostia!".

Nazarena relató a The Guardianla angustiosa experiencia ya en 2015. El fotógrafo y la estudiante coinciden en el calor sofocante de aquél día. "Era terrorífico. Estás hombro con hombro con todos, sobre todo otros turistas, y no te puedes mover" - contaba la joven a la prensa británica. "La gente tira sangría por todos lados y te quema los ojos. Soy una chica pequeña y sentía que me ahogaba. Si miro hacia arriba es porque estoy intentando respirar. Creo que me dio un ataque de pánico".

"De no haber estado tan juntos me hubiera caído, y me hubieran pisoteado hasta morir"- continuaba. Ente su novio y su primo, ayudados por un tercer hombre, lograron sacarla de la multitud. Entonces Nazarena se desmayó. La llevaron hasta un bar en el que la reanimaron con un poco de agua.

La joven no fue consciente de haber salido en los medios hasta que el padre de su novio vio la foto en la prensa y les avisó. A partir de ahí, Ramos contactó con ella a través de las redes sociales. "Era su último año estudiando en Barcelona. A pesar de la angustia del chupinazo, disfrutaron de los Sanfermines" - cuenta. "Echa mucho de menos España, le encantaría volver".

"La fotografía detiene el tiempo"

David Ramos no es seguidor de Juego de Tronos, pero no le ha sorprendido el paralelismo. Ya se lo hicieron llegar hace semanas a través de Twitter y le divirtió. No cree que su imagen inspirara los planos de la batalla, que a él le recuerdan una escena muy similar de la película Cold Mountain, ambientada en la Guerra de Secesión americana. "Pero si vieron antes mi foto, yo, encantado".

Ramos no ha cubierto este año San Fermín. "Estoy seguro de que este año ha habido más nazarenas pasándolo mal entre el follón. El calor, la multitud... pasa en los conciertos, ¿cómo no va a pasar ahí? La diferencia es que aquella vez había una cámara delante" - explica. "Hizo falta suerte, fue un cúmulo de circunstancias. Pero es lo que permite la fotografía: detener el tiempo y recorrer el momento". 

Un encuadre similar tomado en el chupinazo de 2016.

Un encuadre similar tomado en el chupinazo de 2016. EFE

La fotografía encabezó la recopilación del año por parte de Getty y fue de las más descargadas por sus clientes. Pero, pese a su popularidad, no ha recibido ningún premio. "Me lo esperaba" - comenta Ramos restándole importancia. "Aunque gráficamente funciona muy bien, no hay una historia de trasfondo. No deja de ser una imagen festiva".

El fotógrafo reconoce su satisfacción con su obra. "Es muy buena a nivel compositivo, me dicen que se percibe el movimiento. Y la he visto crecer" - comenta sobre la difusión que ha tenido la fotografía. No querría, sin embargo, quedarse "encasillado" en ella. "No considero que resuma mi trabajo. Hago pocos festivales".

Ramos querría regresar a los Sanfermines para descubrir el reverso de la moneda: la fiesta tal y cómo la viven los pamplonicas. "Las peñas, las comidas familiares, las reuniones... yo, todo eso, no lo vi. Eso es lo que ahora me gustaría descubrir, entender y documentar".